China proyecta un mayor consumo de soja

INTERNACIONALES  –   Por el crecimiento de la sociedad urbana, China comprará 80 millones de toneladas en 2015/16. En el país, la demora en la siembra de soja ya recortó el potencial en 5,7 millones de toneladas.

Se habla mucho de que el crecimiento económico de China podría reducirse en los próximos años. De la misma forma que la tasa de aumento en el consumo de alimentos podría verse afectado por los mayores costos de las materias primas.

Hay otros estudios y consultores, sin embargo, que están evaluando el potencial crecimiento económico de China para los próximos años, con tasas de aumento muy similares al registrado en esta última década. Hemos tenido acceso, a un interesante informe sobre el futuro de China, elaborado por Olam Inc, de una de las principales consultoras de Singapur. De acuerdo con las proyecciones de sus analistas, China –el mayor comprador de soja del mundo– deberá incrementar sus compras en más del 33 por ciento en los próximos tres años, para poder satisfacer el incremento proyectado de su demanda interna de carnes y lácteos.

Si estas proyecciones son correctas, las importaciones de poroto de soja del gigante asiático deberían llegar a los 80 millones de toneladas en 2015/16. El crecimiento de las corrientes migratorias del campo a la ciudad tiene un impacto directo en el desarrollo de grandes ciudades y en el cambio en los hábitos de consumo. Estimula el cambio de dietas en base a carnes, leche y grasas. De esta forma, las importaciones de poroto de soja, para procesar internamente en China, y producir de esta forma harina de soja para alimentación animal y aceite para el consumo humano, van a casi triplicar el volumen importado en esta última década.

De acuerdo a las proyecciones de la misma consultora, la economía china podrá tener un incremento de 8,2 por ciento durante el próximo año, cifra que contrasta con 3,6 por ciento de crecimiento económico “global” que proyecta el Fondo Monetario Internacional.

Nuevamente será China la locomotora del mundo durante la próxima década. Un mayor consumo podría aumentar el costo mundial de los alimentos, luego de haber llegado el precio del maíz y de la soja al récord histórico durante el pasado mes de Octubre.

¿Nueva crisis alimentaria? El consumidor chino urbano, consume cuatro veces más carne, tres veces y media más huevos y leche, que el rural. Este es uno de los motivos por el cual se proyecta para 2050 una población mundial de 9.000 millones de personas, pero con un nivel de consumo global equivalente a 12.000 millones.

Mayor cantidad y proporción de clase media urbana entre China y la India, como la que se proyecta para los próximos años, puede ser la antesala de una nueva crisis alimentaria mundial. Si bien las importaciones en el corto plazo podrán disminuir, por la fuerte influencia de los precios récord de los alimentos a escala global, la demanda aumentará en el mediano plazo. Mucha atención a esta última frase, pues nos anticipa un potencial mercado en baja para el corto plazo y luego una recuperación para el mediano.

El corto plazo está influenciado por la próxima cosecha de soja en Sudamérica, que ingresa al mercado mundial hacia fines del primer trimestre de 2013. La campaña de soja sudamericana está dependiendo del clima, hoy muy lluvioso en la Argentina y con un balance más equilibrado en Brasil. Hoy, el dato más concreto y relevante, es que toda la siembra de soja en Sudamérica está atrasada, principalmente Brasil y Argentina. Por cada mes de atraso en la época de siembra de soja se pierden entre dos y cuatro quintales hectárea. Sólo en la Argentina ya se han perdido 5,7 millones de toneladas por el atraso de un mes en la siembra.

En el caso de Brasil la perdida es de 8,7 millones de toneladas. Sólo entre los dos países ya se puede considerar que el potencial de producción se ha visto reducido en casi 15 millones de toneladas. De continuar el tiempo lluvioso en la Argentina, pudiendo extenderse al Brasil, tendremos serios problemas para poder sembrar la soja durante su mejor ventana de siembra. Este puede ser uno de los principales factores que están impactando en la gran resistencia a la baja, y tendencia firme que muestra Chicago.

Mientras tanto en la Argentina, el maíz de la nueva cosecha va camino a los 200 dólares por tonelada, numero mágico que podrá impactar aún mas en la decisión de siembra; apuntar mas a maíces de segunda o de siembra tardía. Si bien la soja tiene una mayor ventana de siembra, a medida que la misma se atrasa el potencial de rindes va disminuyendo. No tanto el maíz, cuyos rindes en siembras tardías han mostrado una estabilidad sorprendente.

Muchos climatólogos hablan de un otoño llovedor. La pregunta: ¿qué cultivo podrá resistir más las lluvias de otoño, el maíz o la soja? Como vemos, al maíz le quedan todavía muchas fichas por jugar, y esto va a depender de cómo evolucione el clima de aquí a las próximas cuatro semanas.

Fuente: Agroparlamento.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos