¿Quién da más? Comienza la oferta anual de toros

URUGUAY  –  Si se mantienen las relaciones históricas de precios entre terneros y toros, el precio de los toros se acercará a un promedio de US$ 4.000 y seguirá consolidando un momento pujante para la ganadería uruguaya, destacó Blasina y Asociados en su informe semanal publicado por El Observador Agropecuario de hoy.

En un momento excepcional de la ganadería, con muchos factores alineados a favor, es fácil pronosticar que la próxima zafra de toros tendrá precios récord. Aventurar cuánto pueden llegar a cotizar los toros, permite tener un indicador del nivel de la apuesta inversora de los productores y de sus expectativas respecto al futuro de la ganadería uruguaya.

La ganadería atraviesa un gran comienzo de primavera. Las pasturas ya están en pleno rebrote. tanto las sembradas como las naturales. La alternancia de lluvias con días soleados y templados en agosto levantó temprano el letargo invernal.

Los rodeos, que recibieron grano este invierno en cantidades mayores a las habituales, están en general en buen estado a la salida del invierno. Lo que sigue es solo mejorar biológicamente: más pasto y mejor estado de los ganados durante octubre y noviembre, lo que permitirá un óptimo comienzo del período reproductivo.

Con ese envión, que no será interrumpido por los fríos de esta semana y que será consolidado con las lluvias de la semana próxima, la venta de reproductores tiene condiciones para superar los récords del año pasado.

Una situación que contrasta con las que tienen que soportar los ganaderos de Estados Unidos, golpeados por la sequía y el alto costo de granos y forraje en vísperas de un invierno que en muchas zonas es bastante más duro que el uruguayo.

La zafra va a empezar con el novillo a US$ 3,80 y algunas plantas pagando más dinero que eso. Básicamente novillos que valen US$ 1.000. Bastante han cambiado los tiempos. El precio actual de un novillo es similar al que promediaban los toros antes de 2003. Desde ese entonces, con el acceso a Estados Unidos y Canadá y la suba de los precios internacionales de la carne empezó a cambiar la lógica de la ganadería uruguaya. La estabilidad  del ganado gordo se fue trasladando al precio del ternero y así al de los reproductores. Aunque con un único sobresalto en el segundo semestre de 2008 y el primero de 2009.

Precios y equivalencias.

Según las estadísticas que ha llevado sobre el mercado de toros José Gayo, durante su trabajo en el Instituto Plan Agropecuario, el precio promedio de la zafra de toros fue en gradual ascenso, desde los US$ 1.035 de 2002 a una meseta en US$ 1.400 de promedio en el período 2003/06, para superar por primera vez el promedio de los US$ 2.000 en 2007 y 2008, ambos años con un precio promedio de aproximadamente US$ 2.200. Tras la crisis de Lehman Brothers y la sequía de la primavera de 2008 al otoño siguiente, el 2009 fue un año cauteloso. Los ganaderos volvieron a pagar en promedio menos de US$ 2.000. El impulso ha vuelto y alcanzará nuevas cumbres. Ya el año pasado el precio promedio de los toros superó los US$ 3.000 y este año el precio promedio de los toros puede acercarse a los US$ 4.000.

Los datos de los años anteriores surgen de una estadística exhaustiva que cubre a la gran mayoría de remates que se han hecho cada año a partir de las ventas de Kiyú, que mañana abrirán la zafra de este año. Por ejemplo, las estadísticas confirman ideas intuitivas bien arraigadas: los toros tienen un precio equivalente a nueve o 10 terneros de aproximadamente 140 kilos de peso.

A medida que el precio del ternero sube, la relación tiende a ser algo menor a los 10. De esa forma, la equivalencia que en la primera parte de esta década eran 10 o más por toro, ha sido poco más de nueve en los últimos años. El año pasado el precio promedio de los toros vendidos en la zafra fue de US$ 3.356. Considerando el precio del ternero de agosto del año pasado a US$ 364 y el de este año a US$ 400, podría esperarse un precio de los toros de US$ 3.670.

Los datos de la Expo Prado no entran en las estadísticas referenciadas. Pero la exposición puede ser un primer indicador de estado de ánimo. En ese sentido, la última edición registró un aumento en el precio promedio de reproductores de 12%. Si esa tasa de aumento se mantuviera durante la zafra, entonces cabría esperar un precio promedio de US$ 4.012.

La zafra de toros empieza con remates de élite cuyo precio se ubica por encima de los precios promedio. En el caso de Kiyú, los valores se han ubicado habitualmente entre 50% y 60% por encima que el promedio. En los últimos dos años, aunque los precios marcaron récords en los promedios, la brecha respecto al promedio general de la zafra se acortó. En cualquier caso, el precio promedio de las ventas de mañana pueden superar un promedio de US$ 4.000 por primera vez en la historia.

Los datos que surjan de este remate y de el de “Los Novilleros” del domingo, además de empezar a marcar cómo es la situación de precios que pueden esperarse en el conjunto de la zafra, serán complementados por otros que llegan desde Dicose, que mucho más temprano que otros años está avanzando en el procesamiento de la información referida a la población vacuna uruguaya a mediados de este año.

El ambiente es de inversión. Los altos precios de los terneros ya están provocando al menos dos consecuencias además de asegurar una buena zafra.

En efecto, los datos de Dicose confirman que por primera vez desde 2008 hay más de cuatro millones de vacas entoradas pariendo esta primavera y serán más las que se entoren a partir de noviembre. Muchas vaquillonas ingresarán a los rodeos de cría dado que el buen estado de las pasturas permitirá que alcancen el desarrollo suficiente. La faena de vacas se mantiene moderada. Es algo menor a la del año pasado en términos porcentuales y en el caso de las vaquillonas es menor en términos absolutos.

Por otra parte, el dato preliminar de Dicose también muestra una notable producción de terneros que supera los 2,7 millones y que en los datos definitivos puede ser la segunda mayor de la historia. Tras la conmoción causada por la expansión de la agricultura y la sequía de 2009, la ganadería encuentra nuevamente un camino de crecimiento gradual pero firme. La población de vacunos creció en 2012 y seguirá haciéndolo en los próximos años gradual pero persistentemente. Algo que tiene lógica en un momento en el que se percibe una demanda en expansión por la carne uruguaya.

La apertura del mercado de Corea puede llegar antes del final del año. Es un mercado de 300 mil toneladas, en el que Uruguay tendrá una dura competencia con Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Los negocios vinculados al cupo de carne producida a grano ya se concretan en precios por encima de los US$ 4 y empiezan a abrir otro nicho que fortalece al precio de los terneros porque exige una alimentación intensiva de los mismos y por lo tanto una circulación más veloz, y también por esa vía envía una señal al mercado de toros.

Las compras de carne de Estados Unidos empiezan a acelerarse como anticipo a lo que será el efecto de la sequía en los próximos meses. En setiembre las exportaciones de Uruguay con ese destino fueron 45% mayores a las del año pasado. Las exportaciones con destino a China también siguen una trayectoria de gradual pero persistente crecimiento.

Eso sumado a las ventas a los mercados mayoritarios: Rusia y la Unión Europea que tuvieron oscilaciones pero que también cierran setiembre con un buen desempeño. En suma, exportaciones por carne vacuna que superaron en los nueve meses a setiembre los US$ 1.000 millones y que tendrán un crecimiento de 20% respecto a las del mismo mes del año pasado.

En lo interno, el comienzo de la zafra también coincide con un período de competencia entre las plantas por el ganado, precios firmes y entradas rápidas del ganado a los frigoríficos.

La expectativa es fuerte, al punto que ya se están concretando ventas de toros por anticipado a las ferias habituales, entre particulares. Y hay productores en el norte de Uruguay que evalúan adelantar el entore para asegurar buena parición en la primavera próxima  y capitalizar el buen estado de los animales.

Oficialmente el puntapié inicial de la zafra de toros comienza mañana, sigue el domingo y marcará el primer capítulo hacia un entore que puede generar la mayor producción de terneros de la historia uruguaya.

La incidencia del factor estabilidad.

La persistencia de precios firmes en el mercado ganadero, más que su nivel en términos absolutos es lo que está generando incipientes cambios en la cría que pueden acelerarse en los próximos años. Con 26 meses de precio del novillo por encima de US$ 3 por kilo de carcasa, el marco está lo suficientemente estable como para generar un salto en la inversión.

Y los mercados externos muestran una mejora significativa en los últimos dos meses. El precio obtenido por parte de la industria en las ventas al exterior fueron en baja desde marzo hasta junio. La crisis europea influyó tanto en carne como en lácteos. Pero la sequía en Estados Unidos revirtió esa situación. El precio obtenido por la industria mejoró en julio y agosto. Este fue “un segundo registro de recuperación del valor del Novillo Tipo es importante en el contexto actual porque interrumpe una secuencia de caídas que se habían producido desde el mes de marzo de 2012. Si se consolidara esta tendencia sería una buena señal para el sector de carne bovina que se sumaría a las buenas expectativas que genera la inminente habilitación de Corea del Sur para la exportación de carne refrigerada. Además, la sequía en los Estados Unidos provocó un importante aumento en el precio de los granos, encareciendo a nivel internacional la producción de las carnes que dependen de estos”, dice el informe del Instituto Nacional de la Carne que acompañó a la estimación de precios de agosto.

El año 2012 cerrará para los precios de exportación y del ganado gordo como el más estable de los últimos tiempos. Y ese es un factor clave para determinar inversiones.

El factor Corea.

La entrada de Uruguay al mercado de Corea no se dará en el mejor momento de precios, pero sí en un momento peculiar de la ganadería del país asiático.

El precio del ganado y de la carne es bajo. Tras episodios de fiebre aftosa que llevaron a los ganaderos coreanos a retener animales, ahora hay una situación de sobre oferta que el gobierno busca corregir de una forma curiosa: subsidiando la faena de vientres.

El gobierno quiere reducir el rodeo de vacas en 100 mil animales este año y en 100 mil más el año que viene. Y paga para eso un subsidio al envío de estos animales a las plantas frigoríficas.

De esa manera se espera que los precios reaccionen en el segundo semestre de 2013, cuando tal vez la presencia uruguaya en el mercado esté en condiciones de aumentar.

FUENTE: EL OBSERVADOR AGROPECUARIO

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos