Aparecen pisos en el mercado de granos

INTERNACIONALES  –

Esta semana se detuvo la tendencia declinante del mercado, aunque no se logra tampoco romper la tendencia con alzas significativas.

Los elementos que ayudaron a que esto ocurriera fueron una recuperación del precio de petróleo, el dólar que también se estabilizó y un mayor dinamismo en el mercado de aceite de soja, fruto de la intención de Indonesia de incrementar más de dos veces y media el subsidio a la industria de biodiésel. Sin embargo, la gran oferta de soja esperada en Sudamérica, un mercado abastecido de maíz, y la oferta barata de trigo francés hacen difícil que el mercado pueda desarrollar subas mayores.

Algunos eventos que podrían generar sobresaltos en precios: mañana el USDA actualizará sus estimaciones de oferta y demanda mundial, y si reconoce la mayor demanda que estamos viendo sobre EE.UU., deberíamos encontrarnos con una reducción de stocks finales.

Luego, a partir del 19 de febrero se realizará el Outlook Forum del USDA, en el que se discutirán las tendencias para la campaña 15/16. En diciembre vimos que se esperaba mayor área de soja y menor de maíz. Los privados hablan de un paso de área de 1 mill./ha en ese sentido. Sin embargo, desde entonces el precio del maíz mejoró en función del de soja, así que hay expectativa al respecto.

En cuanto al alza del petróleo, estuvo muy relacionada con una huelga en EE.UU., factor que en algún punto se revertirá, y por lo tanto tiene los pies de barro. Sin embargo, también se dio un recrudecimiento de la violencia en Libia que vuelve a poner en duda el abastecimiento desde esa región, factor clave del mercado.

Comenzando por el mercado de soja, mientras que la producción esperada para Brasil bajó de 95 mill./t a unos 93 mill./t, la de la Argentina, que estaba entre 54 y 55 mill./t, ahora se proyecta en 57 mill./t. Lo que bajó Brasil lo subió la Argentina.

En el caso de nuestro país, habría que adicionar que al momento restan comercializar unos 11 mill./t de soja. Si pensamos que pasarán de cosecha unos 10 mill./t, la oferta potencial sería de 67 mill./t. Esta gran oferta sería moderada por la intención del productor de vender lo mínimo indispensable a estos precios que le implican aceptar un quebranto económico.

En cuanto al maíz, la recuperación del precio del petróleo ayudó mucho a este mercado. El otro elemento que también tiene a favor es la expectativa de que el USDA reconozca mayor demanda y baje stocks, y que la intención de siembra para el año próximo baje en EE.UU.

Las limitaciones para este mercado vienen del lado de la gran oferta en ese país y la perspectiva de que si el clima mejora en Brasil se termine incrementando la intención de siembra de maíz de segunda (la safrinha).

Desde la Argentina, el maíz viejo está totalmente aislado de esta discusión por no disponer de espacio para exportar. No obstante, en lo que es cosecha nueva también hay un desprendimiento paulatino de precios, ya que el precio de exportación permitiría lograr 135 u$s/t por maíz nuevo, y los precios a duras penas superan los 120 u$s/t. Eso se debe a que no hay ROE Verde anunciados. Creemos que éstos podrían publicarse junto con los de trigo y por volúmenes importantes. Sin embargo, si el ritmo de uso de los permisos es tan rápido como lo fue en la asignación previa, habrá que estar muy atento a vender, ya que la apertura durará poco.

En el mercado de trigo, los dos grandes proveedores de cereal barato, Rusia y Ucrania, están fuertes. Sin embargo, apareció un tercer proveedor de trigo barato que es Francia, ayudado por la devaluación del euro frente al dólar. De hecho, esto está haciendo que el trigo francés esté competitivo con el argentino puesto en Brasil.

Ayudando a Chicago, esta semana Egipto difundió que planea utilizar una línea de préstamos subsidiada por el Gobierno norteamericano, para comprar cereal de dicho país. Éste es más caro que el europeo, pero en tiempos de restricción de divisas por la caída del precio del petróleo, el financiamiento es un elemento muy importante a favor del comprador.

En el mercado local, la novela del trigo es cada vez más bizarra. El Gobierno necesita divisas y traba importaciones vitales para el desarrollo local, cuando habilitando los 5 mill./t de exportación de trigo ingresarían más de u$s 1.000 millones.

Por otro lado, de la mano de AFA el Gobierno dará 100.000 t con el compromiso de que se pague el FAS teórico. En años anteriores, la cooperativa le otorgó a cada productor que tenía trigo entregado con antelación la posibilidad de vender un porcentaje a dicho precio. Si esto es exitoso, ¿se le darán a AFA tonelajes mayores? ¿Se establecerá la obligación de que el resto de los operadores que sean exportadores hagan lo mismo?

Esto despertó críticas dentro de la Mesa de Enlace, ya que no todos sus integrantes son cooperativistas, y en el seno de CIARA, entidad que las cooperativas también integran, ya que los exportadores tienen comprados 2 mill./t a precios por debajo del FAS teórico, que podrían quedar con imposibilidad de embarcar si hay alguna medida restrictiva.

En el medio de todo esto, lo concreto es que el productor, sea cual fuere su escala o filiación al movimiento cooperativista, siembra trigo para venderlo y cobrarlo, y hoy por hoy ni siquiera hay interés de recibir el trigo aún sin precio.

9-02-2015.

Fuente: Ámbito Financiero.

Comments are closed.

Contactenos