Con pariciones concentradas más y mejores corderos a la señalada

URUGUAY  –

En campo natural se evaluó una suplementación energético-protéica en un abrigo climático artificial una semana previo a los partos  –

La mortalidad de corderos al parto es una de las mayores fuentes de pérdidas en los sistemas ovinos –media del 20%–, donde el complejo “inanición-exposición al clima” es la principal causa. El productor entiende que ello parecería agravarse cuando, fruto de servicios de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF), la parición es muy concentrada. El problema es conocido, pero poco es lo que en condiciones extensivas se ha avanzado, por la lenta y/o difícil respuesta en la utilización de montes y/o cortinas de abrigo o por la impracticable y/o alta inversión que requiere el encierro y cuidado en parideras.

En ese marco, según explicó a El Observador Agropecuario el veterinario Julio Olivera Muzante, del Laboratorio de Reproducción Animal de la Facultad de Veterinaria en Paysandú, hay un aporte clave: un trabajo impulsado por dicha facultad de la Universidad de la República, la Estación Experimental La Estanzuela del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria a través de la veterinaria Georgett Banchero y el veterinario Nicolás Errandonea.

Evaluó en campo natural (disponibilidad promedio de 600±390 kg/ms/ha y 12% de proteína cruda) el efecto de una suplementacion energético-proteica (bloque ovino preparto Cobalfosal) y de un abrigo climático artificial conformado por carpas de encierro modelo Tico y cortina de vientos en el alambrado con nylon de silo, siete días previos a los partos. Se efectuó entre setiembre y octubre en El Recuerdo (cerca de Tomás Gomensoro, Artigas), sobre suelos de basalto (IC promedio 95), donde en un área restringida de 250 ha hay un sistema criador con terminación de corderos pesados a campo natural, Merino x Merino Dohne, a una carga promedio de 0,95 UG ovinas/ha.

Para este estudio se generaron cuatro grupos experimentales: un lote sobre campo natural; un lote sobre campo natural más bloque; un lote sobre campo natural y abrigo artificial; y un lote sobre campo natural más bloque y abrigo artificial. Se usaron 341 ovejas gestantes de servicios de IATF en abril, esquiladas preparto, con 16% de borregas de dos dientes y 10% de ovejas melliceras. Las ovejas fueron manejadas a una dotación de 11 ovejas/ha (8 ha/lote).

Se registró el consumo diario de los bloques; los vientos, temperatura y precipitaciones; y en tres recorridas diarias las ovejas paridas, asistidas al parto, los corderos nacidos, abandonados y muertos en cada lote. Se buscó interferir lo mínimo para facilitar un buena unión entre madre y corderos. A la señalada (30 días pos parición) se registró el número de corderos vivos y su peso.

Las ovejas consumieron en promedio 5 kg/cabeza de bloque en el período. La parición se concentró en siete días (85% de los partos), con una dispersión de 13 días. No hubo lluvias de importancia, ni bajas sensaciones térmicas (mínima 12º C). El 6% de las ovejas fueron asistidas al parto (sin diferencia entre lotes).

La mortalidad en las primeras 96 horas fue en promedio de tan solo 9%, siendo las principales causas de muerte la inanición por abandono y la distocia al parto. La mortalidad de corderos acumulada hasta la señalada fue de tan solo 11%, y el peso promedio de los corderos a ese momento fue de 11±2 kg, evidenciando una corderada pesada y sobre todo muy pareja. Esto solo es alcanzable con servicios de IATF y una parición concentrada y mejor vigilada.

La buena calidad del campo natural ofrecido y/o las buenas condiciones climáticas en el período de mayor concentración de partos no permitieron apreciar en su justa medida la utilidad del abrigo artificial y/o su interacción con el bloque, pero sí el efecto atenuador del abrigo en sí mismo (sensación térmica mínima 3º C mayor en los lotes con abrigo).

No se apreciaron diferencias significativas de mortalidad de corderos entre lotes, pero a la señalada los lotes suplementados con bloque tuvieron una mayor producción de carne por oveja parida (10% más). Dada la mayor producción láctea que alcanzan las ovejas que consumen bloque se estima que ésta diferencia sea superior al momento del destete, justificando la inversión: 4 US$/oveja aproximadamente.

En años de baja disponibilidad y menor calidad del campo natural seguramente la potencialidad de esta herramienta sea mayor.

La alta concentración de partos y la dotación utilizada parecieron no elevar en forma importante la mortalidad de corderos al parto, al menos con un bajo porcentaje de mellizos como el utilizado. La buena vigilancia establecida permitió, en condiciones extensivas y sobre la raza Merino, disminuir los valores de mortalidad de corderos promedio del país y aproximarse, con mucho menor inversión, a los de sistemas intensivos con encierro y uso de parideras que algunos establecimientos vienen probando.

En un año ambientalmente desfavorable para el ovino, donde las estimaciones de señalada promedio país rondan el 66%, este establecimiento logró un 86%.

 Aportes destacados

El grupo técnico que elaboró el estudio agradece a El Recuerdo, de la familia Errandonea López, y a su personal de campo, su colaboración y hospitalidad. También al agrónomo Juan Luis Algorta y a Barraca Deambrosi por facilitar los bloques ovino preparto. Se trató de un trabajo cofinanciado por proyecto INIA FPTA Perfil 315. La información detallada puede ser solicitada a joliveramuz@gmail.com.

JUAN SAMUELLE  –  EL OBSERVADOR AGROPECUARIO

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos