La capacidad de suelos incidirá sobre el valor de las rentas

URUGUAY   –    HUGO OCAMPO   –    Según la directora general de Recursos Naturales Renovables (Renare), Mariana Hill, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) no tiene la potestad para intervenir en el mercado de tierras que se rige por acuerdo entre privados, pero será la capacidad de suelos la que determinará lo que se puede producir en esos predios y en consecuencia el valor económico que se puede pagar en los arrendamientos.

La capacidad de los suelos, que se regirá por los planes de uso y manejo del MGAP, determinará lo que se puede hacer en ellos y si tienen capacidad para hacer agricultura continua o en rotación. Por lo tanto, la renta que la persona esté dispuesta a pagar será en función de las posibilidades que le permiten ese tipo de suelos, dijo ayer la directora general de Recursos Naturales Renovables del MGAP, Mariana Hill.

Si hay campos que no pueden resistir una agricultura continua por un aspecto técnico, porque no tienen capacidad y necesitan por ejemplo tres años de pastura para hacer una rotación con agricultura, “asumo que la renta que se va a pagar sobre ese campo no será la misma que la que se cobra sobre un valor fijo de kilos de soja por año. Si tengo que pagar kilos de soja en un campo que no puedo hacer soja, tengo que pensar que los precios de los arrendamientos se van a ir regulando a esa capacidad”.

Hill informó también que los productores de menos de 100 hectáreas no serán incluidos en esta normativa. “No tiene sentido aplicar la normativa en esa escala y ese productor tendrá que cumplir con las disposiciones técnicas ya existentes. A su vez, en predios de productores de nivel familiar, que son los que reúnen determinadas condiciones y menos de 500 hectáreas,  quien realice agricultura, inclusive en arrendamiento, deberán presentar los planes, en tanto que el productor será también el responsable del uso de ese suelo.

Hasta el momento ya se inscribieron 220 ingenieros agrónomos para acreditarse ante el MGAP para certificar los planes de producción y está todo listo para que en el correr de octubre se comiencen a recibir las propuestas para los próximos cultivos de trigo y cebada a plantarse en la campaña de invierno 2013, actividad que se podrá extender hasta abril del próximo año. Luego se abrirá para los cultivos de verano.

Hill resaltó los dos años y medio de trabajo y el Plan Piloto con la participación de 24 empresas, sobre un área de 30.000 hectáreas lo que permitió ajustar esta herramienta y modalidad de trabajo. Especialmente elogió la tarea de difusión realizada junto a esas empresas, los técnicos privados y la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Uruguay.

Tags:

Comments are closed.

Contactenos