Frigoríficos dicen que no fijan el precio del ternero

URUGUAY  –  INDUSTRIALES RECHAZAN TAMBIÉN UNA INTERVENCIÓN EN EL MERCADO DE HACIENDAS –

Las gremiales de la industria frigorífica ratificaron la necesidad de un libre mercado para que el sector ganadero tenga un crecimiento sustentable y afirmaron que, al revés de lo que se sostiene, el precio del ganado gordo no fija el del ternero, por lo que propusieron que lo haga, según un trabajo presentado el pasado martes en una reunión con dirigentes ruralistas.

Del encuentro realizado en la sede de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), que fue la continuación de otro realizado el 10 de junio pasado en la sede de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), participaron los presidentes de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), la CIF, la ARU y la Federación Rural (FR); y los delegados ante el Instituto Nacional de Carnes (INAC) de las dos gremiales de productores.

En la oportunidad los industriales le entregaron un documento a los productores, al que accedió El Observador, donde expresaron su preocupación por disponer de una cantidad adecuada de terneros cada año, aspecto que es clave como fuente única de materia prima para la actividad industrial.

También expresaron que la única forma de crecimiento que tiene la producción cárnica en el país es dentro de un libre mercado y sin intervenciones, entendiendo que la negociación entre privados es el instrumento idóneo para el crecimiento del sector.

El documento ejemplificó que existe un alta volatilidad de los precios de los ganados para el campo (terneros, novillitos, etcétera). Las oscilaciones de los precios de los terneros con relación al ganado gordo van de menos de 14,9% a más de 37%, con lo cual las variaciones se presentan en una brecha de hasta 52,7%, según datos de los últimos seis años (337 semanas) informadas por la Asociación de Consignatarios de Ganados (ACG).

El estudio, que demostró que las oscilaciones no están directamente relacionadas con el precio del ganado gordo, sugiere a los productores la posibilidad de crear un mecanismo entre los propios ganaderos, por el cual un ternero de 140 a 160 kilos tendría a manera de ejemplo un precio mayor del 20% al precio del novillo gordo informado por INAC para cada semana. Que el ternero de más de 160 kilos a 180 kilos tendrá un precio mayor de 18% y que el ternero de más de 180 kilos valdrá 16% más que el novillo gordo. Esto permitiría dar seguridad al criador, según la opinión generalizada y la del propio ministro en la reunión del pasado 17 de junio, indicó el estudio.

El trabajo de los industriales  intenta desvirtuar lo que durante muchos años han aseverado representantes del sector público y privado respecto a que el precio del ganado gordo incide en las decisiones de los criadores, lo que ocurre cuando se reduce el precio del ganado y se afirma que incide en la cantidad de vacas a entorar y por ende, en la producción de terneros.

En tal sentido, el estudio indica que el precio del ternero ha llegado a tener variaciones de hasta 52% en relación al novillo gordo, y cita un caso obtenido de las 337 semanas informadas desde el 17 de noviembre de 2007. 

En una semana en que la industria frigorífica compró el novillo gordo en pie a US$ 1,85, el ternero se compró a US$ 2,48 el kilo, pero en otra semana en que el novillo gordo se compró a igual precio de US$ 1,85, el ternero se pagó a US$ 1,68. La diferencia por kilo fue de US$ 0,80 y por ternero de 150 kilos de US$ 120. 

Esto demuestra que el mercado de reposición no está vinculado estrictamente con el precio de compra de la industria frigorífica y que la explicación puede encontrarse en aspectos de lluvias, pasturas, exportación en pie o en el propio ánimo de los productores, sostienen los industriales.

Relación entre el novillo y el ternero

Si el ganado gordo gordo y el ternero fueran parte de un mismo mercado deberían evidenciar una transferencia constante de precios entre ambos. Por ejemplo, podría ser que el ternero tuviera un precio por kilogramo 10% mayor al novillo gordo. Esta diferencia debería mantenerse en el tiempo, aceptándose oscilaciones atribuibles a momentos excepcionales de oferta y demanda de uno u otro, afirma el documento de los industriales.

HUGO OCAMPO – EL OBSERVADOR  –

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos