Destraban crisis por certificación electrónica a faena

URUGUAY  –

El Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG) descomprimió la conflictiva implantación del sistema de certificación electrónica de los ganados a faena que denunciaron los veterinarios al habilitarse en la tarde del pasado jueves el trámite en la red Abitab, que se suma así a la del Correo Uruguayo.

Por otra parte, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) procura soluciones a los problemas del denominado Asterisco 02 que presentan en su trazabilidad alrededor de 500 mil vacunos de diferentes edades. Estos animales que tienen algún movimiento no registrado perdieron la trazabilidad y no pueden ser embarcados a faena para los mercados de alto valor.

El presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganados (ACG), Sebastián Blanco, quien  mantuvo ayer una reunión con funcionarios del área técnica del SNIG, comentó a El Observador que es necesario esperar una solución para esos animales.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly, dijo que esos animales que están siendo rechazados complican los embarques, lo que está causando un malestar muy grande, porque todos los productores “tenemos algún animal en esa situación”. Por esta razón, este lunes 9 de marzo recibirán a la titular del SNIG, María Nela González, en la sede de ARU.

El pasado lunes entró a regir la nueva certificación electrónica a la faena, que está cargo de los profesionales veterinarios privados y que otorga nuevas garantías para los mercados. La certificación es válida para los embarques de vacunos hacia la Unión Europea, Suiza y Cuota 481. No es responsabilidad oficial que los operadores hayan utilizado otros dispositivos cuando en su momento se informó que se habría de utilizar como sistema de certificación al Correo Uruguayo, que fue el que ganó la licitación, sostuvo González al programa Valor Agregado de Carve.

Pablo Nieto, veterinario de la zona de Cardona, dijo a El Observador que no tenía su firma habilitada porque no son compatibles los sistemas de Correo Uruguayo con el de Abitab, donde había comprado el dispositivo para hacer la lectura electrónica, hasta que el jueves se hizo la habilitación. Agregó que nadie les recomendó no comprar esos aparatos y que en las agencias de Correo Uruguayo de Cardona, Santa Catalina, José Enrique Rodó (Soriano) e Ismael Cortinas (Flores) nadie sabía de esos dispositivos para hacer la certificación.

El  presidente del Centro Médico Veterinario de Paysandú, Lauro Artía, contó a El Observador que las dificultades registradas en esa zona se fueron solucionando. Hubo problemas para obtener la certificación del veterinario oficial y relató que en su caso una tropa de Paysandú debió ser certificada por un funcionario del MGAP de Young y, en otro caso, por un veterinario de Artigas. “También los veterinarios oficiales tuvieron problemas”, dijo. Además, Nieto tuvo inconvenientes para certificar un ganado que iba a ser embarcado porque la funcionaria del MGAP en Carmelo (Colonia) tampoco tenía la firma electrónica habilitada.

La capacitación de los veterinarios
Según el Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG) hay 1.200 veterinarios acreditados para hacer certificaciones electrónicas de ganado. Pero hay 200 veterinarios que no recibieron la capacitación y por lo tanto no están acreditados. La realización de esas capacitaciones a los veterinarios fue divulgada suficientemente entre diciembre y febrero pasado, dijo  la titular del SNIG, María Nela González.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos