Piden ayuda a sector ovino igual que a granjeros

URUGUAY  –  HUGO OCAMPO  – EL OBSERVADOR  –

La reciente mortandad ovina ha generado un cruce de opiniones sobre una eventual ayuda al sector

 

La mortandad de ovinos por el reciente temporal que se estima va a superar las 40.000 cabezas, según adelantaron jerarcas del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)  a El Observador “eran inevitables”, y están tan convencidos  que pedirán la misma ayuda que se les ha dado por ejemplo a los productores granjeros.

 

El presidente del SUL, Joaquín Martinicorena, destacó que se malinterpretó el pedido de ayuda para asistir a pequeños productores ovejeros del norte del país que perdieron entre 50% y 60% del capital por la mortandad de ovejas y corderos, según declaraciones efectuadas a El País.

 

El presidente Mujica había cuestionado a los productores por no haber generado un fondo para atender este tipo de emergencias. Posteriormente el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca MGAP), sostuvo que en el caso de los pequeños productores familiares, si se constata que este rubro es determinante en sus explotaciones, “tendremos alguna política diferenciada y direccionada, como siempre hemos tenido para los más débiles”.   Advirtió que “no siempre que hay un fenómeno climático adverso el Estado tiene que salir a responder con una indemnización”.
El subsecretario de ese ministerio, Enzo Benech dijo que en otros rubros el MGAP tiene la política de que el riesgo lo tienen que asumir las empresas aseguradoras. Por eso la semana pasada en la Rural del Prado se firmó un convenio con el Banco de Seguros por el cual el MGAP subsidia en forma diferencial el seguro para el sector de la granja

Por su parte el presidente del SUL entiende que se debe promover una ayuda como se hizo con “la producción hortícola y frutícola cuando aparecieron los tornados”.

Según su visión los productores no podían hacer mucho frente a un temporal de la magnitud que tuvo en la zona de basalto superficial, donde está la mayor parte del stock ovino del país.

“Hubo mortandad de ovejas esquiladas con peine alto desde hacía más de 20 días. Por más que las ovejas hubieran estado con capa, el viento se las hubiera sacado. No es culpa del productor el tornado, ni tampoco negligencia”, aseguró Martinicorena.

 

Técnicos  del SUL que trabajan a nivel de campo dijeron a El Observador en las últimas horas que las pérdidas se pueden manejar entre 40.000 y 50.000 cabezas, según las denuncias que siguen apareciendo.

A su vez la Mesa Ejecutiva de la Comisión Nacional de Fomento Rural ( CNFR) que analizó la situación, trasmitió al MGAP la necesidad de establecer apoyaturas diferenciales a los pequeños y medianos productores familiares afectados por el inconveniente climático.

A su vez encomendó   a los productores afectados, a acercarse a las entidades locales y a éstas a elaborar un registro de los mismos con el máximo de información posible (nombre, ubicación, número de Dicose, número total de animales y de animales muertos).

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos