Ganaderos del Mercosur se oponen a dejar de vacunar contra fiebre aftosa

URUGUAY –

Por el momento existen fundamentos técnicos que generan preocupación, según dirigentes de la FARM  –

La Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM) está de acuerdo con los planes de erradicación de la fiebre aftosa en el hemisferio Sur que se manejan en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), pero en principio no comparte el planteo que se analiza en ese ámbito de dejar de vacunar contra esta enfermedad al año 2020.

Es una medida que deberá analizarse muy en profundidad porque Sudamérica tiene un país como Venezuela, con problemas aún con la fiebre aftosa, y es una nación muy complicada política y geográficamente, incluso para efectuar una auditoría, dijo a El Observador el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Rubén Echeverría.

En la misma dirección se expresó a El Observador el presidente de la Federación Rural, Carlos María Uriarte, quien resaltó su preocupación por este tema que es impulsado por algunos países y regiones interesados en dejar de vacunar contra la fiebre aftosa.

Por el momento, los países que integran la FARM no quieren dejar de vacunar, existen fundamentos técnicos para ello, pero Brasil está presionando porque tiene libre de fiebre aftosa sin vacunación a la región de Santa Catarina, sostuvo Echeverría.

En la reunión de la Farm realizada ayer en Buenos Aires, también preocupó a los dirigentes el tema bienestar animal ya que entienden que es fundamental por varias razones éticas y económicas, pero se cree que existe una prioridad “exagerada” por algunas ONG. El propio director general de la OIE, Bernard Vallat, dijo a los dirigentes rurales de la FARM en la anterior reunión en Paraguay que muchos de los integrantes de esas ONG son personas vegetarianas y los mueve otra motivación, dijo el titular de la ARU.

Brasil explicó política triguera

Por otra parte, el comercio del trigo en la región fue presentado por los representantes de Brasil, que desde el año pasado está comprando trigo a Estados Unidos con arancel cero y que en principio continuará haciéndolo hasta fines de 2014. El arancel establecido por el Mercosur es de 10%, lo que pone en desventaja el intercambio comercial en la región. Brasil importó el año pasado un millón de toneladas de trigo desde Estados Unidos y este año llegará a dos millones de toneladas.

La medida perjudica a los propios productores brasileños, pero además a Uruguay, que tiene un excedente del cereal, en tanto que Argentina tiene una limitante política que le impide exportar. Ese fue el disparador que llevó a Brasil a comprar el trigo a Estados Unidos con arancel cero. “Un trigo que es subsidiado y tiene menores costos. Es una medida que no es justa frente a los restantes países de la región”, según Echeverría.

También se consideró en relación a la huella de carbono que se exagera en la incidencia que tiene la ganadería, que se estima en 15% de las emisiones totales, pero que nada se dice sobre el resto de los deshechos alimenticios, chatarras y otros elementos que representan el 85% restsante, acotó el dirigente ruralista uruguayo.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos