El Mercosur superará los 150 millones de toneladas de soja

URUGUAY  –  BLASINA Y ASOCIADOS  –  EL OBSERVADOR  –

La oleaginosa sigue siendo un símbolo del bloque regional, donde la producción volverá a ser récord y la cantidad almacenada también; como contrapartida, el precio bajará –

La integración regional puede que no funcione en muchos aspectos, pero el paisaje de la región al comenzar cada año se parece cada vez más: grandes extensiones de un color verde oscuro parejo. Si se piensa al Mercosur como los cuatro países originales del Sur, en algo comparten una integración acelerada que es independiente de ideologías: la soja ha crecido en los últimos 20 años a una velocidad y en una proporción capaz de transformar por completo a las sociedades de estos países.

Y  tras las últimas lluvias, esta zafra se confirmará como un nuevo récord para cada uno de los países y por lo tanto para la región. Pero al mismo tiempo se acumulan stocks en países clave y China, el más importante de todos, anunció esta semana que revisará su política de acumular reservas de granos  y acentuar los subsidios a su propia producción. Aunque es dudoso que la producción interna del gigante asiático pueda crecer significativamente (ver página 7).

El mercado se ha sostenido notablemente firme y los productores uruguayos pueden mantener un precio de venta de US$ 450 la tonelada, que sigue siendo lo más atractivo de toda la agricultura uruguaya.

Producción y stocks
Eso a pesar de que el informe del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por su sigla en inglés) de enero corrigió al alza la producción estadounidense de soja (89,51 millones de toneladas frente a 88,67 millones del mes anterior) y que los cultivos en el Mercosur se afianzan semana tras semana y con un enero lluvioso tienen prácticamente asegurada una producción récord.

El USDA corrigió la producción brasileña a 89 millones de toneladas, un millón más que el pronóstico previo y a esta altura –cuando además las primeras chacras están ya cosechadas– se esperan más de 90 millones de toneladas desde Brasil.

Los brasileños se estarían confirmando por segundo año consecutivo como principales productores mundiales, desplazando definitivamente a EEUU de la posición que ostentó desde el comienzo de la siembra comercial hasta dos años atrás.

La producción de Argentina, que el USDA ubica en un récord de 54,5 millones de toneladas, puede superar los 55 millones. Paraguay mantendrá una producción muy alta, como la del año pasado, del entorno de 9 millones de toneladas. El Mercosur pasará largamente los 150 millones de toneladas de soja producida y pondrá nuevamente a prueba a un mercado mundial que tiene una demanda sostenida, pero cada vez mejor abastecida.

Las importaciones de soja siguen creciendo en unas compras esperables para este año en 70 millones de toneladas. Dicho de otro modo, el aumento de la producción del Mercosur está superando ampliamente el crecimiento del consumo y las importaciones de China y así se están acumulando stocks. Y no solo en China.

Los argentinos están sumando soja en reserva y seguramente lo seguirán haciendo, ya que la suba del dólar paralelo estimula a reservar valor en algo que se comercializa en dólares.

Según las estimaciones del USDA, a mediados del año próximo Argentina tendrá más de 29 millones de toneladas de soja en stock, casi el triple que China y Brasil tendrá 20 millones de toneladas almacenadas.

En los dos países vecinos la cantidad de soja almacenada tendrá un marcado crecimiento. Cinco millones de toneladas más en stock en Argentina, cuatro millones más en Brasil, y algo más de un millón de toneladas adicionales en China, que contribuirán con 10 de las 12 millones de toneladas de soja que se sumarán globalmente. Las reservas mundiales pasarán de 60 a 72 millones de toneladas, la mayor reserva de la historia.

El aumento en las ventas del Mercosur en el último año han sido muy fuertes, más de 20% respecto al anterior. En el caso de Uruguay, las exportaciones de soja de 2013 superaron los 3,5 millones de toneladas, 36% más que en 2012, cuando las ventas ya habían subido 42% en volumen.

El crecimiento fuerte es la historia reciente de toda la región. Sin embargo por el momento las compras siguen con enorme avidez y el precio sigue estable. El problema no es el margen, sino el transporte de cantidades tan enormes de granos que se han integrado en poco tiempo a la red vial del Mercosur.

El mercado de futuros muestra una trayectoria previsiblemente declinante de los precios, que se acentuó esta semana con las copiosas lluvias que aseguraron prácticamente una gran cosecha en Argentina y Uruguay. De modo que los precios, que superaron los US$ 500 por tonelada un año atrás, están en US$ 450 y se irán luego sobre los US$ 400.

Costos e inversiones
Y a eso se agrega un aumento de costos que es fuerte para toda la región. Un reciente informe de Reuters estimó que el costo de los fletes en el cinturón sojero estadounidense subirá 10% este año.

La escasez de camiones, las demoras en un sistema carretero que está en permanentes obras que no avanzan, son algunos de los factores que pesan sobre la logística brasileña.

“El principal problema es la disponibilidad de camiones”, dijo Natalia Trombeta, investigadora de Esalq Log, la entidad de logística de la Escuela de Agricultura de la Universidad de San Pablo. Según dicho informe, en marzo de 2013, los costos de transportar una tonelada de soja de Mato Grosso, el principal estado productor, al puerto de Santos, en el estado de San Pablo, aumentaron 35% y se ubicaban en US$ 129 por tonelada.

El transporte desde Cerro Largo hasta Nueva Palmira este año puede acercarse a US$ 60 por tonelada. Pero antes de que Uruguay tenga sus vías de salida alternativas los brasileños estarán utilizando la cuenca del Amazonas para sus envíos, llegar por ese atajo al canal de Panamá y a los compradores de Asia.

El proyecto de US$ 2.500 millones de inversión involucra a las grandes empresas mundiales de granos y se convertirá en la principal vía de salida de granos de Brasil. Una vez concretado, Brasil estaría en condiciones de transportar 30 millones de toneladas de grano al año a partir de 2017, estimó Kleber Menezes, director de la Asociación de Terminales de Tapajos. Antes que eso, ya este año, el gobierno brasileño estaría completando 600 km de rutas pavimentadas, entre Mato Grosso y  Miritituba, el puerto clave sobre el río Tapajos, afluente del Amazonas.

En una primera etapa los barcos Panamax llevarán el grano hasta Belén, a unos 1.000 km de Miritituba. Cada barco llevaría unas 40 mil toneladas, es decir, la carga de unos 1.000 camiones.

En Uruguay, las transformaciones logísticas parecen ir a un ritmo más lento y dada la lentitud con que se está exportando trigo, parecen plantear otro otoño desafiante para el traslado de la producción desde las chacras hasta las bodegas de los barcos.

Tras las lluvias de esta semana ha quedado casi confirmado que otra gigantesca cosecha se viene.

A Uruguay le volverán a ingresar casi US$ 2.000 millones por exportaciones de soja. Pero los márgenes a lo largo de la cadena sojera se están achicando.

Cosechas en Brasil
Es un avance de lo que vendrá y puede considerarse no significativo, pero muestra los cambios tecnológicos y los sondeos que los agricultores hacen para optimizar el uso del suelo. Las primeras sojas sembradas en estados brasileños no tan lejanos de Uruguay, como Paraná, ya están siendo cosechadas, con un rendimiento mediocre de 1.500 kilos por hectárea, según el informe de Michael Cordonnier, del sitio soybeansandcorn.com. En cambio, en Mato Grosso, los resultados superaron las expectativas al alcanzar referencias de 3.400 kilos por hectárea.

El objetivo de siembras tan tempranas es hacer doble cultivo, con la soja como primera siembra. Se pone así en marcha el proceso más importante de los agronegocios de la región, que culminará cuando en abril y mayo próximo se levanten las últimas chacras en Uruguay y las zonas sojeras más australes de Argentina.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos