Cinco personas fueron procesadas por faena de toro del presidente de la ARU

URUGUAY  –   LUCAS  FARÍAS  – EL OBSERVADOR  –

El caso fue aclarado tras comparar genéticamente carne que se ofrecía en un local comercial de Melo con los restos del animal  –

Los análisis de ADN se posicionan como una herramienta fundamental para resolver los casos de abigeato y faena clandestina. La participación de los expertos de la Brigada de Prevención y Represión del Abigeato (Bepra) y del Instituto Nacional de Carnes (INAC) fue vital para encontrar a los responsables de la faena del toro Polled Hereford de pedigrí hurtado al presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly.

INAC emitió ayer un comunicado donde señaló que las muestras de carne de los restos del toro Polled Hereford de pedigrí, faenado en el establecimiento Los Horcones, en la madrugada del jueves 29 de enero, fueron comparadas con el ADN de la carne incautada por inspectores de INAC y personal de Bepra en un local comercial de la ciudad de Melo.

El resultado del análisis determinó que se trataba del mismo animal. Ante las pruebas, la jueza catalogó el caso como faena clandestina y procesó a cinco personas, dos de ellos con prisión.

Desde el año 2008 INAC aplica esta metodología en coordinación con los organismos del Ministerio del Interior, con la finalidad de aportar pruebas irrefutables a la Justicia ante este delito. El operativo lleva más de 800 muestras extraídas en todo el país.

En estas horas se espera el resultado de la comparación de muestras de ADN de los cueros de borregas Corriedale faenadas en el establecimiento La Lucha, de la familia Echeverría –ubicado próximo a Cardona y Ombúes de Lavalle, en Soriano–, con carne inacutada por la Policía en el domicilio del sospechoso.

INAC recordó que continúa  con la campaña Carne Segura, para informar y exhortar a la población sobre la importancia de comprar carne en locales habilitados. La carne comercializada en carnicerías habilitadas proviene de establecimientos de faena avalados y controlados por el MGAP. El Instituto advierte que la carne no inspeccionada por un veterinario oficial puede provenir de un animal portador de alguna enfermedad que pase desapercibida.

Tags:

Comments are closed.

Contactenos