La horticultura y el maíz sufren la escasez de precipitaciones

URUGUAY    –    Entre los rubros más afectados por la falta de lluvias está la horticultura, pero por el momento no existe expectativas de suba de precios por la excesiva oferta de productos. En la agricultura los rendimeintos del maíz “podrían caer hasta 50%”; en cambio la soja puede esperar todavía unas semanas más sin que se comprometan sus rendimientos.

Esta visión fue aportada por distintas fuentes consultadas por El Observador, que coincidieron en señalar que todavía no se puede hablar de una sequía instalada. Hay preocupación en la medida que persista esta situación, pero si se concretan las lluvias anunciadas para estos días, se podría superar la coyuntura sin problemas.

La Unidad GRAS del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), estableció en su pronóstico trimestral para diciembre, enero y febrero, que las posibilidades de precipitaciones serán iguales, mayores o menores a lo normal. Un mes antes la previsión indicaba 40% de posibilidades de que se registraran lluvias normales.

El presidente de la Confederación Granjera del Uruguay, Alberto Iglesias, destacó a su vez que la falta de agua compromete las cosechas de cultivos hortícolas de hoja, como acelga, espinaca, remolacha, lechuga, así como también los zapallos. Sin embargo, aclaró que esta situación no puede incidir en un alza de precios de los productos, porque hay un exceso de producción.

En frutales, los duraznos y ciruelas que se están cosechando, al igual que la pera que comenzará a recolectarse en los próximos días, no se verán afectados, mientras que las plantaciones de manzana que se encuentran en proceso tampoco serán perjudicados porque casi en su totalidad se desarrollan con sistemas de riego.

En la agricultura hay diferentes visiones y situaciones, según la zona. El cultivo de maíz ya está afectado en sus rendimientos de forma importante, mientras que la soja todavía tiene tiempo de recuperarse, pero es claro que se necesitan lluvias. Es una situación donde depende mucho de la zona y de la calidad de los suelos, dijo a El Observador, el director de Agronegocios Del Plata (ADP), Marcos Guigou, empresa que maneja 93.000 hectáreas entre producción y comercialización de trigo, maíz y soja.

Sin embargo sostuvo que “estamos un poco mejor que el año pasado, porque las siembras se hicieron más tempranas y hubo más humedad. El año pasado todo fue más crítico, igualmente de aquí para adelante se juega todo el partido. Es fundamental que se concreten las lluvias anunciadas, porque además empieza a ser muy complicada la situación por las altas temperaturas, que afectan los rendimientos, dijo Guigou.

Cada día que pasa se hace más difícil que se compensen los efectos, pero tampoco se puede estimar cuanto ha podido ser la merma de rendimiento en soja.

Para el vicepresidente de Cooperativa Agraria Nacional (Copagran), José María Nin, la situación de la agricultura se “está tornando complicada.Hay un déficit hídrico muy importante en casi todo el litoral, con matices en algunos lados”, expresó el ingeniero agrónomo desde Young a Radio Sarandí.

El productor señaló que la situación depende de cada cultivo. Con respecto a la soja, indicó que las siembras “se hicieron en general con buenas condiciones de humedad y los cultivos se implantaron bien, pero después de ahí las aguas empezaron a flaquear más”.

“Las sojas de primera en general estuvieron bien implantados, pero ahora están precisando agua para el momento de floración porque está produciéndose todo el desarrollo. Para la soja de segunda la situación es más complicada porque prácticamente no ha llovido”, detalló.

En la lechería la producción no se ha resentido y las remisiones a planta se ubican en 3,5 millones de litros diarios a Conaprole, son un 20% superior a enero de 2011, que fue un período crítico para el sector por la falta de agua, destacó a El Observador el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Eduardo Viera.

Explicó que el déficit hídrico se está empezando a sentir y por ello se están usando las reservas forrajeras que en volúmen importante se hicieron el año pasado. Sin embargo, si no llueve se pueden ver afectados los crecimientos de los verdeos, mientras que la disponibilidad de agua también se puede complicar.

Las aguadas están disminuidas, aunque es cierto que muchos productores han encarado soluciones mediante la inversión e instalación de equipamientos necesarios. Para la vaca lechera el agua es vital en verano, su consumo puede ser de 120 litros diarios.

El MGAP analiza la situación.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) emitirá un comunicado entre mañana y el viernes sobre un relevamiento que se está efectuando acerca del estado de situación climática en el agro, destacó a El Observador el subsecretario, Daniel Garín. Indicó que en función de los datos aportados por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) sobre el nivel hídrico de los suelos y de informantes calificados  sobre el estado de pasturas y aguadas , se habrá de evaluar si es necesario implementar medidas.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos