Mejoran proceso de subproducto del etanol

URUGUAY  –  FUENTE: EL TELÉGRAFO  –   La industria de generación de energía, que produce diferentes productos, permite a la destacada e intensa investigación que desarrolla el ingeniero agrónomo Alvaro Simeone, aumentar la base de información que todos los años se presenta en las jornadas de la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC), que este año se llevará a cabo el jueves 14 de agosto en Paysandú.
“El glicerol es uno de esos productos y el subproducto de destilería para generar etanol es otro”, señaló el profesional a EL TELEGRAFO. “Nosotros al subproducto del etanol lo estamos utilizando con el desafío de hacerlo en fresco. Es un producto que es resultado de generar energía a partir del almidón de los granos, pero tiene la particularidad de que el subproducto es muy húmedo”, sostuvo. Para hacer raciones, transportarlo y darlo en otro momento del año “hay que secarlo. Para eso hay que gastar más energía. Lo ideal sería buscar la forma de darlo en seco para no gastar energía, en un proceso que lo que pretende es generar energía”, aclaró.
“Estamos en ese desafío”, precisó Simeone, quien trabaja día a día en la investigación que tiene un importante impacto a nivel nacional e internacional, con más de 1.200 personas que todos los años participan de la jornada que se realiza en nuestra ciudad. “Lo que hicimos es ponerlo en una bolsa para hacer ensilaje”, enfatizó. “Estamos midiendo los parámetros nutricionales para ver si no afecta su conservación, y después suministrarlo”.
Recordó que “hay antecedentes internacionales, pero en estos casos las características del proceso industrial pueden ser diferentes, porque se hace mucho con maíz en Estados Unidos, pero poco con sorgo, y acá es más competitivo hacerlo con sorgo y para eso estamos haciendo las evaluaciones”.
Una fase
“Todos los subproductos tienen una fase”, indicó el técnico. “Primero caracterizar ese subproducto desde el punto de vista del proceso industrial; después caracterizarlo desde el punto de vista nutricional, haciéndose generalmente pruebas de digestibilidad o con animales fistulados para ver la degrabilidad en el rumen. El valor nutritivo que tiene, cuanto tiene de proteína o minerales. En función de eso se va a las pruebas de campo para evaluar cómo se insertan en las diferentes dietas”.
Para Alvaro Simeone, en el ganado de carne “hay que ver en qué fase del ciclo de producción se brinda. Si es en la cría, en la recría, en el engorde, el manejo de los reproductores, y qué problemas puede tener en cada una de esas fases”. Últimamente a nivel comercial, no experimental, “estamos usando mucho harina de carta. Es una planta a la que se le hace una prensa en frío, se le saca el aceite y queda como una torta con alto nivel de proteína, altísimo nivel de fibra y todavía le queda cierto porcentaje de grasa”, dijo.
Explicó que “lo importamos desde Argentina y lo usamos como fuente de fibra y proteína en las dietas de corral. Así una serie de subproductos raros, que lo que hacemos es, o revisamos literatura o hacemos las pruebas nosotros”. En el caso del octigen, por ejemplo, que es un producto comercial, “lo hemos evaluado desde el punto de vista de caracterización nutricional y después su respuesta en la inclusión de raciones”, manifestó.
industrialización
En la pasada jornada de la UPIC, en 2013, Simeone explicó que la industrialización de granos de cereales para producir alimentos destinados al consumo humano, bebidas o etanol se han multiplicado durante la última década en diversos países del mundo, con especial énfasis en Estados Unidos.
Existen procesos de molienda de granos secos y húmedos, los cuales dependen del producto final que desea obtener. La producción de etanol se realiza mediante el procesamiento seco del grano y la posterior fermentación y transformación del almidón en alcohol. Este proceso genera una serie de subproductos que se denominan granos de destilería, los cuales tienen un enorme potencial en la alimentación de vacunos.
Simeone sostiene que los granos de destilería tienen un enorme potencial en la alimentación de vacunos de carne. Estos subproductos poseen un valor energético superior al grano de maíz cuando se utilizan en la etapa de terminación de novillos y vaquillonas. El óptimo nivel biológico de inclusión tanto de DDGS (granos secos de destilería) como de WDGS (granos húmedos de destilería), se encuentra entre 30 y 40% de ración (en base materia seca).

Si bien ambos subproductos son superiores al grano de maíz, el proceso de secado parece reducir el valor alimenticio de los mismos, haciendo que el resultado sea mejor utilizando granos húmedos. No obstante, la utilización de diferentes porcentajes de DDGS en reemplazo de grano de maíz, mejora el resultado económico del engorde de novillos aunque depende del nivel de inclusión y de la distancia a las fábricas.

 

Comments are closed.

Contactenos