Uruguay perdería 11.500 hectáreas de suelo sin los planes de uso y manejo

URUGUAY  –  

Al celebrarse los 100 años de la estación experimental La Estanzuela, de INIA en Colonia, el ministro interino de Ganadería, Enzo Benech, defendió la política oficial y sostuvo que la información generada fue clave  –

El ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Enzo Benech, destacó ayer en la estación experimental La Estanzuela, al celebrarse los 100 años de este centro ubicado en Colonia, que la información generada por este centro le ha permitido al país  adoptar herramientas como los planes de uso y manejo de suelos que de no existir solo por el área de soja plantada le significaría a Uruguay una pérdida de 11.500 hectáreas de suelos al año.

El acto organizado por el Instituto Nacional de Invetigación Agropecuaria (INIA) contó con la participación de más de 300 personas, incluido los ministros de Agricultura de la región.

Benech recordó que en 1964 se instaló un  ensayo en La Estanzuela que hoy se mantiene –y que se conoce como el campo de las rotaciones– que generó la información que ha permitido que hoy se puedan establecer los planes de uso y manejo de suelo en forma obligatoria a los predios agrícolas de más de 100 hectáreas.

Además en estos momentos se está trabajando para incorporar a los tambos, en primer lugar los ubicados en la cuenca del río Santa Lucía. Benech dijo que es importante cumplir con todo lo que “sabemos que hay que hacer, pero para hacerlo necesitamos información, compromiso político y estrategias de largo plazo”.

Agregó que actualmente Uruguay es de los pocos países del mundo que tiene 1,5 millones de hectáreas bajo planes de uso y manejo de suelos. En tal sentido, aportó algunos datos que calificó como desafiantes al referirse al manejo de este recurso natural.

Dijo que está estudiado que las pérdidas tienen un límite de 7,5 toneladas de suelos y que por lo tanto todos los productores que hacen agricultura tienen la obligación de presentar un plan que demuestre que se respetan esas condiciones.

“Pero nosotros sabemos por la información generada que  el promedio de las hectáreas agrícolas que no se manejan bien y donde se hacen monocultivos tienen una pérdida de suelos de unas 25 toneladas por hectárea y por año, en lugar de las 7,5, que entendemos que sería lo tolerable”.

Benech explicó que con estos números, si el país no tuviera planes de suelos, solo en el área de soja representaría una pérdida que ascendería a 27,5 millones de toneladas de suelos, lo que equivale a perder una superficie de 11.500 hectáreas por año de ese recurso. Pero además se trata de la desaparición de los mejores suelos productivos de Uruguay”.

El jerarca dijo que se debe poner mucho énfasis en ver cómo “usamos el suelo que tenemos” y que todo esto se puede hacer con trabajo articulado entre la investigación, con políticas de Estado de largo plazo, y el compromiso de los productores  y de las gremiales”. Benech opinó también que “en nuestros países los dineros invertidos  en investigación constituyen un excelente negocio; nosotros lo tenemos medido: por cada $ 1 que se invierte, se genera un retorno de $ 20”, sostuvo Benech.

Invertir

La presidenta pro témpore del Consejo Agropecuaria del Sur (CAS), la ministra de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia, Nemesia Achacollo, destacó ayer en el acto de INIA La Estanzuela la importancia de invertir en la investigación, que después vuelve a los productores, y para encarar medidas ante situaciones  generadas por el cambio climático, que es el desafío actual. El CAS culmina hoy  en Colonia una reunión de dos días.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos