“El campo tiene un sponsor escondido y se llama crisis forrajera”, dijo Marcelo Pereira

URUGUAY  –

El trabajo de monitoreo satelital que el ingeniero agrónomo Marcelo Pereira Machín, técnico del Instituto Plan Agropecuario (IPA), realiza desde hace 14 años en campos de la colonia Juan Gutiérrez, en el departamento de Paysandú, le ha permitido analizar que los campos “tienen un sponsor escondido y se llama la crisis forrajera”.
El concepto mencionado por el profesional sanducero surge de expresiones vertidas en su momento por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, el ingeniero agrónomo Tabaré Aguerre, quien ha expresado que “el campo no tiene sponsor”.

En la colonia Juan Gutiérrez se viene discutiendo un tema que es clave “y trata sobre si estamos sobrecargados o no. Para discutir eso debemos tener datos y no de un año, sino datos de años muy buenos, otros malos y otros medios”, dijo, agregando que en 14 años “podemos obtener muy buena información”.

“Para sorpresa mía” –enfatiza él técnico– “discutiendo casos pusimos dos ejemplos de hace un mes. Los dos estaban con la carga ajustada, lo que a mí me llamó la atención”. Pereira entiende que “esto obedece mayoritariamente a las sequías; valoriza o revaloriza el campo natural como un recurso estable y sobre todo, con una gran capacidad de recuperación después de la sequía”.

A partir del monitoreo satelital que se aplica con éxito en el país, “son varias las cosas que cambian”, sostiene Pereira. “Yo creía que el mes en el que se producía menos pasto en la zona de basalto era julio y no es así, es junio. A partir de julio, la tasa de producción en términos promedios comienzan a aumentar. Uno piensa que el mes de mayor producción de pasto es octubre y en realidad en el basalto es noviembre”.
Al tener una serie tan grande de datos de 14 años, “uno se permite calcular el concepto de carga segura. Por ende, al tener datos de tantos años y saber lo que come una vaca, uno puede saber cuántas vacas se pueden ubicar en ese campo. Es un dato importante que hace al manejo correcto de las pasturas naturales”, aclaró.

Jornada
El pasado martes se desarrolló en Montevideo la tradicional jornada de presentación de las Carpetas Verdes, por el ingeniero agrónomo Carlos Molina, oportunidad en donde Marcelo Pereira mostró los últimos datos del monitoreo satelital.

“Contamos lo que ha sucedido desde el punto de vista forrajero, en el ejercicio comprendido desde julio 2013 a junio de este año, que es el ejercicio que coincide con el cierre de las Carpetas Verdes, que es el monitoreo agroeconómico que lleva el Plan Agropecuario en más de 100 predios”, explicó Pereira.
Para toda la zona agroecológica del país, desde el punto de vista del crecimiento de pasto, “el ejercicio fue de un año promedio. Hubo un crecimiento en términos promedio de 1,8% por encima de lo normal”, acotó.
Destacó algunos aspectos interesantes, como por ejemplo que dentro del año “hubo alguna tasa deficitaria, por debajo de lo normal, en tanto que en otoño estuvo muy por encima, en el orden del 19 al 20 por ciento. Eso significa que entramos al invierno con pasto, generándose fundamentalmente en los meses de febrero, marzo y abril, entrando con muy buena disponibilidad de pasto”. Señaló que “pese que en el invierno hubieron tasas de crecimiento por debajo de lo normal, los animales tuvieron un buen desempeño, por lo que salieron del invierno con buena condición corporal”.

Otro aspecto destacado por Pereira se dio en enero 2013, “pero tiene una repercusión enorme en este ejercicio. Las tasas de crecimiento en pleno período de entore fueron muy por encima de lo normal, del orden del 20 al 30 por ciento, determinando que se agrandara el plato a cada vaca y se preñaran muy bien, incluso con una excelente parición que determinó un récord de terneros”. Aclaró que en invierno, si el pasto crece muy por encima de lo normal o por debajo, “es como que crezca muy por encima de nada, porque las pasturas naturales en invierno crecen poco”.

Precisó que “actualmente habiendo muy buenas tasas de crecimiento todavía se ve muy poca disponibilidad de pasto, lo que se debe a que hay muchos animales arriba del campo”. Esto se reflejó en el análisis que efectuó el ingeniero agrónomo Carlos Molina en la presentación de las Carpetas Verdes.


Pereira apuntó que “hay que saber que las dotaciones que se están manteniendo hoy con muy buenas productividades son fruto de que el pasto crece por encima de lo normal. Ni bien se tranque, volvemos a situaciones normales, donde las tasas de crecimiento no son tan buenas como está ocurriendo hoy en día”.

Dijo que las tasas de crecimiento “van a mejorar porque los pronósticos son firmes en cuanto a la continuidad de lluvias. Hay que tener conceptualmente claro que cuando uno tiene campos con mucha dotación y baja altura de pasto, no está permitiendo que las especies de invierno semillen”. Entiende que es bueno. 

“Como normalmente las especies de invierno primero producen pasto y después espigan a la salida de esta época, si no se le da un afloje, no semillan. Por eso, cuando uno hace que los campos estén siempre pelados, predominan las especies rastreras de verano”. 

“Lo que es común y la gente no debe desesperarse” explica el profesional, “es que sobre pasto en la primavera. Eso tiene que pasar para que se traslade el pasto al verano. El verano es, además, la estación en donde tenemos menos seguridad de que se produzca mucho pasto y por eso las sequías se producen en el verano y no en la primavera”.

La zona de influencia de Paysandú “está dominada por el basalto superficial, el que produce un material que contiene mucha agua y que ni bien aparece una seca de 10 o 15 días y falta el agua, el material se quiebra y se vuela, desayunándose uno al poco tiempo que está en una crisis forrajera”.

FUENTE: EL TELÉGRAFO

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos