Forestación crece sobre todo en predios de productores ganaderos y agrícolas

URUGUAY   – JUAN SAMUELLE  –  EL OBSERVADOR  –

En 2013 el 60% de las nuevas plantaciones se hizo en campos de pequeños empresarios agropecuarios  –

Durante 2013 se forestó en Uruguay en 40 mil hectáreas, la mitad de ello en donde hubo cosecha de madera procediéndose entonces a reforestar, y la otra mitad en superficie donde no había forestación, informó a El Observador Atilio Ligrone, gerente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF) del Uruguay.

Esas 20 mil hectáreas que por primera vez fueron forestadas, explicó, tienen una particularidad: más del 60% –unas 12.500 hectáreas– están en predios de productores ganaderos, son bosques pequeños, con una superficie promedio de 100 a 150 hectáreas.

Por lo tanto, “podríamos decir que unos 100 nuevos productores han incorporado al rubro forestal en sus predios ylo han hecho en forma complementaria a la ganadería, a la agricultura y a otras actividades que realizan”.

Dada esa realidad, destacó el gerente de la sociedad, el sector sigue creciendo en superficie, aproximándose mucho al millón de hectáreas forestadas –está en unas 980 mil hectáreas–, pero con un crecimiento que se está dando principalmente en los predios de productores que mediante diversas modalidades y acuerdos de cooperación y fomento incorporan la gestión forestal, con diversas ventajas económicas.

En relación a la reforestación de 20 mil hectáreas, el replantado se ha realizado con un material genético mejorado o con alguna especie o género que se adapta mejor a esa superficie.

Eso permitirá que en el futuro –en las próximas rotaciones– se obtenga un incremento de la disponibilidad de madera para la industria forestal, no a consecuencia de una mayor área plantada, sí porque en la misma superficie las nuevas tecnologías y manejos permitirán disponer de un volumen de producción bastante superior por hectárea.

En relación al comercio de los productos del sector, si bien no están los datos oficiales, se estima que 2013 cerrará con un ingreso al país de cerca de US$ 1.000 millones, lo que establece un leve crecimiento en relación a lo logrado durante 2012.

Ligrone dijo que “en general casi todos los productos mejoraron un poco, y en algunos casos como lo es el de la celulosa la mejoría fue mayor y marca un crecimiento muy grande en el volumen total, así que en general vamos a estar un poquito mejor que el año pasado aún cuando en algunos rubros todavía no se llega a alcanzar los valores de exportación en la época pre crisis tanto de Estados Unidos como de Europa”.

Por otro lado, remarcó que el sector sigue generando una ocupación estable de mano de obra del orden de las 20 mil personas, “hablando de personas empleadas directamente en la actividad, en la parte silvícola desde la producción de la planta hasta la cosecha, en la logística y el transporte o en la industria”.

Más allá de eso, indicó, todas esas actividades “generan oportunidades de trabajo para mucha gente más, por ejemplo para pequeñas empresas de servicios que le dan de comer a la gente o talleres mecánicos que arreglan la maquinaria forestal, así que realmente es muy difícil calcular cuánta gente obtiene ingresos en forma indirecta” por la actividad de este sector agroindustrial.

Además, indicó Ligrone, otra ventaja destacable es que los trabajos directos e indirectos se generan principalmente en el interior y particularmente en las zonas donde están radicadas las plantaciones, generándose mucho desarrollo local con un impacto muy interesante.

Consultado sobre el ejercicio de 2014, Ligrone adelantó que tendrá una particularidad muy interesante, que se presume será un gran dinamizador: el inicio de la producción de celulosa en el complejo industrial de Montes del Plata, en Conchillas, Colonia.

“Indudablemente le pondrá un dinamismo mayor a la actividad forestal, por la demanda de madera que esa industria requerirá y por los volúmenes de producción que tendrá y que en materia de exportación cambiará las cifras sensiblemente”, dijo.

Es indudable, puntualizó, que al cabo de 2014 y de no mediar ningún inconveniente la agroindustria forestal uruguaya tendrá niveles de exportación de liderazgo, lo que dependerá de los logros de otros rubros claro, como las exportaciones cárnicas y las de granos que han estado generando ingresos superiores a los de la forestación hasta el momento.

“El aporte del sector, junto al que hacen otros, será muy importante y entre todos generarán un beneficio muy trascendente que se seguirá derramando en todo el territorio”, señaló Ligrone.

Por otro lado, cuando se sume la producción de la nueva planta de celulosa habrá en consecuencia y de inmediato mayores volúmenes de producción y cosecha de madera y también de su transporte, su industrialización y su exportación.

Tendencia firme

Para 2014 la tendencia en el crecimiento de las plantaciones será similar a la de 2013, indicó Atilio Ligrone, “con una participación importante de productores agropecuarios que realizan esta inversión en estrecha vinculación con las empresas forestales que disponen del know how”.

Esas empresas les brindan a los nuevos productores forestales (son los tenedores de las tierras) un asesoramiento óptimo sobre en qué suelos plantar, qué especies y cómo realizar los manejos.
A la vez, las empresas forestales incrementarán su productividad con genética mejoradora.

“El crecimiento de la oferta de madera se dará más por esas vías que por la de la ampliación de la base forestal”, expresó.

Prevención activa ante el riesgo de incendios

Iniciada la “temporada de riesgo de incendios”, la Sociedad de Productores Forestales (SPF) en un comunicado insta a todos los actores de la sociedad a extremar precauciones para evitar todo tipo de incendios. “Es importante que tengamos en cuenta la importancia de prevenir los incendios forestales”, indicó el gerente de la gremial, Atilio Ligrone.

Destacó que este trabajo debe ser “tarea de todos”, es decir de los visitantes, de quienes acampan o transitan por las zonas balnearias, de los organismos gubernamentales y no gubernamentales y de los productores, sean forestales o no, y afirmó que las estadísticas marcan que en la mayoría de los casos “los focos de incendios forestales no provienen desde dentro del bosque”. Resaltó la importancia de cumplir el edicto de la Dirección Nacional de Bomberos que prohíbe entre diciembre y abril las quemas de campo, debido a los problemas de control que presentan en verano.

En los bosques industriales los niveles de incendio han sido sensiblemente inferiores a los de las zonas costeras, ya que en el entorno de las plantaciones las comunidades, las empresas y los productores han desarrollado una fuerte conciencia de prevención. A su vez, en esos bosques, desde su planificación se prevén calles antiincendios, se extreman las medidas de precaución y se dispone de sistemas asociativos de vigilancia y alerta temprana que permiten detectar y actuar en forma rápida ante el inicio de un foco.

“La prevención es fundamental para asegurar la sustentabilidad del sector forestal, pero lo es aún más para preservar la biodiversidad y la vida de las personas”, dijo Ligrone.

La SPF “suma su voz a la de otras instituciones que realizan esfuerzos para erradicar los incendios de nuestros campos y bosques y para eliminar este riesgo para los ciudadanos y los recursos naturales del país”, destacó.

 

 

Cifras destacadas

 

960.000 hectáreas… forestadas había al cabo de 2012, según se indica en el Anuario Opypa 2013, considerando exclusivamente el área de bosques plantados.

750.000 hectáreas… forestadas había al cabo de 2012, según se indica en el Anuario Opypa 2013, considerando exclusivamente el área de monte nativo.

20.000 personas… son las que trabajan en forma directa en este sector, ya sea en el eslabón silvícola de esa cadena, en la logística o en la etapa

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos