Alerta: Fuerte caída en ventas de insumos y maquinaria

ARGENTINA  –

Por la incertidumbre con el dólar no venden granos y ya hay preocupación de los proveedores

A lo largo de los 300 kilómetros que separan la ciudad de Buenos Aires con la de Rosario, el campo se ve desnudo. Durante ese trayecto, Jorge Bassi, de Bunge, líder en el comercio de granos, recibe un informe alentador: las condiciones climáticas para la siembra de trigo son las mejores de la última década. Y, sin embargo, casi no se ven lotes preparados para la siembra que ya debería haber arrancado.

A juzgar por la venta de semillas, fertilizantes y de distintas estimaciones privadas y oficiales, el área sembrada del cereal caerá en esta campaña 30%.

No son sólo impresiones. Los fabricantes de maquinaria agrícola aseguran que sus ventas derraparon 25%. Y las fábricas de fertilizantes están trabajando al 60% de su capacidad.

En los 70 kilómetros sobre el río Paraná, que unen a la localidad de Arroyo Seco con Timbúes y concentra el mayor polo aceitero del mundo; hacen fila los barcos Panamax y Handymax de gran porte y bodegas de 40 mil toneladas. Están cargando aceites y subproductos de las 26 plantas de molienda.

Los empresarios advierten que tendrán actividad intensa hasta agosto. Después, si persiste el malestar de los productores, comenzarán los problemas.

Luis Palermo de la Bolsa de Comercio de Rosario, advierte ante el diario Clarín que “a esta altura en 2011 recibíamos unos 5 mil camiones por día y ahora llegan 3.500”. Según cálculos de la entidad, la campaña pasada que alcanzó las 103 millones de toneladas “se reduce esta vez a 85 millones”. “Entre los cultivos más afectados figura la soja, que pasó de 52 millones de toneladas a 40 millones y el maíz que apenas alcanzó 19 millones de toneladas”, asegura.

Este cuadro afecta a un sector con precios internacionales en ascenso y que motorizó el crecimiento de la economía en los últimos años. Pero las cosas están cambiando aceleradamente y no solo por culpa de la sequía que le arrebató a la cosecha unas 18 millones de toneladas de granos.

La incertidumbre con el dólar impulsó a muchos productores a sentarse sobre sus granos y a desprenderse de a cuenta gotas, justo cuando Argentina necesita los dólares.

“El productor argentino es un caso de estudio a nivel global. Es uno de los pocos que aguanta y solo vende cuando el precio que tiene su cabeza coincide con el de la realidad”, añadió Bassi.

Pablo Pussetto, de Profértil, la sociedad en partes iguales de YPF con la canadiense Agrium, destacó el fuerte crecimiento del uso de fertilizantes en el país, que pasó en 20 años de un consumo de 300 mil toneladas anuales a las actuales 3,7 millones. En ese mercado, de 2.500 millones de dólares anuales, el 45% es producción local. El miércoles, Pussetto admitió que el negocio ya está sufriendo.

Parado al lado de un galpón con 254 mil toneladas de capacidad de almacenaje y enseñando los planes de expansión de la planta, en un atardecer donde el frío calaba los huesos, Fernando Bautista de Mosaic, la planta de fertilizantes de capitales estadounidense, confirmó lo que otros suponían. “Estamos trabajando sólo al 60% de nuestra capacidad”, concluyó.

Por: Silvia Naishtat

Fuente: Clarín

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos