“El capital genético que tiene el país en ganado lechero es muy bueno”

URUGUAY  –

Entrevista en El Observador Agropecuario al presidente del Instituto Nacional para el Control y Mejoramiento Lechero Uruguayo –

 

¿Qué significa la marca Mejoramiento y Control Lechero Uruguayo, presentada el pasado martes 27 de mayo?
Significa la consolidación de la nueva marca, porque el Instituto Nacional para el Control y Mejoramiento Lechero al cual pertenece ya había nacido el año pasado con la fusión del Instituto Nacional de Mejoramiento Lechero y Control Lechero de la Asociación Rural del Uruguay. En este marco hay un importante número de productores lecheros que están enviando la información de sus establecimientos a lo que hoy representa la única base de datos. El esfuerzo apunta a eso precisamente, a que haya una sola base de datos y con una sola prueba genética y es claro que al país le va a servir que exista un solo instituto especializado en esta materia.

¿Y cuáles son hoy los principales datos que maneja el instituto?
Se cuenta con 350 productores en el sistema, 100 mil vacas masa activas y 32 empresas independientes de contralor  lechero que se ocupan de medir la producción de las vacas a nivel de los establecimientos para luego entregarla a Mejoramiento Uruguayo.  Luego, cada socio también remite registros complementarios a la producción de modo que el conjunto de los registros del tambo sean analizados por nuestro instituto.

¿Cuáles son las metas que se han trazado?
Las metas son llegar a recibir los registros de 200 mil vacas en un par de años y lograr que todas esas vacas tengan información de sólidos, en función de que hay un porcentaje bajo de productores que están realizando controles de proteína, grasa y células somáticas. Lo que deseamos entonces es seguir motivando a esos productores a que se integren al sistema que es la forma de medir a sus vacas con respecto a las de otros productores y al promedio de nuestro sistema. Así podrán saber si van por el camino correcto, sobre todo en la elección de toros padres o en la venta de reemplazos.

¿Y cómo se ve este trabajo del instituto desde los mercados del exterior?
Se ve en forma positiva, porque nosotros estamos integrando Interbull, una institución que se ocupa de llevar adelante las evaluaciones genéticas internacionales, y hoy podemos comparar los toros de otras partes del mundo con respecto al país y eso es muy importante para nuestra ganadería.

¿Qué información llega a los productores de este sistema?
A los productores les llegan dos informes anuales, uno en primavera y otro en otoño, con respecto a sus vacas y a sus reemplazos,  para ver si un animal de reemplazo es superior a su madre y con respecto principalmente a lo que son los índices productivos y reproductivos. La vaca que es más rentable en el tambo no tiene porque ser la vaca que da más leche, porque a lo mejor la vaca que da más leche da menos sólidos que una vaca que da menos leche y más sólidos. La única manera de poder evaluar esto es registrando y enviando los datos a nuestro sistema. Para los casos en que no se cuente con la herramienta, el productor recibe un programa de computación con nuestra supervisión y soporte técnico.

¿Estamos ante un esfuerzo 100% privado?
Esta institución es de los productores y es financiada por los propios productores que pagan una cuota social determinada por vaca masa y como contrapartida reciben toda la información que procesa la institución.

¿Tienen previsto desarrollar un plan de extensión?
La directiva de nuestra institución ya lo tiene elaborado y lo va a poner en práctica en unos 15 días. En el plan de extensión se  difundirán las ventajas del servicio a los productores en los lugares que sea necesario realizar, para lo cual se va a contar también con la colaboración del Instituto Nacional de la Leche.

¿Tienen proyectado trabajar con la evaluación de todas las razas lecheras?
Hoy tenemos una evaluación genética nacional con la raza Holando a través de un convenio con la gremial de criadores y la Asociación Rural del Uruguay, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, el Instituto Nacional de la Leche y la Facultad de Agronomía; aspiramos a que podamos hacerlo con las restantes razas lecheras. La evaluación genética es una herramienta importante y sus resultados según el ranking en que se ubican a nivel nacional son entregados a los productores. La información abarca lo que se genera en las distintas categorías de animales registrados, como son terneras, vaquillonas y vacas.

¿Cómo se ve a la lechería en el aspecto productivo y también en lo empresarial?
Al sector lo vemos con muy buenas perspectivas, si bien hay que reconocer que hay un problema de costos productivos que genera una situación muy diferente a los años anteriores. Pero indudablemente que el capital genético que tiene el país en ganado lechero es muy bueno y ha sido el responsable del crecimiento de producción alcanzado año a año en exportación de productos lácteos y de terneras, fundamentalmente a China. En este marco, Uruguay presenta perspectivas importantes que entendemos que no tienen techo de crecimiento, en tanto que cada vez hay que afinar más los números para lograr que los establecimientos sean rentables. Las posibilidades de seguir creciendo son indiscutibles en función de la genética animal que tiene el país, por lo que debemos seguir mejorando y para ello contamos con esta herramienta de mejoramiento que aporta nuestro sistema de control, que nos da la pauta de cuáles son las mejores vacas de cada establecimiento y cuáles son los mejores toros padres a usar en nuestros planteles.

La ficha

Edad: 59 años
Hijos: Uno, Leandro
Actividad: Productor rural en Paraje san Gregorio, San José
Fútbol: Hincha de Peñarol

HUGO OCAMPO – EL OBSERVADOR

Tags:

Comments are closed.

Contactenos