Preocupa competencia desleal de EEUU en el sector arrocero

URUGUAY  –  

Los productores arroceros, preocupados por una competencia que entienden es desleal por parte de Estados Unidos en el mercado internacional de este producto, iniciaron acciones tendiendes a corregir un perjuicio que de momento ha complicado la concreción de algunos negocios o disminuido sensiblemente el valor en otros que sí se pudieron efectuar.

Ese fue, incluso, uno de los temas clave entre los considerados este viernes en la asamblea anual ordinaria mandatada por los estatutos de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), realizada en las instalaciones del Instituto Nacional de Investigació Agropecuaria (INIA), en la localidad de Villa Sara, en Treinta y Tres.

“Hubo una buena representatividad de todas las regionales, quedamos muy conformes con eso porque es un momento difícil ya que mucha gente está metida en las chacras tratando de arreglar las cosas y porque, además, se aprobó por unanimidad el balance y la memoria anual y se concretó la renovación parcial en la comisión directiva y total en la comisión fiscal, como estaba previsto”, comentó Ernesto Stirling, ingeniero agrónomo y presidente de la ACA.

Ingresaron al equipo directivo de la gremial de los productores arroceros Pascual Corá, de Tacuarembó, y Eduardo Enssling, de Río Branco, dijo a El Observador.

El martes 9 de diciembre, en la próxima reunión, los integrantes de la directiva tomarán la decisión sobre la distribución de cargos, como lo indican los estatutos.

Volviendo al tema considerado al inicio de este informe, Stirling explicó que “preocupa mucho la caída de los precios en el mercado internacional, EEUU está fundiendo los precios, tienen una ley agrícola nueva que le pega fuerte al sector nuestro”.

Indicó que “esa ley americana otorga a los agricultores estadounidenses la posibilidad de optar por un seguro por rendimiento u otro por precio”. La enorme mayoría, dijo, optó por el segundo seguro, mediante el cual, en una suerte de subsidio encubierto, reciben US$ 15 por bolsa. Eso, de la mano de una cosecha elevada, hace que EEUU salga a colocar su arroz en forma muy económica en el mercado. Uruguay, pues, no ha podido colocar el producto en el que fue su cuarto destino, México, tampoco en otros países centroamericanos y en el caso de Irak, donde acaba de ganar una licitación, la presión de EEUU (con un producto de menor calidad, claro) determinó que Uruguay concrete los negocios, pero a unos US$ 30 menos por tonelada en relación a los antecedentes.

Stirling explicó que, por otra parte, la ley agrícola mencionada es distinta a su antecesora y fue muy bien diseñada, de tal modo que sea complicado iniciar acciones correctivas a través de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Afirmó que es una suerte de paraguas muy bien pensado, “cubrieron todos los flancos, pero hay un perjuicio real, hay un subsidio encubierto” y por ello es que se han iniciado gestiones por parte de la ACA en conjunto con la sectorial del arroz y los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca y de Relaciones Exteriores, a los efectos de ver cómo proceder para corregir un escenario que plantea complicaciones para todo el sector arrocero uruguayo, no solo para los productores.

Ese problema, además, se añade al mencionado de las condiciones anómalas en la siembra y al del incremento de los costos, que vienen ascendiendo desde hace varias zafras; se pensó que esta vez iba a detenerse esa escalada, dado el aumento del valor del dólar, pero las labores adicionales en las chacras para enmendar al menos en parte los perjuicios por el estado del tiempo durante la plantación ya lo pone en duda.

 Fuerte caída del área arrocera

 Ernesto Stirling afirmo que la siembra, que acaba de concluir, “fue muy complicada”. Hubo atrasos notorios en las labores debido al estado del tiempo. Las lluvias fueron muy irregulares. En ciertas zonas excesivas y en otras insuficientes. Hoy incluso hay zonas tan inundadas en las que no se pudo sembrar y otras en las que hace un mes no llueve. El área caerá de las 172 mil has de la zafra anterior en 10 mil has o un poco más. El dato exacto estará luego de las declaraciones juradas que deben presentarse antes del 31 de diciembre. Las malas condiciones de siembra, que incrementaron los costos productivos, generan dudas sobre cómo se desarrollarán los cultivos y, por ende, pueden incidir en los rindes que deben ser elevados, por encima de 8.000 kilos por ha promedio, para cubrir los costos productivos.

FUENTE:  JUAN SAMUELLE  –  EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos