Estiman que se frenó el crecimiento sojero

URUGUAY  – PABLO BESÓN  –  DIARIO EL PAÍS Los expertos opinan que incidieron los bajos  rendimientos, elevados costos y déficit logístico.

La producción de soja en Uruguay habría llegado a su techo, según diferentes especialistas del sector consultados por El País, debido a bajos rendimientos y elevados costos.

Los bajos rendimientos obtenidos en tierras tradicionalmente no agrícolas, en relación a lo que se esperaba cuando se comenzó a producir en ellas, los elevados costos, y la lejanía de estas zonas con los puertos, y por tanto el alto valor de los fletes, son las causas de que el área sojera esté llegando a su techo, señalan los analistas.

En la zafra 2011/2012 que está culminando, se habría cosechado un área muy similar a las 1.007.590 hectáreas sembradas en la anterior campaña, lo cual representa un freno al crecimiento explosivo que venía teniendo esta producción desde una década a esta parte.

El crecimiento en esta práctica está considerado como una de las mayores revoluciones económicas en la historia del país, ya que según cifras del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) la superficie dedicada a la soja en Uruguay saltó de las 7.500 hectáreas en el ejercicio 97/98 al millón que se habría sembrado en esta zafra. En el momento de mayor crecimiento, distintos integrantes del sector hablaban de que algún día se podría llegar a los 2 millones de hectáreas agrícolas, siendo la mayoría de estas ocupadas por soja.

No obstante, Mathías Mailhos, presidente de la Cooperativa Agraria Nacional (Copagran), sostuvo que se está llegando a un techo en lo que hace a superficie “sojera” debido “no solo a la calidad limitada de las tierras en zonas no tradicionales, sino a que la ecuación económica en esos lugares no es la mejor”.

“A medida que uno se aleja de los principales puertos, especialmente del de Nueva Palmira, los precios de los fletes crecen sostenidamente, absorbiendo gran parte de la rentabilidad”, afirmó el titular de Copagran que agregó que “la imposibilidad de obtener mayores rendimientos, en departamentos del Este y Norte del Uruguay hace que baje mucho la rentabilidad de esta práctica allí”.

Mailhos indicó, a modo de ejemplo, que un flete desde el Sur de Paysandú al puerto de Nueva Palmira tiene un costo de US$ 33 por tonelada, pero que si se traslada al Norte del departamento sanducero supera los US$ 50.

“La falta de previsibilidad tanto de los rendimientos que se puedan obtener en lugares alejados al litoral, sumado a los vaivenes en las cotizaciones de esta materia prima, hace que la producción en estas zonas sea riesgosa y cada vez menos atractiva”, señaló.

Diferente es la realidad en campos de calidad intermedia ubicados en el centro del país, donde si bien la fertilidad de los suelos es buena, la competencia frente a otras prácticas por la tierra es intensa.

“Los campos ubicados en el centro y Sur del país (San José, Flores, Florida) son muy aptos para agricultura, pero allí se desarrollan actividades como la ganadería intensiva y la lechería, las que dan buena rentabilidad. A su vez es difícil que un productor desarme una explotación como un tambo, ya que luego se hace casi imposible volver a establecerlo. Por esta misma razón campos de altísima fertilidad se siguen utilizando para lechería en Colonia y para ganadería en Río Negro”, señaló Mailhos.

“La incertidumbre en variables como el clima y los valores internacionales hacen que en muchos casos la agricultura termine siendo como ir al casino, pese a que crecen las herramientas de cobertura como los mercados a futuro”, agregó.

El operador Fernando Indarte coincidió con los conceptos de Mailhos e indicó que “los campos agrícolas de gran fertilidad tienen una determinada superficie y no se pueden fabricar más”. Indarte también resaltó el problema de la lejanía e incremento en los costos, sobre todo de fletes, de las tierras alejadas del litoral.

“El tema fletes pesa mucho en lugares como el Este y Norte para la producción agrícola, lo cual les resta competitividad”.

En base a esto, Indarte indicó que en la próxima zafra se volverá a plantar una superficie cercana al millón de hectáreas, pero que muchas de ellas serán de primera ya que existiría una fuerte caída en el área de trigo (unas 200.000 hectáreas).

El expresidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), y actual directivo de la misma, Roberto Symonds, señaló que la soja sigue siendo, por lejos, el cultivo más atractivo para realizar en el país, debido tanto a los valores internacionales como a la rentabilidad interna. El agricultor señaló sin embargo que ni la actualidad ni el futuro son tan auspiciosos como se esperaba años atrás.

“Las empresas, sobre todo las argentinas, están reviendo sus contratos en zonas alejadas del litoral del país, ya que los arrendamientos que estaban pagando son altos en relación a los costos y a los rendimientos obtenidos”, dijo Symonds.

Según el directivo de ARU estas empresas han buscado variantes para maximizar los márgenes allí, tales como la rotación con cultivos de invierno, pero esto tampoco ha arrojado resultados atractivos desde lo económico.

Como ejemplo, el directivo de la ARU señaló que mientras en un lugar de buena fertilidad como Rincón del Pino, se obtienen más de 4.000 kilos por hectárea, tanto en las sojas de primera como en las de segunda, en el Norte los rendimientos son de 1.500 kilos para las de segunda y, en el mejor de los casos, de 2.500 para las de primera, en una buena temporada como la actual.

Respecto al futuro de la producción de soja en Uruguay Symonds fue tajante: “No bajarán las hectáreas trabajadas, ya que la rentabilidad en muchas zonas es buena y la inversión que se ha hecho es alta, pero hemos llegado a un techo en el área destinada a ella”.

La actual zafra está dando rendimientos muy buenos según informaron los consultados, los cuales ubicarían el promedio nacional por sobre los 2.000 kilos por hectárea, muy por encima de los 1.800 de rendimiento histórico. El problema, señalaron, es que no se sabe si esto será una constante a futuro y si se darán nuevas bajas en la cantidad de kilos obtenida en años venideros.

El País Digital

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos