Argentina: La justicia avaló a Monsanto

ARGENTINA  –

El fallo emitido por el Juzgado de Conciliación confirmó que la empresa cumplió con todos los requerimientos legales que la autorizan, según la normativa legal vigente, a la etapa de construcción de su planta de procesamiento de semillas de maíz. Sin embargo, el piquete sigue.

Luego de la polémica desatada por entidades ambientalistas, la justicia se expresó a favor de la continuidad de la construcción de la obra civil de la planta de acondicionamiento de semillas de maíz.

Para Adrián Vilaplana, Gerente de Asuntos Corporativos de la empresa, hay que tener claro que para este tipo de actividad productiva la ley en Córdoba no estipula la necesidad de estudios ambientales. “Sin embargo, la Secretaría de Medio Ambiente, con buen criterio, decidió que lo hagamos igualmente por la magnitud de la obra. El estudio se presentó en marzo de este año”, dijo a Campolitoral.

Luego un grupo de ambientalistas presentó una medida cautelar y un recurso de amparo aduciendo que el trámite presentado no cumplía con la ley general de ambiente. Sin embargo, el tribunal resolvió a favor de la empresa aduciendo que el proyecto cumplía con los requisitos y la ordenanza que lo aprobaba estaba correcta. “En paralelo, estamos siendo víctimas de un piquete que impide el acceso a la obra, conformado por entidades ambientalistas y políticas que de manera arbitraria y en contrario a lo resuelto por la justicia decidieron cortar el acceso al trabajo, por lo que estamos sin poder ingresar materiales ni continuar con la obra”, se lamentó.

Según Vilaplana, la planta de acondicionamiento de semillas debería estar terminada para el próximo año. En la fase operativa emplea a 400 personas. “200 estaban trabajando el momento de los piquetes. En la fase final estarán trabajando otras 400 personas. Los vecinos tienen mucha bronca por tener cortada esta nueva fuente de trabajo y desarrollo local por gente mayormente foránea a la zona”, expresó el referente de la empresa.

El fallo legal no hace lugar al amparo interpuesto por el Club de Derecho (Fundación Club de Derecho Argentina) en contra del Municipio de Malvinas Argentinas, por la autorización otorgada para las tareas preliminares para la obra de la planta secadora de granos y el permiso de obra correspondiente a la primera etapa de la planta de acondicionamiento (ordenanzas 808/2012, 821/2013).

El fallo distingue entre la etapa de construcción y la operativa, aclarando que “el estudio de impacto ambiental no se impone como requisito previo en esta etapa” (de construcción). “Por el contrario, es de obligado cumplimiento para el inicio de su faz operativa”. Asimismo, destaca que “no se ha invocado ni probado que la actividad que fuera autorizada -obra civil- provoque daño ambiental.

En virtud de la distinción de la etapa de construcción y la operativa, y en concordancia con lo ya expresado por las autoridades competentes, el fallo ordena a la Municipalidad de Malvinas Argentinas que se abstenga de autorizar a Monsanto la puesta en funcionamiento de la etapa operativa de la Planta, mientras no se cumplimenten los requisitos previstos por las leyes, en especial la realización del correspondiente estudio de impacto ambiental, preservando el derecho a información de todos los ciudadanos y en su caso la celebración de audiencia pública.

En su fallo, la jueza de primera instancia menciona la posibilidad de la realización de una audiencia pública. “Monsanto siempre se ha mostrado abierta al diálogo y a respetar el derecho de la comunidad de contar con toda la información referente al proyecto. En tal sentido, más de 300 personas de Malvinas han visitado la planta de la localidad de Rojas (Buenos Aires), donde pudieron conocer las dimensiones del proyecto y clarificar toda consulta acerca de este emprendimiento”.

14-10-2013.

Fuente: Agromeat.

Tags:

Comments are closed.

Contactenos