Brasil es clave para las exportaciones de carne ovina uruguaya

URUGUAY   –    

Las compras de ese país crecieron 52,9% hasta primera quincena del mes

Brasil se está convirtiendo un mercado clave para la carne ovina uruguaya, incluso comprando entre otros cortes perniles con y sin hueso, con lo cual rompe la quietud en la demanda de la Unión Europea (UE), sostuvo el periodista Pablo Antúnez del diario El País.

Desde enero de 2012 hasta la semana pasada, la demanda aumentó 52,9%, adquiriendo 3.538 toneladas peso canal frente a las 2.313 toneladas peso canal que compró a igual período del año pasado, según surge de los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Los importadores brasileños están centrando su demanda en pescuezos, paleta, rack corto y largo (lomos con hueso), carcasas, espinazos, asados y brazuelo, esta última pieza tiene por destino la cocina francesa, indicó Antúnez.

Hoy Brasil no sólo es el principal comprador del producto a nivel regional, sino que es responsable de mantener buenos valores para los ovinos.

Según publicó el portal FarmPoint, el pasado mes de agosto, el kilo de cordero con hueso y congelado, costaba en el mercado brasileño US$ 6,38 (FOB) y el kilo de cordero desosado y congelado valía US$ 8,29 (FOB).

Mientras tanto, las piezas con hueso entre enero y agosto de 2012 cotizaron a un promedio de US$ 5,47 y en el caso de las carnes desosadas fue US$ 8,44 (FOB).

El año pasado, el promedio por kilo para las piezas con hueso y congeladas cerró en US$ 6,70 (FOB) y en el caso de las carnes desosadas congeladas llegó a US$ 8,41 (FOB).

Uruguay tendrá mayor cantidad de corderos faenados. Mientras que el año pasado desfilaron por las faenas arriba de 600.000 corderos, en este ejercicio se estima que se abatirán entre 800.000 y 900.000 cabezas al final del año.

La mayor producción responde al estímulo de precios recibido por el productor ovejero que no sólo siguió reteniendo la mayor cantidad de vientres posible, sino que sirvió (en muchos casos) hasta las corderas que daban el peso para conseguir más corderos. La caída del stock ovino parece haberse detenido y el productor precisa más estímulos para seguir apostando a la oveja.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos