Para el investigador de INIA Bruno Lanfranco, un mercado a futuro es viable

URUGUAY –  Aunque sea pequeño ese mercado debe tener reglas muy claras según el experto –

No existen impedimentos estructurales para que funcione un mercado a futuro en la ganadería uruguaya, aún siendo chico en la faena y en la formación de precios en el mercado. Sin embargo, por ser tan pequeño, se tienen que dar condiciones muy claras para que pueda concretarse y sea viable.

Este concepto fue destacado a El Observador Agropecuario por Bruno Lanfranco, investigador principal en el Área Económica del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA). Explicó que una de las condiciones requeridas es que la institución donde funcione ese mercado a futuro tiene que tener el know how necesario, que fue lo que no existió en 1993 cuando hubo un intento similar en la Bolsa de Valores de Montevideo.

Además, tiene que ser atractivo para los inversores que son los especuladores. Para que un productor o un industrial puedan hacer una cobertura sobre un ganado, en la contraparte siempre tiene que haber alguien (especulador) que asuma ese riesgo, de lo contrario no puede funcionar.

Actualmente no hay ninguna bolsa funcionando con esas características, por lo que se planteó hacer coberturas cruzadas con la de San Pablo, que hoy es la única de la región que tiene contratos de ganados de carne y donde desde 1980 el contrato de Boi Gordo es uno de los más exitosos.

“Allí aprendimos que en general no son los productores los que participan directamente, sino que son losfrigoríficos. Por lo tanto, para que funcionen estos instrumentos la industria debe estar dispuesta a participar, porque es la que maneja grandes volúmenes y ello permite diluir costos importante del sistema”, dijo Lanfranco.

El técnico del INIA dijo que en Brasil los frigoríficos representan 40% del funcionamiento del mercado a futuro, que son los mismos que están presentes en Uruguay como JBS, Marfrig y Minerva, que en Brasil hacen cobertura de precios. También participan los bancos en otro 40%, en tanto el 20% restante son grandes feedloreros.

Una limitante que podría tener en Uruguay es que los contratos se hacen sobre ganados en feedlots, lo que en Uruguay podría ser el encierro para la cuota 481 de Europa. Ocurre que cuando finaliza ese encierro, cualquier día que el productor se demora en venderlo tiene un costo financiero muy alto.

En Brasil los frigoríficos representan 40% del funcionamiento del mercado a futuro, que son los mismos que están presentes en Uruguay como JBS, Marfrig y MinervaEn Brasil los frigoríficos representan 40% del funcionamiento del mercado a futuro, que son los mismos que están presentes en Uruguay como JBS, Marfrig y Minerva

Por otra parte, con relación al ganado criado a pasto, que es la mayor parte del sistema, el productor resuelve esa situación de oportunidad de venta, reteniendo el ganado con costos que son menores que operando en un mercado a futuro.

Diferencias a considerar

Sin embargo, si se extiende la cuota 481, y otros negocios en base a ganados de encierro se formalizan con más fuerza, es posible que el mercado a futuro pueda funcionar. Hay algunas dificultades que se deberían tener en cuenta. Si bien en el mediano y largo plazo ambos precios operan en forma muy parecida, hay diferencias en el corto plazo por cuestiones de cada uno, donde los precios dejan de comportarse en forma simultánea, lo cual puede ser un riesgo cuando se cruza el precio local de ganado con el de San Pablo.

Citó como ejemplo cuando en octubre de 2008 bajó el precio internacional de la carne, lo que impactó notoriamente en Uruguay, que exporta más del 70% de su carne, pero no lo hizo en Brasil porque exporta un 20% y su mercado interno amortiguó la caída de los valores externos, sostuvo Lanfranco.

FUENTE: Hugo Ocampo – El Observador Agropecuario

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos