La fuerte caída de la faena en 2013 se convirtió en una piedra en el zapato

URUGUAY  –  HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR  –  

Luces y sombras de la ganadería al cierre de 2013, más terneros y abrupta baja de la faena y precios  –

Lo mejor está por venir, con los 3 millones de terneros que en 2015 estarán saliendo al mercado de faena. Pero primero habrá que sortear el trancazo ganadero que hizo eclosión sobre fines de 2013, con la caída de la demanda, que tanto en el volumen de faena como en la baja de precios de las haciendas, le ganó a la caída de la oferta.

Un comportamiento de mercado que para los integrantes de la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC) fue sorprendente en sus últimas reuniones semanales de 2013.

Desde hace dos meses la situación fue advertida por los delegados de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) y la Federación Rural (FR): frente a una menor oferta de hacienda para faena, el precio del ganado gordo, en lugar de subir, seguía bajando.

De esta manera el mercado de novillos gordos cerró el año con valores promedio de US$ 3,20, lo que lo convierte en el cierre de año más bajo desde 2010 en lo que respecta a precios, según la consultora Blasina y Asociados. En los últimos dos meses bajó US$ US$ 0,22.

Mientras el vicepresidente de INAC, Fernando Pérez Abella, advirtió a El Observador que INAC monitorea la situación y que quedarían más de 100 mil vacunos sin faenar, inmediatamente en un acto realizado en Melo el presidente del instituto, Luis Alfredo Fratti, apuntó hacia la industria frigorífica al calificar los precios de “desastre”. Y trasladó la responsabilidad de defensa de los productores a ARU y FR al preguntarse “qué van a hacer las gremiales”, en alusión a las diferencias de precios entre el mercado de exportación de la carne y lo que se paga por las haciendas.

Desde el sector industrial, el director ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), Daniel Belerati, consideró inoportunas las declaraciones de Pérez Abella, al ser consultado por El Observador, por entender que el ganado en Australia no llega a los US$ 3 por kilo. Ese valor del ganado también fue mencionado por el gerente comercial de Tacuarembó Marfrig, Marcelo Secco, en declaraciones a Tiempo de Cambio de radio Rural.

“El ejercicio es de extremada precaución en la toma de valor  de esos productos que luego serán vendidos a principios del año en un escenario de relativa incertidumbre. Es un escenario que tiene que tener correcciones por las señales que está dando el mercado internacional”, afirmó Secco.

Según Pérez Abella –quien dijo que la situación de Australia no es comparable con la de Uruguay–, si  hay un tapón en la salida de la escalera de la producción ganadera criadora se empiezan a resentir todas las categorías porque los campos tienen recursos que son  limitados, tienen capacidad para determinada carga animal. De esa manera es que los productores ajustan esa carga antes del invierno y antes del verano porque son los puntos críticos donde escasea el forraje. A su vez vende las vacas de descarte y los terneros, mientras que las terneras las deja para reponer las madres que salen del rodeo. Por último, terminan también cayendo los porcentajes de parición y además se convierte en un riesgo potencial en caso de una eventual sequía en el verano o en el invierno si es muy severo y el productor no se preparó con suficiente comida.

Por otra parte, en el caso de los sistemas de invernada, si el ganado no sale del campo hay que mantenerlo. Si hay pasto empiezan a ganar más grasa, lo cual es muy caro en términos de conversión porque la propia industria castiga ese animal engrasado. También si  viene una sequía el productor tiene que salir a malvender sus ganados, para bajar la carga y quedarse con las categorías menores que requieren menos consumo para su mantenimiento corporal.

En síntesis, es riesgoso tener los campos sobrecargados en los momentos críticos. Por lo tanto, tiene que existir fluidez en el sistema para que salgan los animales del rodeo. Si no hay señales claras de la industria, el productor criador baja al mínimo las pariciones,  concluyó Pérez Abella. l

Las expectativas del criador
El nivel de caída de la faena ganadera y del precio demuestra que hubo una retracción de la demanda que fue más fuerte que la oferta de ganados, según un informe de los servicios del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

El Novillo Tipo de INAC, que recoge el movimiento económico del negocio, venía mostrando niveles de valor agregado industrial que oscilaban en el entorno de US$ 220 a US$ 240 por cabeza. Los expertos de INAC están convencidos que con estos niveles la industria tenía beneficios muy limitados, que es lo que ocurrió en los últimos dos años. Pero en noviembre pasado ese margen  saltó a US$ 335 por cabeza.
Se admite que es necesario recuperar una parte del margen, pero esa cifra es considerada exagerada en el ámbito de INAC. Mientras tanto, lo peor puede estar por venir: bajos precios actuales por los ganados gordos, una alta carga en el campo, una cantidad mayor de terneros y la posibilidad de una faltante de agua podría desembocar en un tapón para la salida de ganado de los campos y un apuro por vender con la consecuente caída mayor de precios de la hacienda gorda y la reposición. Además la buena relación flaco/gordo que llegó a 1/20, está llegado ahora a 1/15 y quizá se llegue a 1/1. Tanto trabajar para dar señales sanas a largo plazo y cuando el criador invierte una vez más se puede defraudar las expectativas, advierte el informe.

 

 

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos