Mediante un programa informático tamberos pueden simular las producciones

URUGUAY  –  HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR  –  

Se trata del Plan-T creado por el INIA, que permite a los productores utilizarlo en forma on line –

El sector de la lechería seguirá este año incorporando tecnología con el apoyo de todas las herramientas disponibles, desde un simulador de la gestión productiva a través de un completo programa informático, hasta el uso del riego para mejorar los recursos de alimentación animal y la ampliación del sistema de recría de las terneras.

Uno de esos temas es el referido al denominado Plan-T, elaborado en el ámbito del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).  Se trata de un modelo de simulación del área de vaca masa de un predio lechero que el productor puede utilizarlo vía internet y que luego de aportarle los datos del tambo y los cambios proyectados, el sistema le devuelve los resultados productivos proyectados en forma inmediata. Este programa fue presentado por el INIA, en la sede de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), el pasado 3 de diciembre.

El director del Programa Nacional de Lechería de INIA, Alejandro Lamanna, destacó a El Observador Agropecuario que desde el 2006 se procura mejorar la gestión del productor lechero con el uso de herramientas informáticas, con lo cual ahora se puso en la web un planteo que ya existía,  pero ahora de manera más accesible dando respuesta a la necesidad de todos los productores. Se trata de un programa validado y que en una pasantía efectuada por técnicos de INIA en Nueva Zelanda en el 2008 tuvo una muy buena receptividad.

El autor de este proyecto, Henry Durán, investigador principal de INIA hasta el 31 de marzo de 2010, explicó que Plan-T tiene una larga historia, recordando que en 1983 hizo su tesis de maestría como ingeniero agrónomo, pero que ya venía trabajando desde antes en este tema.
Apoyos clave

Este proyecto tomó forma de Plan-T en el año 1986 con el apoyo de Conaprole, dijo Durán, agregando que  desde 2006 en acuerdo con las respectivas jerarquías de INIA, se decidió que este profesional pudiera dedicar su tiempo completo a este proyecto con la finalidad de actualizarlo.

La idea fue abrir a través de la web el fácil acceso a la mayor cantidad posible de productores  y que los asuntos de mayor complejidad los resolviera la computadora. Para poder usar el Plan-T se deben manejar entonces conceptos corrientes e intuitivos de cómo funciona un tambo: la dotación forrajera, el tipo de vacas, de forma de poder simular distintos biotipos lecheros y todas las estrategias de suplementación, tanto de producción de reservas forrajeras o el uso de suplementos.

En materia de cadena forrajera todos “tenemos una idea del crecimiento de un verdeo de invierno, pero después nos manejamos a ojo de buen cubero”, dijo Durán.

Explicó que por eso es importante sintetizar la información del crecimiento de una pastura en una tabla a la que se pueda acceder a través de internet. Por ejemplo, “si a un potrero le quiero asignar un verdeo de invierno, lo busco en el listado y hago clik y automáticamente me carga todos los datos de crecimiento mensual y de calidad que tiene este alimento animal”. También el Plan-T le permite seleccionar un potrero para hacer ensilaje de maíz y cortarlo a los 8.000 kilos y devolver luego ese potrero para el pastoreo de los animales.

Plan-T es por lo tanto una herramienta informática que está en la web que no requiere un conocimiento especializado, por lo que el tambero o su hijo pueden hacerlo. Lo único que necesitan es tener un navegador y lo pueden hacer desde una ceibalita, tableta o desde un teléfono celular con acceso a internet.

“Este programa nos ayuda a pensar, porque no nos da una solución óptima, no nos recomienda categóricamente lo que debemos hacer”, sostuvo el especialista. En materia de alimentación, por ejemplo, “si le planteamos al Plan-T aumentar la suplementación con concentrados en determinada época del año, el programa hace la cuenta y devuelve la información a consideración del usuario, incluyendo el aumento de producción por vaca de acuerdo a su estado, ya sea recién parida o de parición tardía. Concretamente el programa muestra la condición corporal por vaca del tambo que se analiza y también lo que está pasando con la pastura, con lo cual depende del trabajo de razonamiento de la gente”.

Según Durán, generando respuestas y analizándolas  es posible mejorar el nivel de entendimiento que uno tiene de un tambo o de todo el sistema de producción de leche y de esa manera mejorar la capacitación. A su vez, es importante que genere información para la discusión, que es lo que necesita un sector lechero pujante, incluyendo a los jóvenes. Es decir, tener acceso a evaluar opciones y tomar decisiones y que frente a los datos de un tambo si uno decide introducir un cambio en el sistema de producción, es posible  ver lo que pasa con la información que se le incorpora, eso es lo que hace Plan-T, sostuvo el experto.
Aplicación del conocimiento a nivel de campo es fundamental
investigación. El poner a disposición del sector productor una herramienta como el Plan-T significa para el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) concretar uno de sus objetivos principales de que los conocimientos que genere terminen siendo aplicados por el sector productivo, destacó a El Observador Agropecuario el presidente de la institución, Álvaro Roel. Explicó que se trata de un software que permite explorar las variables de producción de un tambo que ha quedado disponible en forma online en la web, donde cualquiera podrá utilizarlo.

Además resulta importante la posibilidad de mantener la información que se genere actualizada y que ahora se ha visto fortalecido con una plataforma de ágil utilización. Según los técnicos de INIA, el Plan-T ha sido diseñado para ingresar los datos productivos actuales de un tambo pastoril (rotación forrajera, biotipo animal y cantidad de vacas por épocas de parto, estrategias de suplementación,  etcétera). Luego se puede evaluar el impacto cuantitativo de distintas decisiones sobre la producción de leche y la condición corporal de las vacas así como la disponibilidad mensual de pasturas.

Una vez “calibrada” la información del establecimiento, el usuario puede ir cambiando ordenadamente los datos (decisiones), generando resultados sucesivos, a modo de  “respuestas” de cómo reacciona el establecimiento considerado como un “sistema” integral, con todas sus partes interconectadas. Este procedimiento repetitivo es conocido como simulación y constituye una poderosa herramienta de análisis del comportamiento de sistemas complejos, como es el caso de un tambo pastoril.
Bienvenida

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Eduardo Viera,  destacó que el Plan-T presentado por INIA genera expectativa en los productores lecheros y se convierte en una muy buena herramienta que resulta bienvenida. El dirigente agregó que es este tipo de tecnología creada por el INIA se puede instrumentar en forma auspiciosa en un sector que como la lechería, es uno de los rubros más dinámicos del agro y que permanentemente está transitando por un camino de superación.

 

 

Tags: , ,

Comments are closed.

Contactenos