El precio de la harina subirá en el eje del 10% en febrero

URUGUAY   –   HUGO OCAMPO   –  EL OBSERVADOR   –   

Molineros deben importar para mezclar con grano local afectado por una toxina

Los industriales molineros aumentarán en un eje del 10% el precio de la harina al inicio de febrero, como resultado fundamentalmente de la suba del valor del trigo local o importado que será necesario utilizar para resolver el problema sanitario del grano de la última zafra –fue afectado por la toxina denominada DON– y los bajos rendimientos. La medida impactará en los precios del pan y otros productos elaborados con harina.

La información fue  manejada por comerciantes panaderos consultados por El Observador, quienes precisaron que los aumentos de las empresas harineras no serán uniformes y dependerán de los países de donde se importe el trigo, el volumen y el precio del negocio y el porcentaje de mezcla que sea necesario utilizar.

La calidad de los productos panificados no se verá alterada, aclararon los panaderos.

La versión fue corroborada por algunas fuentes del sector de la industria harinera, quienes indicaron que están apareciendo trigos de la zafra 2011/2012 para mezclar con los trigos de la última zafra, pero a precios superiores que la oferta de 2012/2013.

La última zafra de trigo fue afectada en mayor o menor medida por el DON, una de las toxinas provocadas por el Fusarium, hongo de campo que infestó a numerosas chacras trigueras del país.

El agricultor y ex presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Roberto Symonds, admitió el problema, pero dijo que el mayor inconveniente lo representó el bajo peso hectolítrico de los trigos y su bajo rendimiento.

Por su parte Edgardo Rostan, titular de la filial Colonia de Copagrán, destacó que el consorcio cooperativo que maneja entre un 12% y un 16% de la siembra de trigo del país no tuvo ese problema sanitario en la mayor parte del área plantada. Lo atribuye a los materiales genéticos de las semillas utilizadas.

La situación genera complicaciones productivas y económicas en tres sectores: en la exportación de trigo donde se destina la mayor parte del comercio (más de un millón de toneladas), la industria harinera local y en el sector de raciones para alimentación animal, que cada vez adquiere mayor importancia.

La impresión de algunos molineros es que son muy pocos los lotes que están en condiciones de ingresar a la molienda si no se le mezcla con otras partidas de la zafra anterior que tiene un mayor precio o trigo importado.

Un industrial opinó que será necesario usae el trigo afectado a un 35% como máximo para poder elaborar una harina que se ubique dentro de los límites permitidos de una parte por millón de DON.

Los industriales sostuvieron que será necesario trasladar el mayor costo del manejo especial con trigos importados al precio de la harina, lo que se verá agravado por la importación de extra zona, porque en los países de la región como Argentina y Brasil la situación es muy similar.

La situación se agrava si se tiene en cuenta que en esos países, que son netamente exportadores, los mejores trigos sanos ya se destinaron para cumplir la exigencia de calidad en sus contratos de exportación. Esto trae como consecuencia que la gran competencia de la industria en la región –incluyendo a Uruguay– sea la exportación, indicó la fuente.

Trigos sin DON trepan a US$ 400 por tonelada.

Para poder elaborar harinas normalmente será necesario importar trigo de países de afuera de la región, con valores en el Mercado del Golfo de US$ 360 la tonelada más gastos, más el arancel del Mercosur. En Uruguay se pretende un precio similar para los trigos de la última zafra, y para los de la temporada anterior que no están con problemas de DON se manejan negocios de hasta US$ 400 la tonelada, según los industriales de molinos harineros.

 

 

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos