INTERNACIONALES –

En el comunicado n° 8 de la AQSIQ, oficina encargada de la sanidad y de la seguridad alimentaria en China, se vuelve a habilitar la importación de productos cárnicos brasileños, con la excepción de la producción de la planta de JBS de la localidad de Lapa (estado de Paraná), que tiene el SIF 530. Es una planta de la marca Seara, que procesa carne de pollo.

En el comunicado, la AQSIQ expresa que “toda la carne exportada a China no tiene relación con el problema de calidad reportado recientemente por los medios de prensa”. Por lo tanto, “todos los certificados sanitarios son válidos”. Agrega que Brasil frenó las exportaciones de la planta con el SIF 530 y que ordenó que todos los embarques de ésta que estén en tránsito regresen al país.

Las medidas de control impuestas por China son las siguientes:

1.- Mantener la prohibición de importación desde la planta con el SIF 530 e informar a los importadores y exportadores que devuelvan los embarques de la misma que estén en viaje.

2.- Impedir las certificaciones por parte de los siete inspectores sospechados de soborno: Eraldo Cavalcanti Sorbrinho, Maria Cristina Nonnemcher Santos, Maria do Rocio Nascimento, Renato Menon, Francisco Carlos de Assis, Nazareth Aguiar Magalhages, Brandizio Dario Junior.

3.- Retomar los trabajos de inspección desde todas las demás plantas brasileñas.

FUENTE: TARDÁGUILA AGROMERCADOS