URUGUAY  –  La Sociedad de Productores de Leche de Florida encara un valioso emprendimiento. –

El predio del campo de recría de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF), que funciona en un predio de 3.600 hectáreas facilitado por el Instituto Nacional de Colonización (INC), encara un proyecto de riego que requerirá una inversión de US$ 700 mil, de los cuales el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) aportará US$ 500 mil. El proyecto impactará en un rodeo de 4.000 vaquillonas en la etapa de recría.
En una jornada realizada en el predio el viernes 9 de diciembre pasado, el titular del MGAP, Tabaré Aguerre dijo a El Observador Agropecuario que 65% de los productores que remiten terneras a este campo son tamberos de menos de 200 hectáreas y 37% son de menos 100 hectáreas.
El ministro valoró la función de los campos de recría pues permiten que en los tambos solo se encuentren las vacas en producción y que toda la recría de las terneras y las vaquillonas –incluyendo las inseminaciones– se realice eficientemente en un campo colectivo.
En la jornada se le planteó al MGAP la falta de agua que existía, lo que se encuadra dentro de la política del gobierno respecto al agua en clave de calidad, tratando de mejorar el manejo de los efluentes de los tambos para no afectar los cursos de agua, como la cuenca del río Santa Lucía, explicó Aguerre.
Por lo tanto, con recursos del proyecto de Estrategias Asociativas de Agua para la Producción (EAAP) se dieron los detalles de las inversiones en la construcción de una represa, que tendrá un área de 120 hectáreas de riego por sistema de pivot.
También se instalarán 23 kilómetros de cañería bajo tierra para generar 37 puntos de abastecimientos de agua, donde funcionarán 37 potreros con bebederos que garantizarán cantidad y calidad de agua.
“Eso es lo que significa ponerle un segundo piso a la producción, porque los animales con agua y sombra hacen un mejor aprovechamiento de la pastura y tienen mejores condiciones de bienestar animal”, dijo Aguerre.
Pero, además, hay un segundo proyecto al fondo del campo también de gran aporte que será analizado a futuro a partir de la experiencia que se logre con el primer proyecto, adelantó el titular del MGAP.
Por otra parte, el consultor Álvaro Ferreira, quien tiene a su cargo el diseño de la represa que funcionará en el predio de la SPLF, explicó que es proyecto multipredial. El objetivo del represamiento del embalse de agua es regar y dar agua de abrevadero para los animales de productores que los envían a la recría.
Luego explicó a El Observador Agropecuario las características principales del proyecto que tiene una capacidad de 20 mil metros cúbicos, donde una proporción importante es el abrevadero de ganados. Esto quiere decir que habrá un almacenamiento importante de agua durante seis meses abasteciendo al rodeo.
El resto se va a utilizar para riego mediante un pivot central que riega en tres círculos de aproximadamente 40 hectáreas cada uno. El objetivo es ir manejando distintas rotaciones y jugando un poco con el riego, que se destina a los cultivos más exigentes y de mayor potencial, explicó Ferreira.
Consideró que en ese aspecto se va a jugar un poco con las rotaciones agronómicas, con praderas de larga duración y cultivos para ensilar.
La represa va a inundar un poco más de 10 hectáreas en zonas bajas del predio –y de baja productividad– y que hoy son utilizadas con categorías de recría. El riego se hará por el pivot central, con un sistema de aspersión.
El presidente de la SPLF, Horacio Rodríguez, transmitió la gran satisfacción de la gremial que preside de que el MGAP e Inale hayan confiado en la institución para desarrollar los dos proyectos sobre riego y efluentes que son innovadores.
En el caso de los efluentes importa por la contaminación y porque ese tema se transformará en trabas al comercio. En tanto que el proyecto de riego es un gran desafío para la SPLF por la inversión y porque es necesario que funcione bien desde el punto de vista productivo.

El agua “nos cambiará la vida”

Eduardo Cruz, presidente de la Comisión del Campo de Recría de la SPLF, remarcó a El Observador Agropecuario que “representa un verdadero desafío incursionar en el riego, una tecnología poco difundida”. Es más conocida el agua en la parcela que a nivel del campo, donde “nos va a cambiar la vida”. Los grupos de animales suman más de 500 cabezas cada uno, lo que es bastante complicado, pero que de esta manera se facilita la tarea.
Cruz entendió que es un proyecto muy ambicioso para este campo de recría que maneja 4.600 animales, desde 100 kilos hasta vaquillonas para entregar preñadas. Precisamente en febrero próximo se entregarán alrededor de 1.350 animales a los productores lecheros remitentes. En total hay 120 productores que envían animales a este campo de recría.
En el predio de la SPLF, el productor envía la ternera, se le hace toda la recría: se cobra un pastoreo, se insemina y luego devuelve el animal al productor. Por otra parte, funciona un banco lechero como usuario del campo de recría, donde las vaquillonas son propiedad de la SPLF, lo que permite que el productor aporte una ternera y se lleva una vaquillona pagando la diferencia que corresponda.
FUENTE: Hugo Ocampo  –  El Observador