La recría de novillos Holando es un buen negocio

URUGUAY  –

Henry Rochón abrió las puertas de su establecimiento en una jornada del Instituto Plan Agropecuario  –

Henry Rochón es un pequeño productor que ha demostrado que con un manejo sencillo y prolijo, cuidando los recursos, fundamentalmente el suelo, se pueden alcanzar  buenos resultados económicos en la recría de novillos Holando.

Alterna en dos opciones: ganadería y agricultura, sin tener tambo ni ganado de cría. Hace solo invernada y algo de chacra en la zona de Ombúes de Lavalle, en Colonia. Su predio es de 48 hectáreas y solo 34 hectáreas son aptas para la agricultura, donde alternó con cebada y soja.

Pero luego en su idea de cuidar el suelo y maximizar los recursos se inclinó más a la ganadería, donde aprovechó la suplementación con sorgo molido y fardos en el invierno. Por eso se volcó a realizar una recría intensiva de machos Holando, relató Rochón a El Observador Agropecuario.

La experiencia del productor fue difundida en reciente jornada en su predio, promovida por el Instituto Plan Agropecuario (IPA), con nutrida concurrencia.

Rochón consideró que en la zona es una buena veta engordar novillos Holando, porque el ganado está en una zona típicamente lechera y porque también está la agricultura de base forrajera (alfalfa y verdeos, de invierno y verano). Admitió que el novillo Holando tiene una buena ganancia de peso pero hay que darle una pastura y una “alimentación de primera”, lo que le permite alcanzar un rendimiento muy aceptable.

Rochón está muy conforme con su estrategia de comprar animales de 200 kilos y engordarlos hasta los 500 kilos, aproximadamente en unos 340 días, a través de una ganancia diaria de 900 gramos, lo que se hace en base a buenas pasturas.

En su opinión, estos novillos compiten de igual a igual con los animales de razas carniceras alcanzando en mitad del invierno rendimientos en cuarta balanza de 52,5%.

El negocio ha venido bajando en sus resultados, cayendo en el nivel de competitividad e incidiendo la suba enorme de los costos de vida medidos en pesos, reconoció el productor.

Carlos Molina (IPA), quien presentó los resultados económicos en la jornada, remarcó a El Observador Agropecuario los buenos números de margen bruto que alcanza Rochón, quien por estar en esa zona lechera tiene fácil acceso a novillitos Holando. En promedio compra esos novillos con 240 kilos, obtiene una ganancia diaria de 900 gramos en base a pasturas y algo de complementación. El costo del kilo comprado de esos animales (US$ 1,40 el kilo vivo), es muy menor a un novillo de raza de carne con lo cual logra en el comienzo del sistema una fortaleza importante.

En cerca de 340 días logra llevarlos a peso de faena, de 480 a 500 kilos, obteniendo muy buenos resultados económicos porque no solo compra más barato el ternero, sino que además por el control que tiene de sus sistemas de producción familiar, sus costos son de US$ 1,20, que se suman al valor de compra de US$ 1,40 el kilo y que  vende a precios de US$ 1,64 el kilo en pie, lo que genera un margen de US$ 0,44 por kilo producido.

Es un margen importante puesto que el año pasado logró 400 kilos de carne por hectárea sobre un área de casi 40 hectáreas. Ahora en ocho meses de este ejercicio obtiene US$ 180 de margen por hectárea con la venta de 18 novillos y quedan en el campo 58 animales que saldrán para frigorífico al cierre del ejercicio, lo que completará un muy buen resultado.

Fernanda Bove, quien fue contratada por el IPA para monitorear en la región sur a todos los predios que integran el proyecto de recría de machos, destacó como muy particular el razonamiento que hace el productor, que no se fija tanto en el negocio, sino en la dotación.

“Hasta que no vende su producción anual, no sale a comprar la reposición. Por lo tanto no especula, como es común que se haga en la recría de los vacunos. Trabaja con Holando porque en  la compra tiene una diferencia de costo a su favor importante y en la venta del ganado gordo casi no hay diferencia, es de apenas dos centavos de dólar en la cuarta balanza. También sabe que esta raza nunca puede perder peso para que pueda expresar todo su potencial y por ello es que en promedio ganan un kilo por día y por animal”, explicó Bove.l

La experiencia de los productores

El técnico de la Regional Litoral Centro del Instituto Plan Agropecuario (IPA),  Julio Perrachón, destacó a El Observador Agropecuario la importancia de difundir la tecnología que desarrollan los productores que hacen la recría e invernada de ganado Holando.

Resaltó que la experiencia del productor Henry Rochón demuestra que en un predio chico de 48 hectáreas, con un manejo estratégico, sencillo y prolijo, trabajado junto a su familia y el complemento de prestar algunos servicios con una máquina de siembra directa, puede lograr un buen resultado económico.

Perrachón mencionó como ventajas la cercanía donde está físicamente ubicada la oferta y donde el pequeño productor puede ir comprando en lotes de 10 o 12 animales. Perrachón explicó que además la relación flaco/gordo es siempre favorable porque el kilo del novillo Holando es siempre más económico frente al ternero de carne. Pero resulta que luego en el precio de venta final hay una diferencia que no es muy grande. Otra gran ventaja surge en la eficiencia de conversión de pasto a  carne, donde se observa que  es superior en el Holando. Además es un animal manso, acostumbrado a trabajar con el alambrado eléctrico. La gran desventaja que tienen estos animales es su tamaño y por ello nunca le puede faltar pasto.

 Nuevo impulso
La faena de novillos Holando, que ha cobrado especial relevancia últimamente, apunta no solo al aprovechamiento  de una categoría que tradicionalmente era el descarte de esta raza, sino a producir animales que generen cortes de alta calidad, incluso con vistas a  cumplir con exportaciones de carne para  la  exigente cuota Hilton de Europa, según un programa que impulsa la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), que fuera acordado con el grupo de frigoríficos Minerva y que promueve precios bonificados a la paridad de las razas carniceras.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos