Reconocimientos y reclamos de ARU en el cierre de Expo Prado

URUGUAY  -Las principales frases del discurso de Ricardo Reilly en el cierre de la muestra –

En el comienzo de su discurso en el acto de cierre de la 110ª Expo Prado, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly, recordó la trayectoria de la gremial que cumple 144 años y su protagonismo en el liderazgo de la incorporación de tecnología en el agro. Repasó los registros genealógicos, el compartimento ovino y la participación de la gremial en la revolución agrícola de los últimos años.

Abogó por levantar la mira y dejar de lado el país del corto plazo, frase que recibió los aplausos de la tribuna.

“La competitividad depende de una serie de factores que deben ser analizados de forma integrada y no separada. La globalización provocó un incremento en el comercio mundial y el comercio exterior juega un rol determinante en un país exportador como el nuestro. Nos preguntamos cuál es la estrategia de nuestro país. Nos encontramos en un Mercosur que para nada cumple con los objetivos que le dieron origen, las relaciones comerciales son de escasa relevancia en el bloque, representan menos de 10% del comercio mundial”, expresó.

“Según la Cancillería US$ 660 millones por año se pagan en aranceles, más de US$ 200 millones solo en carne, lo que significa 17% del valor de la carne que exportamos. Esperamos un fortalecimiento de nuestra política exterior, fortaleciendo nuestra inserción, sin quedar afuera de los acuerdos comerciales del mundo. Reconocemos la nueva estrategia de la Cancillería, pero el país no puede dejar su silla vacía en las negociaciones internacionales como sucedió con el TISA”, dijo.

“La baja de precios y altos costos está dejando empresas con números en rojo y la posible consecuencia de disminución de puestos de trabajo que todos queremos evitar. El área de siembra de soja se está reduciendo y con ella el dinamismo que esa actividad traslada a toda la economía nacional. La lechería no escapa a este escenario, valoramos el esfuerzo del ministro de Ganadería para paliar esta coyuntura, declarando primero la emergencia agropecuaria en la sequía otoñal, que también asistió a productores ganaderos. En la lechería instrumentó una salida como el Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera, buscando caminos comerciales como el negocio con Venezuela. Pero la lechería necesita soluciones de fondo”, agregó.

“No debemos ignorar al sector granjero, con sus altos costos de producción, con una desaparición importante de pequeños productores. La ARU generó una exposición en el Montevideo rural priorizando la transferencia de tecnología a pequeños productores, la Expo Melilla”, comentó.

“En el mundo baja el petróleo y sin embargo en Uruguay suben las naftas. Nos preguntamos hasta cuándo seguirá vigente el subsidio al transporte urbano por parte del agro. Más de US$ 130 millones del agro son transferidos al año a ese destino, cada vez que se enciende una cosechadora, un tractor o un camión hasta llegar a los puertos”, señaló.

“La misma eficiencia que se le exige al sector privado para subsistir le exigimos a las empresas del Estado de carácter monopólico, responsables de administrar el producto del trabajo y el esfuerzo de todos los uruguayos”, subrayó.

“Será crucial acompañar el camino de devaluación de las monedas, de lo contrario será un impuesto encubierto a la producción. El déficit fiscal es de 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB). En los próximos años el gobierno deberá actuar con prudencia, para no afectar la producción y los puestos de trabajo. La población no resiste más carga impositiva. Ni nuevos impuestos ni incrementos, ni a nivel nacional ni departamental. No puede ser que cada vez que a alguien se le ocurra que quiere más recursos, se apele al bolsillo de la gente sin medir ningún tipo de retorno. Por eso lamentamos que la Ley de Presupuesto, a estudio del Parlamento, plantea otro incremento impositivo para la producción”, señaló.

“En los últimos 12 años los impuestos del campo aumentaron 300% y en los últimos seis años fue casi el doble, gravando un medio de producción como la tierra. Reiteramos con convicción la improcedencia de gravar a la tierra, que no coincide con el espíritu de la reforma tributaria”, dijo.

“Hay empresas que deberán pagar más impuestos aún con números en rojo, debiendo descapitalizarse”, agregó.

“Tenemos un déficit importante en la infraestructura, que lo termina pagando en última instancia el productor, por no tener la capacidad de trasladar hacia atrás el costo. En los últimos años la producción se multiplicó por tres, pero el porcentaje del PIB para el mantenimiento vial no acompañó, disminuyendo a la mitad en términos porcentuales. Apoyamos los mecanismos de Proyectos de Participación Público Privado, para revertir el tiempo perdido”, indicó.

“La inseguridad es tema nacional, el incremento de los delitos en el ámbito rural nos preocupa. Se debe dignificar a la familia policial. Se necesitan normas con penas mayores pero también la voluntad políticas para aprobarlas. El abigeato se convirtió en una de las peores plagas, los pequeños productores son los más vulnerables”, afirmó.

El cuidado del medioambiente no es responsabilidad de unos pocos, es de todos los días y todas las horas y es una responsabilidad compartida por todos los uruguayos. No hay desarrollo sostenible sin inclusión social. En la base está el productor, el trabajador rural, la mujer rural como soporte de la familia. Nos preocupa que cuenten con las mismas oportunidades que los que viven en las ciudades, el acceso a la salud, educación, comunicaciones. Que la sociedad otorgue igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos”, comentó.

Recordó a Alberto Gallinal Heber, expresidente de ARU, fundador del Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural (Mevir), cuyo objetivo fue mejorar las condiciones de vida del trabajador rural y de su familia. “Vemos con beneplácito que desde ese entonces, con el esfuerzo de todos, se construyeron más de 27 mil viviendas, acompañando el desarrollo de la campaña. Comprometemos nuestro apoyo a ese proyecto”, dijo.

“La educación es la llave para el desarrollo y el activo más importante de un ser humano. Albergamos esperanzas de superar las actuales circunstancias del sistema educativo, que no se soluciona solo con más recursos. Seguimos en una discusión desordenada que no hará más que agudizar las diferencias entre los ciudadanos en un mundo cada vez más competitivo, globalizado. Apostamos a un gran acuerdo nacional, con decidido liderazgo, con profesionalismo. Convocamos a todos, nadie está excluido. No hay más tiempo de postergaciones, las futuras generaciones no pueden seguir siendo rehenes de nuestra falta de determinación”, sostuvo.

“Tenemos un desafío de largo plazo, que va más allá de lo coyuntural. Con este espíritu queremos bajar el telón de la Expo Prado. Tenemos muchas oportunidades por capitalizar. La población mundial sigue en crecimiento y la demanda de alimentos también. El país tiene un prestigio ganado a través de tantos años con productos de calidad reconocida en su más amplio sentido. La producción agropecuaria es la que más efecto multiplicador tiene en la economía, cada dólar se multiplica por seis, mejorando la calidad de vida de todos los uruguayos. La vida de todos los uruguayos depende directa o indirectamente del campo. El campo genera 245 mil puestos de trabajo de manera directa. Cuando al campo le va bien a todos los uruguayos nos va mucho mejor. Habrá que trabajar juntos en el buen diálogo, con buen entendimiento, en paz y armonía para cumplir los objetivos y el país encontrará siempre un aliado comprometido como desde su fundación, hace 144 años”, concluyó.

 

 

FUENTE: EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos