“Si el muermo se diagnostica será un problema social y económico muy importante”

URUGUAY  –

¿Cuán riesgosa es la presencia de muermo en el sur de Brasil?
Creo que se puede evaluar que el riesgo es muy alto, porque hoy una enfermedad infecciosa, sea bacteriana o viral, en 48 horas puede dar la vuelta al mundo. Y está a poquitos kilómetros. Hace unos días dio positivo un caballo en Quaraí, a 5 kms de la ciudad de Artigas. En todo Río Grande del Sur hay una cantidad de focos no determinada, probablemente más de 20, muchos cercanos a la frontera. Dada la gran distancia de frontera seca y el intenso tránsito de caballos, que es una realidad, el riesgo de que la enfermedad se pueda diagnosticar acá es muy alto.

¿Cómo impactaría eso?
Si el muermo se diagnostica en Uruguay será un problema sumamente importante, desde el punto de vista social y económico. Uruguay exporta mucha carne, acá hay tres frigoríficos que faenan caballos para exportar carne equina. Se exportan muchos caballos en pie, han subido mucho los precios de los caballos y todo eso se vendría abajo porque al tener esa enfermedad Uruguay pierde su situación sanitaria de privilegio, porque acá no hay enfermedades que existen en los países vecinos.

Más allá de cumplir las medidas que dispuso el MGAP, ¿qué debe hacer el tenedor de equinos?
El muermo es una enfermedad que no tiene cura y que no tiene prevención vacinal, no hay una vacuna que pueda prevenirla. La principal prevención es el control, a nivel particular y oficial. A nivel particular, poner mucha atención en los animales, estar atentos a la observación de alguno de los síntomas aunque esta enfermedad es muy difícil de tratar porque puede haber casos asintomáticos y el período de incubación puede durar desde pocos días a varios meses. El animal puede estar incubando la enfermedad y no mostrar directamente signos del muermo. No hay que participar en actividades que involucren la concentración de caballos en la zona de la frontera, no importar forraje, realizar la desinfección de los vehículos si se va a lugares donde es posible que haya animales enfermos, tomar todas las precauciones ante una enfermedad infeccciosa.

En caso que sean perceptibles, ¿cuáles son los síntomas?
El muermo se puede presentar bajo distintas formas: nasal, pulmonar, septicémica general, cutánea o de forma asintomática. En la nasal se aprecia un corrimiento importante de pus, un pus característico, maloliente y con estrías sanguinolentas, en una o en las dos fosas; la forma pulmonar es muy parecida a la tuberculosis, son abscesos en los pulmones, capciosos, purulentos, lo que provoca disnea, dificultad respiratoria y tos; tos que puede hacer que se expulsen fomites, gotitas, que es una de las formas de transmisión para contaminar, como el corrimiento de la nariz, se puede contaminar las pasturas o el agua, por ejemplo; la forma septicémica es algo generalizado, difuso en todo el organismo y por lo general lleva a la muerte en poco tiempo; la forma cutánea se manifiesta en los ganglios linfáticos, aumentan de tamaño, se edematizan, hay una hipertrofia ganglionar, una adenitis, de los ganglios y de los conductos linfáticos, se engrosan y se hacen perceptibles a través de la piel, al madurar ese absceso puede drenar pus, como en los corrimientos, y eso ser fuente de contaminación; y en la forma asintomática el animal sí puede presentar emaciación, anorexia, debilidad, pero son signos generales que pueden ser comunes a otras enfermedades y esa es otra de las dificultades.

Dado que es una zoonosis, ¿qué otro mensaje trasladaría?
Es una enfermedad exótica, que nunca fue diagnosticada en el país, es una zoonosis y ese es otro de los grandes problemas del muermo. Se dice que es una enfermedad profesional, porque generalmente afecta a veterinarios, al personal que trabaja cerca de los caballos y al de los laboratorios, pero todos debemos cuidarnos. Tiene un índice de mortalidad muy alto. En los casos sin tratamiento es de 95% y en los que hay tratamiento es de 45%. El mensaje es que se tomen todas las precauciones posibles con el equipo de trabajo, que los veterinarios particulares no intenten hacer autopsias, que no manejen los casos francamente positivos sin los debidos resguardos como tapabocas, guantes, equipos descartables, botas que se puedan lavar y desinfectar. Lo fundamental es frente a cualquier sospecha hacer de inmediato la denuncia al servicio oficial.

Acaba de realizar una charla en Melo y tiene otras dos fijadas.
Hubo una charla en la Expo Melo, muy interesante por la cantidad de gente joven que concurrió, interesada en el tema, obviamente por la proximidad de la frontera. Habrá otra el 24 de octubre en Sarandí del Yi, en la exposición ganadera, y otra el 6 de noviembre en las jornadas de la Regional Norte de la Universidad que se van a hacer en Salto.

¿Qué otra actividad fijó AUVE?
Planificamos un congreso sobre tratamiento de desmopatías y tenopatías, problemas crónicos en ligamentos y tendones. Dos profesores de la Facultad de León (España), los doctores Jesús Sánchez García y Joaquín Sánchez Villa, están traspolando una técnica de medicina humana a la veterinaria –Electroforesis Percutánea Intratisular (EPI)– muy interesante porque es fácil de aplicar, con una expectativa de 80% de recuperación en casos crónicos. Con el apoyo de Hípica Rioplatense se hará el 3 y 4 de noviembre en el Palco de Maroñas y el 7 de noviembre en el aula magna de la Regional Norte de la Universidad, en Salto.

La ficha del entrevistado

Datos: Elbio Cosme Pereyra Pérez nació el 30 de diciembre de 1944, en Castillos, Rocha; está casado y tiene dos hijas y cuatro nietas.

Profesión: Médico veterinario.

Actividades: Está jubilado. Fue jurado de admisión de la ARU durante 50 años; docente de la Facultad de Veterinaria de la Udelar durante 43 años y funcionario del MGAP durante 42 años.

Pasatiempo: Descansar en Valizas.

Fútbol: Es hincha de Peñarol.

JUAN SAMUELLE – EL OBSERVADOR

Tags:

Comments are closed.

Contactenos