Menor exportación de lácteos en volúmen pero a mejores precios que Fonterra

URUGUAY  – 

Colocaciones cayeron 30% en las útimas tres quincenas y los precios están 30% superior a Fonterra  –

Las colocaciones de productos lácteos de Uruguay en el mercado internacional en las últimas tres quincenas han disminuido en el orden del 30% con relación a tres meses atrás, sin embargo los precios se ubican en un entorno del 30% superior a las referencias que resultan de los remates de Fonterra en Nueva Zelanda, destacó a El Observador Agropecuario el presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche (CUPL),  Horacio Leániz.

Sobre las perspectivas, dijo que “parece que hay una tendencia a que se consolide una recuperación en los precios de la leche en polvo entera y de caseina y que se detiene la suba en la manteca”.
Resaltó a su vez  la presencia de Venezuela y Rusia en las compras de leche en polvo y quesos y en manteca, respectivamente, considerando que si bien no es mala la señal de los precios, no es buena la de los volúmenes demandados.

Agregó que a nivel local el sector está condicionado por los costos, que a su vez son condicionado spor las políticas públicas. Explicó que una política como la actual, que incrementa el peso estatal en las tarifas públicas, compromete la viabilidad del sector.

Leániz explicó que el sector tiene tres elementos que son gravitantes. En primer lugar el país no tiene acuerdos comerciales con terceros, por ejemplo “no se ha esmerado en tenerlos con el sudeste asiático, China o Estados Unidos y en consecuencia tiene un acceso con menos preferencia que nuestros competidores de Oceanía a esos mercados”. El segundo elemento es que los costos nacionales no están bajando e incluyen componentes fundamentales como la energía y el transporte que a su vez impacta más en el sector industrial que en el sector productivo.

El tercer tema es la inelasticidad en la mano de obra. En este concepto incide por ejemplo que para el productor pueden estar bajando los costos transables, como los fertilizantes o la incidencia de los precios de los granos, pero esa baja no permite aprovechar una supuesta baja de la ración, porque se pierde en el camino, por ejemplo por el costo interno de flete que no es transable.

En el caso de la industria es a la inversa de lo que ocurre con el sector primario. Dos terceras partes de sus costos son no transables (mano de obra, energía, transporte, etcétera) y un tercio son transables (maquinarias, amortización de equipos). Por lo tanto, no le puede transferir íntegramente su condición de eficiencia al precio del productor, porque el precio de la leche al tambero es residual.

En ese marco, el productor y directivo explicó que el precio en dólares que recibe hoy el tambero –libre de descuentos se ubica en unos $ 8,75 el litro– es entre un 20% y un 25% inferior al invierno pasado.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

Comments are closed.

Contactenos