Las lluvias fueron insuficientes para recuperar el campo natural

URUGUAY  –

Las lluvias que se esperaban finalmente llegaron prácticamente para todo el país, aunque para el campo natural a esta altura del año resultan insuficientes. El máximo registro hasta la hora 7 de ayer se ubicó en los 56 milímetros (mm) en la zona de Nueva Palmira, en Colonia. El promedio nacional mensual es de 100 mm

Las lluvias que se registraron en la madrugada de la víspera continuaron durante toda la jornada, a la vez que se espera que continúen hoy, según las previsiones que ante la consulta de El Observador adelantó el funcionario del Instituto Uruguayo de Meteorología, Mario Bidegain.

La zona más favorecida fue el suroeste del país, integrado por los departamentos de Colonia, Soriano, Río Negro y sur de Paysandú, en el corazón agrícola. Las lluvias que se registraron en esa región fueron relativamente altas, con un máximo de 56 mm en Nueva Palmira (Colonia).

Además, otras zonas presentaron buenos registros, como Fray Bentos, la capital de Río Negro, con 50 mm, mientras que en Soriano la  marca en Dolores fue de 45 mm y en Cañada Nieto de alrededor de 42 mm, lo que beneficiará las pasturas en esa región,opinó Bidegain.

Por otra parte, se supo de registros de entre 10 mm y 40 mm en Salto; Piedra Sola (Tacuarembó), 25 mm; Paysandú, entre 28 mm  y 41 mm; Flores, entre 30 mm y 40 mm. El complemento de esta información se conocerá a la hora 7 de hoy debido a que las lluvias continuaron ayer a lo largo del día en todo el país.

En una recorrida de contactos telefónicos efectuados por El Observador en distintos puntos del país con representantes del Instituto Plan Agropecuario (IPA) completó un estado de situación caracterizado por lluvias que ocurrieron con distinta intensidad, pero que en todos los casos fueron bienvenidas.

En la zona de San Pedro (Colonia) las precipitaciones llegaron a unos 40 mm y es probable que superen esa marca. Ello trajo como consecuencia que las cosechas de cultivos de verano se detuvieran. En tanto que para las praderas y verdeos instalados va a significar una ayuda importante, comentó Julio Perrachón.

Opinó que luego de algunas semanas sin agua, esta situación permitirá que haya nitrógeno en el suelo. Además, mientras no se presenten fríos, la respuesta de las pasturas será buena.

El campo natural

Sin embargo, la situación es muy diferente en el campo natural, según destacó el presidente de la Mesa de Campo Natural, Marcelo Pereira. En primer lugar, al hacer referencia a la zona de Paysandú, explicó que la situación es muy complicada sobre la ruta 26, que une con el departamento de Tacuarembó y donde hay pastos muy superficiales que se secan y se vuelan. Hay problemas de pastos y de falta de agua, sostuvo el técnico.

“En realidad las lluvias que se registren desde ahora serán de muy poca utilidad para el campo natural” que representa el mayor aporte de alimentación ganadera del país, dijo Pereira. Puede arreglar algún problema de aguadas, aunque es poco lo que podrá solucionar con los registros que han ocurrido en las distintas zonas, en tanto que a partir de ahora las tasas de crecimiento disminuyen notoriamente porque se vienen las heladas.
Según Pereira, no hay que olvidarse que se está ingresando al último tercio del otoño, período que se parece mucho al invierno, y en el invierno el pasto prácticamente no crece.

En materia de pasturas instaladas –mejoradas– es notorio que han sido muy afectadas por la sequía y se observa que fueron comidas por los ganados y que no han rebrotado. Por lo tanto, para este rubro los 35 mm promedio en la mayoría de las zonas del país resultan muy favorables.

HUGO OCAMPO – EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos