Advierten sobre la baja de las tasas de crecimiento de las pasturas naturales

URUGUAY  –

La situación que determinó la emergencia agropecuaria muestra que hasta junio pasado provocó la disminución en las tasas de crecimiento de las pasturas naturales en casi todo el país. Esta disminución respecto al promedio histórico, tiene mayor incidencia en la zona de Sierras y Colinas de Este.

Estas afirmaciones fueron destacadas por el ingeniero agrónomo, Marcelo Pereira, técnico del Plan Agropecuario (IPA), quién hizo un  llamado de atención respecto al manejo predial en base al ajuste de carga para que el impacto no tenga las consecuencias negativas como las que generó la crisis actual. A continuación el diálogo con Pereira elaborado por el Área de Comunicaciones del IPA.

 

¿Cuál es la condición de los campos en términos generales? 

En términos generales, lo que paso en diciembre y enero, en todas las zonas agroecologías es que creció el pasto por encima de lo normal. Si miramos el Basalto creció 15% en diciembre, 22% en enero, en Cristalino un 12% y 18% respectivamente, en la Cuenca sedimentaria del Noroeste fueron un 5 y 10%, en las Planicies del Este fue de un 7% en diciembre y 17% en enero, pero en general fueron mayores.

Las tasas de crecimiento en febrero fueron normales y luego comenzó un tobogán en la caída de producción y en todas las áreas agroecológicas hace como mínimo 4 meses que las tasas de crecimiento son negativas respecto a los promedios históricos. Estas tasas se agudizan en las zonas de las sierras del Este y Colinas del Este, que son las zonas más afectadas.

En las Colinas del Este, en mayo y junio el crecimiento fue de 42% y 35% menos a lo normal, y en las sierras del Este la disminución fue de un 26% en mayo y 21% en junio debajo de lo normal. En este sentido se puede observar como se ve afectada esta zona y gran parte del Cristalino.

 

El verano fue benévolo con la producción de pasturas ¿qué pasó?

Exacto, una paradoja es que se generó un banco de forraje en diciembre y enero, y ahora no hay forraje suficiente en estas zonas afectadas, sabiendo que las tasas deficitarias de crecimiento se dan en finales de otoño e invierno, y que en invierno lo que no creció, no crecerá. No hay probabilidad que se compense ahora la faltante con el crecimiento en invierno.

Los campos estuvieron muy cargados y hoy se nota, con excepción de aquellos campos en suelos superficiales donde los pastos se quiebran y naturalmente se autolimpian.

 

¿La carga es parte de la explicación?

Merece una reflexión con que carga trabajamos, hay una reducción del área de campo natural y área de pastoreo, desde el 2000 hasta hoy se redujo un 10%, del 73% en 2000 al 63% hoy. Además, estos campos son más marginales ya que los mejores se destinaron a la agricultura, hay menos área de pastoreo y de menor calidad y el área de praderas no aumentó. Por este motivo los campos también están más cargados que lo habitual.

El banco de forraje que se creó en verano, se consumió y una de las maneras de solucionar este problema es el manejo de una carga segura. Tener una carga que permita trabajar con pasto y que oficie de seguro para cuando hay déficit de agua, el que puede terminar o no en crisis forrajera. Porque no necesariamente el déficit de agua deba terminar en crisis forrajera, en la generalidad de los casos si uno hace un manejo seguro de la carga esto no ocurriría.

Estudios de Facultad de Ciencias marcan que las frecuencias de las sequías en los últimos años no aumentaron, lo que si aumentó son las crisis forrajeras que se pueden evitar ajustando la carga a tiempo.

 

En particular, esta crisis se originó en otoño

El momento que falta el agua tal vez no es tan importante cuando es en invierno, pero si cuando la falta es en primavera cuando se genera el 60% del pasto y en base a eso debemos manejarnos todo el año. Si tenemos poco pasto y la sequía se da en otoño, eso determina que ingresemos “regalados” al invierno. Lo curioso es que se generó un banco de forraje interesante en verano y entramos sin pasto al invierno. Eso es un fenómeno de la carga, ese pasto se consumió. En general el pasto tiene que sobrar, guste o no guste,  porque la variabilidad climática que tenemos nos obliga a trabajar con un seguro y el seguro es trabajar con pasto. Eso dinamiza todo el sistema.

Cuando me preguntan cuál es la variable tecnológica que va a tener más impacto en Uruguay, sin dudas digo que el ajuste de la carga es la variable que va a tener más impacto en la ganadería sobre campo natural, en las pasturas naturales y la condición o salud de esas pasturas.

Hace 5 años que no teníamos crisis forrajeras, hace 5 años que la carga viene aumentando en Uruguay, hace 5 años que la productividad viene aumentando. Por eso es importante reflexionar sobre estos temas ya que las crisis forrajeras tienen un impacto muy grande en la trayectoria de las empresas y dejan secuelas por una serie de años bastante larga.

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos