Cuidado de suelos puede sorprender con una mayor producción de soja

URUGUAY   –    HUGO   OCAMPO   –   EL OBSERVADOR   –   

El 25% de los agrónomos de Uruguay está registrado en el MGAP para presentar planes agrícolas

Un enfoque más sostenible de la explotación sojera en Uruguay, más planificado en rotación con otros cultivos, “nos puede dar, además de cuidar mejor el suelo, mayores niveles de producción”, destacó a El Observador Agropecuario la directora general de Recursos Naturales Renovables (Renare), Mariana Hill.

La especialista del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), está convencida de que  “la erosión es el problema ambiental más importante que tiene el Uruguay” y que por ello es necesario acompañar de forma ordenada el crecimiento impactante que ha tenido la agricultura en los últimos años en este país. Sus revelaciones apuntan precisamente a que se pueden mejorar lo s rendimientos productivos con esta modalidad responsable de producir y que el entendimiento del MGAP con los grandes empresarios agrícolas resulta muy bueno e inteligente.
Planificar
Desde el punto de vista técnico y de futuro de la agricultura uruguaya, independientemente del impacto que pueda tener en área, el ordenamiento que persigue la presentación de planes sobre manejo y uso de suelos hay que hacerlo, porque de pronto hay tres o cuatro años de bonanza que se pierden por el deterioro de los suelos, sostuvo Hill.

La experta se refirió especialmente al deterioro físico del recurso suelo que “no se arregla ni con fertilizantes, ni con tecnologías. Entiendo que esto lo que va a promover es un nuevo sistema de producción de soja, en el que hay que pensar en cómo introducir la soja en el sistema y no a la inversa, por un tema de calidad de suelos”.
Crecimiento
Hill estimó que con un diseño más sostenible de la soja en el sistema, más planificado en rotación con otros cultivos, inclusive en rotación con pasturas, puede incluso mejorar la producción de este cultivo en Uruguay. “Se puede dar un gran crecimiento con la planificación del uso de los suelos, un crecimiento que incluso nos va a sorprender porque planificar los sistemas, utilizar los suelos según su capacidad de uso –que implica un uso más eficiente de los insumos en una agricultura planificada– nos permitirá lograr también buenos resultados físicos de producción”.

La funcionaria del MGAP resaltó por otra parte el buen entendimiento con las grandes empresas que hacen a la agricultura y en particular a la plantación de soja en Uruguay. “Hasta ahora el entendimiento, el diálogo, la construcción colectiva ha sido muy bueno con la mayoría de sus actores, porque es un tema que no resiste mucho una discusión. Aquí lo que hay es un enfoque técnico y las empresas uruguayas y extranjeras están para quedarse, están planificando un futuro en materia agrícola y por lo tanto entienden que la forma de permanecer es cuidando el recurso; por eso el diálogo es bueno”, sostuvo.
Caso a caso
Hill opinó que igualmente se van a generar dudas o ajustes con relación a contratos que ya están en vigencia y con precios que ya están pactados. Son temas operativos que “entendemos que van a aparecer con fuerza y que  habrá que ver en el caso a caso para ir adecuándolos”. Afirmó que las incertidumbres más importantes que hay no están referidas al criterio técnico, ni a la decisión política, sino más bien a los asuntos operativos, por lo que “consideramos que a medida que vayan llegando esos planteos, los iremos analizando para construir esto en conjunto”.

El presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Uruguay (AIA), Daniel Zorrilla, remarcó la importancia de todo este proceso para el cuidado del recurso suelo, “pero que además habrá de contribuir a lograr una profesión más organizada y eficiente”.  La AIA colabora con esta política del MGAP.

Marco jurídico
El marco jurídico que regirá la obligatoriedad de presentación de los planes de uso y manejo de los suelos lo provee el artículo 5 del decreto 405/2008, que establece que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), exigirá un plan de uso y manejo responsable del suelo teniendo en cuenta: los suelos del predio, las prácticas de manejo, la secuencia de cultivos y la erosión tolerable estimada. La presentación del plan será de responsabilidad del propietario del predio, incluirá las rotaciones adecuadas acordes a la capacidad de los mismos y deberán llevar la firma de un ingeniero agrónomo acreditado ante el MGAP.

MGAP intensificará la comunicación

operativo.  La  directora general de Recursos Naturales Renovables (Renare), Mariana Hill, reveló a El Observador Agropecuario que  se trata de llegar con una comunicación efectiva a los dueños de los campos que son los que por sus actividades distintas a las agropecuarias a veces no están bien informados y que “son a los que nos dio un poco más de trabajo llegar con nuestro mensaje”.
Agregó que está en proceso el comienzo de la fase obligatoria de presentación de planes de producción sobre de manejo y uso de los suelos.

Explicó que la web que centraliza la información está funcionando bien y que hay muchos ingenieros agrónomos que ya están trabajando y presentando planes. “Hay 540 agrónomos inscriptos que están habilitados para presentar planes, lo que no quiere decir que todos van a trabajar en este tema, pero significa que el 25% de los ingenieros agrónomos existentes en Uruguay están interesados en este asunto”.

Informó que la Rendición de Cuentas aprobada y que entró en vigencia desde el 1º de enero, ya se cuenta con un artículo que habilita a que el MGAP acredite a los agrónomos, lo que significa poner en marcha un sistema de acreditación de esos profesionales, que incluye un convenio con la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Uruguay y la Facultad de Agronomía para su capacitación. Además de desarrollar el sistema de acreditación esta herramienta “nos va a servir de vínculo directo con los técnicos que están presentando los planes para ir ajustando los detalles y avanzar en forma conjunta”.

Hill recordó que los planes que hay que presentar ahora y que tienen plazos hasta el mes de abril próximo, están referidos a los cultivos de invierno, asumiendo que ese cultivo será el cabeza de rotación hacia delante. Por ejemplo si presenta planes de producción de trigo y cebada se establece a los mismos como cabeza de rotación, más los cultivos que siguen para adelante. “Por lo que estimamos que los planes en esta etapa abarcarán unas 450.000 hectáreas de cultivos de invierno de acuerdo a la expectativa que hay en estos momentos. Más adelante seguramente se va a superar el millón de hectáreas porque se completará el ciclo que abarca invierno-verano”, señaló la directora de Renare. l

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos