Ganaderos vieron ejemplos de cómo mejorar sus resultados

URUGUAY   –   LUCAS FARÍAS  –  EL OBSERVADOR   –

La actividad organizada por la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay se hizo entre el miércoles 8 y el viernes 10 por establecimientos comerciales y experimentales de Paysandú y Tacuarembó

Los productores ganaderos que participaron de la Gira Hereford 2013 recibieron información que seguramente la capitalizarán en sus emprendimientos personales. La muestra recorrió establecimientos de punta en los departamentos de Paysandú y Tacuarembó, donde se observaron experiencias comerciales exitosas y además datos de investigaciones realizadas en el núcleo de la zona más criadora del Uruguay.

El presidente de la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay (SCHU), Patricio Cortabarría, comentó a El Observador Agropecuario que en esta edición de la Gira Hereford se cumplieron varios objetivos. “Se abrieron las puertas de varios establecimientos para mostrar lo que se está haciendo y los productores tuvieron la oportunidad de tomar nota y llevarse información, la que deberán estudiar y es probable que al aplicarla les permitirá mejorar el resultado económico de sus empresas”, señaló.

El dirigente indicó que la SCHU se da la oportunidad de que los productores puedan visitar establecimientos importantes y una unidad experimental y ver el menú de alternativas productivas para que cada uno luego pueda adaptarlas a su empresa. “Creemos que en esta gira se demostró el potencial de la raza a todo nivel de la cadena de producción , desde la cría hasta la terminación en diferentes sistemas de producción, ya sean pastoriles o con un fuerte uso de concentrados ”, subrayó.

Cortabarría comentó también que uno de los objetivos era aumentar el nivel técnico de la gira “y esto se logró, ya que se visitaron establecimientos comerciales muy importantes, que hacen las cosas seriamente y con análisis de sus resultados”. En el mismo sentido remarcó la importancia de la visita a la unidad experimental Glencoe, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

La Elisa
La gira comenzó en el establecimiento La Elisa, de Romay Elorza, un predio ubicado en el departamento de Paysandú que destina la mitad de su extensión a la producción agrícola, con áreas de praderas y verdeos y también con montes indígenas y bajos.

El establecimiento cuenta además con un corral de engorde, donde se utiliza una dieta de 10 kilos diarios de sorgo silo por animal, ocho kilos de sorgo grano, uno de pellets de girasol y medio kilo de núcleo por animal por día. Según datos del establecimiento, el costo diario de cada animal en el corral es de US$ 1,46 y a los 18 meses es de US$ 790.

También se preparan animales con el sistema tradicional (con avena, verdeos y sorgo grano). El costo de oportunidad (área que ocupa el animal en la estructura de producción de la empresa más la suplementación necesaria para la preparación del toro) es de US$ 1.202.

La diferencia por animal entre el costo de preparación a corral (US$ 790) y el costo de oportunidad de la preparación tradicional (US$ 1.202) es US$ 412.

Luego de observar los toros, los visitantes de la gira se trasladaron hasta el parque de la estancia, donde se mostraron los reproductores machos y hembras de la cabaña. La Elisa se destaca por su cabaña de la raza Hereford, actividad que comenzó con don José Elorza y que continúa en su cuarta generación a cargo de Walter Romay Elorza. La firma tiene una trayectoria de 120 años de selección y obtuvo importantes cocardas en exposiciones de todo el país y la región, incluyendo muchos grandes campeones.

Entre los toros más destacados de la cabaña están Royal Puelche Benjamín 2, Rubio, Yiyo, Net y Omega. Los criterios de selección de la empresa se basan en criterios técnicos y empresariales, basados en herramientas objetivas como los datos de EPD.

La firma destaca que sus ganados son fértiles, rústicos y de fácil engorde, con un tamaño adecuado a la producción ganadera uruguaya. Su selección se basa en un balance entre el bajo peso al nacer, un alto crecimiento, habilidad materna, facilidad de parto, cobertura de grasa y especialmente un gran área de ojo de bife. También se busca facilidad de parto, pigmento ocular y una estructura ósea correcta.

INIA Glencoe
La Unidad Experimental Glencoe, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) es un establecimiento arrendado al Instituto Nacional de Colonización. Allí se desarrollan trabajos de investigación en ganadería (producción animal y pasturas) y se proyecta la inclusión del riego con rotaciones agrícola-ganaderas.

La información que se genera en esta unidad experimental es de gran utilidad para los productores de la región del basalto. La base forrajera predominante es el campo natural, complementada con mejoramientos, praderas artificiales permanentes y verdeos anuales (17% del total del área). Todos los vacunos que allí se producen son de la raza Hereford.

La dotación animal es de 0,76 unidades ganaderas por hectárea y allí se realiza producción de ciclo completo de vacunos y lanares. Los vientres vacunos se entoran o inseminan entre noviembre y enero y los terneros se destetan en marzo. La recría de hembras se realiza de forma intensiva para entorarlas a los 15 meses. Las vacas de refugo y los novillos se venden gordos, con 2 años y medio de edad.

En la oportunidad se presentaron dos investigaciones. Una sobre suplementación de terneras y entore a los 15 meses, una alternativa que está siendo evaluada para aumentar la productividad de la cría en los suelos de basalto; y por otro lado se mostró cómo producir terneros con más de 300 kilos a edades menores a 15 meses, en sistemas ganaderos de basalto (ver El Observador del domingo 12 de mayo).

El estudio sobre cría señala entre las consideraciones finales que las condiciones de mercado evolucionaron favorablemente para el sector respecto al pasado muy reciente, lo que permite incorporar tecnologías y estrategias que antes no eran rentables.

Los expertos consideran que si los criadores no aprovechan este escenario favorable es probable que la agricultura y la forestación sigan avanzando en tierras tradicionalmente ganaderas, lo que relegará a la cría a suelos aun más marginales, comprometiendo no solo este negocio sino a toda la cadena cárnica.

Los Molles
Muy cerca de Glencoe está el establecimiento Los Molles, una empresa que hace 75 años que está en esa zona con cabañas Polled Hereford e Ideal. Hasta 1997 el rubro principal de la empresa eran las cabañas de ambas razas, con ventas de reproductores y ganados de plantel, pero ese año se replanteó el sistema productivo. Se liquidó la cabaña y se proyectó un ciclo completo con el objetivo de incrementar el número de vientres y tener altos porcentajes de procreos, entorar todas las vaquillonas de 2 años y vender toda la producción y animales de descarte gordos.

En el año 2000 la empresa consideró un área potencialmente mejorable en el aspecto forrajero, y en 2004 se incorporaron áreas agrícolas, fundamentalmente soja y sorgo y en menor medida trigo y cebada, primero por medianería y luego propias.

La aplicación de tecnologías colaboró de sobremanera para lograr altos índices productivos. Se realizó destete precoz solo cuando se consideró necesario, destete anticipado, suplementación en corrales o en pasturas de la recría y la terminación de novillos.

El primer encierre de novillos de 1 a 2 años se realizó en 2008, para terminarlos de engordar a los 2 años y venderlos antes a buenos precios. Al año siguiente la empresa resolvió encerrar todos los novillos con un peso promedio de 380 kilos y terminándolos con no menos de 480 kilos. Todos los novillos que se producen en Los Molles tienen como destino la Cuota 481. También se encierran vacas preparto y posparto.

Los Molles tiene un sistema de producción intensivo, tanto en el área ganadera de cría, recría y engorde como en el área agrícola o agrícola forrajera, un área importante a la rotación de praderas, cultivos para la producción de forraje o grano y agricultura para vender la cosecha.

En 2003 la firma incorporó sangres mejoradoras para obtener toros de mejor calidad. Se apartaron las mejores vacas del rodeo general y así se inició el plantel Puro Registrado Evaluado Genéticamente (PREG). Esas vacas fueron inseminadas con toros de primer nivel, buscando un frame acorde a los requerimientos de la industria frigorífica.

En la actualidad la empresa cuenta con el rodeo PREG más numeroso del país y tiene la intención de ampliarlo. El objetivo de la firma es producir toritos y vaquillonas para seleccionar lo mejor para su propio rodeo y para venta.

La jornada del jueves se cerró con un gran remate Hereford en el Centro de Ventas Ganaderas Don Tito, en Tacuarembó (ver los detalles del remate en la página 13 de esta edición).

Santa Clotilde
El viernes 10 la gira tuvo como único destino la estancia y cabaña Santa Clotilde, de Luis Bove Santayana. El establecimiento ubicado en la zona de Cuchilla del Ombú, en el departamento de Tacuarembó, le pertenece a la familia Santayana desde 1890, pero en 1902 sus principales comenzaron a cruzar las haciendas con razas británicas (Hereford y Shorthorn). En 1940 la firma logró que toda la hacienda del establecimiento se ajustara a los estándares de la raza Hereford.

El trabajo prolijo de la empresa generó la demanda de productores de la zona lo que llevó a que Santa Clotilde creara su cabaña. A mediados de la década de 1980 la firma comenzó a participar en muestras del interior, como las de Tacuarembó, Rivera y Melo, con actuaciones destacadas.

En 1995 los principales de Santa Clotilde decidieron no concurrir más a exposiciones y vender su torada en un remate anual. El plantel Polled Hereford de pedigrí de Santa Clotilde cuenta con 200 madres y el plantel puro de origen tiene 120 madres.

La empresa está orientada a un biotipo animal que satisfaga las necesidades de los criadores comerciales, haciendo hincapié en la fertilidad y produciendo fenotipos de tamaño moderado, que atenúen las exigencias nutricionales de las categorías de cría e invernada.

En la gira, los principales de Santa Clotilde exhibieron sus vaquillonas puras de origen con sello HS y H, sus vacas puras de origen preñadas, vacas puras de origen multíparas y los toros puros de origen que se ofrecerán en el remate de este año.

En la categoría de pedigrí se mostraron las terneras nacidas en primavera, vaquillonas, vacas preñadas y vacas superiores. Además, vacas con EPD destacado en índice de selección de cría, peso de vaca adulta, peso al nacer y área de ojo de bife. Los toros pedigrí planteleros utilizados en el servicio pasado y los toros de pedigrí para el próximo remate.

 

 

 

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos