Manejo de la tecnología de los procesos fue clave en ganadería

URUGUAY  –  HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR  –

La mejoría del último ejercicio se obtuvo por la productividad, según estudio del IPA

Para Carlos Molina, responsable de presentar los resultados de las Carpetas Verdes del Instituto Plan Agropecuario (IPA), el buen manejo de la tecnología de los procesos fue fundamental para que se alcanzaran los mejores resultados de los últimos 12 años de monitoreo de las 100 empresas ganaderas que lo componen.

Ese manejo permitió revertir la incidencia de los mayores costos, que crecieron entre 5% y 10% y achican los márgenes que recibe el productor.

La mayor productividad fue fundamental para alcanzar los mayores ingresos de capital –de 16% en ciclo completo y 17% en la cría vacuna–, incluyendo además los mejores ingresos netos de los arrendatarios.
Molina hizo notar la excepción que constituyeron los predios criadores con alta incidencia de ovinos (relación lanar/vacuno superior a 4) que tuvieron un deterioro en sus resultados por una caída de los precios de la lana y de los lanares, que promedió entre 35% y 40% en relación al período anterior.

Estos predios que venían de un ejercicio anterior de muy buenos resultados, que lograron US$ 72 de ingreso de capital y US$ 43 de ingreso neto por hectárea, registran una caída porque se compara con un año muy bueno que había registrado ingresos muy buenos, de más de US$ 100 por hectárea.

Cabe destacar que en los predios que obtienen resultados más elevados, el componente del ingreso bruto de mayor importancia continúa siendo la ganadería vacuna.

En ese panorama, Molina enfatizó que el crecimiento alcanzado el último año está basado en los niveles de intervención de los productores en los procesos que se llevan a cabo en los predios. Esto desembocó en mejores niveles de productividad, por ejemplo en mejores niveles de marcación (3%), llegando a valores de 78%  y, en definitiva, más kilos de carne producidos por hectárea (13%), alcanzado una producción de carne vacuna de 96 kilos por hectárea.

Un detalle interesante consignado por Molina fue que los predios con mayor capacidad de gestión, asociados a destacadas inversiones en conocimiento y control de procesos, fueron los que más rápidamente se recuperan de las adversidades, como fue la sequía de 2008/2009 y el evento climático Niña de la primavera 2011 y el verano 2012.
Repercusión

Por otra parte, el director de la Facultad de Ciencias Agrarias, Claudio Williman, al ser consultado sobre los resultados presentados, expresó que es importante tener números concretos sobre costos, ingresos y productividad del sector ganadero. Está claro que el ejercicio contó con un estado del tiempo favorable y que la mejora de la productividad verificada está basada en que los productores están aplicando tecnologías de procesos y de insumos que permiten alcanzar una buena producción de carne por hectárea, lo que posibilita lograr mejores ingresos de capital e ingresos netos satisfactorios.
Consultado sobre la gestión a futuro, Williman dijo que es bueno tener en cuenta algunos factores que parecen favorables, como la apreciación de nuestra moneda, que el dólar esté más fuerte y que los costos en dólares puedan bajar. Por otro lado, existe la incertidumbre del estado del tiempo y de la economía mundial, incluyendo la desaceleración de China, y que Europa y Estados Unidos no salen de la crisis. Esto provoca incertidumbre por el lado de perpectiva de los precios, pero con alguna posibilidad de baja de costos, por lo que en general se podría llegar a un 2014 similar a 2013.

Igual poder de compra pese a buenos precios

El presidente de la Federación Rural (FR), Carlos Uriarte, dijo a El Observador Agropecuario que a pesar de los buenos precios que reciben los ganaderos el poder de compra es similar al que tenía el sector hace 10 años. El dirigente valoró la información económica generada por el Instituto Plan Agropecuario (IPA) y remarcó que hubo un efecto año importante  que determinó que la productividad, tanto en los resultados físicos de producción como en el crecimiento de las pasturas naturales, fuera importante.

Pero el dirigente sostuvo que los resultados son “más o menos parecidos a los del año anterior, con algún matiz que se observa en los productores arrendatarios, a los que se les complicó un poco más”.  Uriarte dijo que “en términos generales lo que detectamos es que los costos siguen aumentando, no han alcanzado todavía una meseta, lo que en cambio ha ocurrido por ejemplo con los valores de las haciendas, que parece que han llegado a un límite  y eso explica que se esté complicando.Pero además si comparamos los resultados las empresas en términos de productos, son similares e inferiores a los alcanzados de 2002 a 2004, y eso relativiza que a pesar de que tenemos precios históricamente altos por las haciendas, no podemos concluir que en valor de intercambio a todos nos vaya mejor”. El dirigente admitió igualmente que las variaciones se producen en un escenario más favorable a lo que eran los momentos críticos del sector hace algunos años. “Igualmente es cierto que es un desafío poder seguir invirtiendo más, pero hay que cuidarse que cualquier bajón de los precios afecte demasiado los costos”, concluyó Uriarte.

Tags:

Comments are closed.

Contactenos