Uruguay mejora su eficiencia en calidad de carnes

URUGUAY  –  

Auditoría reveló que las pérdidas se redujeron un 50%. El país deja de recibir US$ 15 por animal por problemas de calidad  –

La tercera auditoría de la carne demostró que el país pierde US$ 15 por animal por problemas de calidad, lo que suma por ese concepto un total de US$ 30 millones. Esto significa que las pérdidas se redujeron en alrededor de 50% con relación a la muestra anterior. Entre otros factores relevantes intervienen en esta situación los machucamientos que, si bien se ha mejorado, siguen teniendo una fuerte incidencia.
La auditoría de la carne, que es impulsada por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el Instituto Nacional de Carnes (INAC), aportó datos para encaminar las acciones de mejora en la producción, destacó a El Observador Agropecuario el director de Control y Desarrollo de Calidad de INAC, Ricardo Robaina.
El técnico explicó que estos insumos pueden dar una idea de cuánto hay que invertir para dejar de perder por lo menos parte de esos US$ 15 por animal, por lo que este tipo de auditorías se focalizó en medir los problemas que se presentan en los distintos puntos de la cadena.
Hasta ahora –y siempre por percepción– se había dicho que se pierde por machucamientos, por problemas de pH o en el cuero por los daños que provocan las marcas, pero nunca se había medido.
En el caso de los machucamientos y con la información precisa se trabaja ahora en cómo hay que encarar el tema. En consecuencia se sigue investigando cuál es la mejor manera de hacerlo y con la participación de la institucionalidad agropecuaria. Por ejemplo, en el taller final intervinieron autoridades y técnicos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Instituto Plan Agropecuario (IPA), Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), entre otras.
Hay que seguir trabajando para ver en qué puntos se puede dejar de perder para que la cadena sea más competitiva. Entre las mejoras introducidas a esta auditoría sobresalen las innovaciones en la fase 1 de encuestas y entrevistas a los distintos agentes de la cadena para obtener la percepción que tienen de los problemas de calidad. Se han agregado muestreos más científicos sobre productores de diferentes tamaños y selección de carnicerías según los niveles socioeconómicos.
Se ha preguntado sobre los atributos que más valoran de la carne, por qué atributo está dispuesto a pagar más o en qué tema estaría dispuesto a aceptar descuentos. También a nivel de plantas se ha ido protocolizando por ejemplo para medir los hematomas, lo que permite hacerlo de una manera cada vez más técnica. Robaina comentó que se está elaborando una cartilla de divulgación que se va a difundir antes de fin de año con todos los datos que surgieron del trabajo.

Una muestra cada cinco años

La auditoría de la carne que se realiza cada cinco años es un trabajo que se realiza en forma intensa, con un seguimiento que se desarrolla por varios meses y por un equipo de 25 a 30 personas que intervienen en representación de distintas instituciones, recordó Ricardo Robaina a El Observador Agropecuario. Explicó que en la primera edición de 2002 fue el INIA que planteó la iniciativa luego de haber conocido un proyecto similar en la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, institución que colaboró en aquella oportunidad. La actual auditoría se hizo en las 10 plantas industriales de mayor faena, en una muestra que estuvo integrada por 22 mil vacunos y 11 mil ovinos.

 

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos