El problema de la lechería es financiero, dijo Daniel Zorrilla

URUGUAY  –  

Complicación que es coyuntural es financiera y no es económica, dijo asesor de ANPL  –

La complicada situación que atraviesa la lechería es coyuntural y debe ser manejada como un asunto financiero y  no económico, porque el sector está produciendo bien, aseguró a El Observador Agropecuario el asesor de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Daniel Zorrilla.

Zorrilla participó en una asamblea de delegados de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL) realizada el pasado jueves 14 en Santa Lucía, donde hizo una proyección de perspectivas en función de lo ocurrido en los últimos 15 años y de las diferentes formas de financiamiento colectivo que existieron.

En ese sentido hay que recordar los Fondo de Fortalecimiento de la Actividad Lechera (FFAL) I y II, y el crédito facilitado a través de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), y tratar de ver cómo se encara la crisis actual. El tema, con el resultado de los talleres realizados, es analizado por la ANPL para elaborar una propuesta.

Zorrilla opinó que el sector lechero cambió de un nivel de precios que operaba en una situación relativamente estable a un nivel de precios mucho más elevado pero con una enorme inestabilidad.

El técnico admitió que se pasó a una zona de un negocio que es bastante mejor, pero que tiene una realidad muy inestable, por problemas de precios y clima. Para este marco es que “tenemos que prepararnos”, dijo Zorrilla, quien agregó  que la actual caída que tiene la lechería del país es como “las que ya tuvimos, no es demasiado diferente”.

El asesor de la ANPL expresó que la actual situación que tiene la lechería seguramente va a ser coyuntural y agregó que la clave es manejar financieramente y de la mejor manera posible estas oscilaciones.  “Se deben aprovechar los mejores momentos como los que tuvimos en los últimos tres ejercicios y tratar de sobrellevar los momentos más complicados como en la actualidad”, acotó.

Zorrilla, quien también presta funciones como asesor en el Instituto Nacional de la Leche (Inale), dijo que el ejercicio pasado cerró en forma positiva en la gestión económica de los tambos y estimó que el actual también habrá de finalizar de igual forma. Y seguramente el próximo también.

Por lo tanto, son momentos que “hay que aprender a manejar y que ya lo hemos hecho en otras oportunidades. La experiencia de 2008-2009 fue muy buena y ese tipo de herramientas es la que hay que empezar a desarrollar pensando hacia el futuro. Que funcionen como estabilizadores de un sistema que se observa que seguirá siendo inestable”.

Zorrilla entendió que estos movimientos de precios en los mercados lácteos son coyunturales, no pueden durar demasiado porque a nivel mundial son números inviables. Por lo tanto, va a suceder lo que ocurrió en otras caídas como estas, donde el precio se recupera con más o menos rapidez.

La única diferencia de esta situación con la de años anteriores puede ser determinar hasta qué nivel de precios baja y cuánto tiempo dura, “pero es un asunto coyuntural. Por lo tanto, este tema debe ser manejado como un tema financiero y no como un asunto económico o que el sector tiene que cambiar su manera de producir, porque sería una visión equivocada de la realidad..

Zorrilla  explicó que “nuestro sistema de producción ha sido extremadamente exitoso y por lo tanto no es eso lo que está en cuestionamiento. El problema es cómo pasar los momentos de bajas del mercado que son coyunturales. Si no se enfoca en ello, se podrían tomar medidas que resulten equivocadas”.

Hay que atenuar la inestabilidad
El sector lechero tiene dos problemas a resolver: uno urgente para superar la iliquidez que atraviesa y otro de mediano plazo que es buscar un mecanismo que  permita atenuar la inestabilidad que caracteriza a los  mercados últimamente, según  Daniel Zorrilla. Precisamente en ese tipo de herramientas es que está trabajdo el Instituto Nacional de la Leche (Inale) informó a El Observador Agropecuario su presidente, Ricardo de Izaguirre.

Especialmente preocupa encontrar un mecanismo que posibilite un financiamiento que permita establecer un margen entre el costo y el precio del producto, y que se active cuando se perfore el nivel de costos asistiendo financieramente hasta que se normalice el margen, debiéndose reintegrar luego ese aporte.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

 

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos