Suprimen la vacunación antiaftosa de noviembre

URUGUAY  –  Modificarán los períodos de vacunación según la propuesta oficial.

La Dirección General de los Servicios Ganaderos dispuso suprimir la vacunación contra la fiebre aftosa de noviembre, que corresponde a los terneros, en el marco de un cambio de estrategias y de fortalecimiento de otras formas de prevención, con vistas a la erradicación de la enfermedad en la región. En este contexto continuarán los restantes períodos de vacunación contra esta enfermedad.
Este tema será considerado en la reunión de la Comisión Honoraria de Sanidad Animal (Conahsa) a realizarse el lunes próximo, donde el sector privado dará su respuesta positiva a la consulta que oportunamente le formuló Servicios Ganaderos, destacaron fuentes privadas a El Observador.
Un tema que interesó a los representantes de los productores y veterinarios fue el planteo oficial de que los recursos que se ahorran por la no vacunación, de alrededor de US$ 2 millones, se destine a la capacitación en vigilancia de los veterinarios jóvenes, los que incluso nunca han observado los síntomas de esta enfermedad.
En el planteo del director general de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio, que estudiaron las gremiales que integran la Conahsa, se destaca en primer lugar que se han cumplido 14 años de restablecida la vacunación anti-aftosa en los bovinos de Uruguay y casi los cuatro años sin registros de la enfermedad en la región del Cono Sur.
En base a la situación sanitaria actual de la fiebre aftosa y considerando lo anteriormente citado se entiende que la vacunación de noviembre no aporta ningún elemento para mitigar los riesgos de una eventual reintroducción del virus de la enfermedad al país.
Se entiende además por parte del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) que con vistas a iniciar el proceso previsto en el Programa Hemisférico de Erradicación de la Fiebre Aftosa 2011-2020 es necesario comenzar el proceso del cambio de estrategia con el fortalecimiento de las otras formas de prevención que apuntan, en especial, a los problemas de vulnerabilidad.
En ese sentido, se destaca el funcionamiento de sistemas de vigilancia basados en caracterizaciones de riesgo actualizadas a los sistemas de producción y los cambios en el comercio internacional y regional que sean capaces de la detección precoz de la enfermedad en caso de reintroducción, la preparación para la respuesta ante la emergencia y el funcionamiento del banco regional de antígenos y vacunas

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR

Tags: ,

Comments are closed.

Contactenos