URUGUAY  –

Los productores lecheros valoraron como positivo el anuncio del gobierno de rebajar 15% las tarifas eléctricas por tres meses, pero lo consideraron insuficiente frente a la magnitud de la crisis que vive el sector. Al mismo tiempo, tienen la esperanza que se pueda avanzar en soluciones de mayor alcance en las reuniones que continuarán la próxima semana con el presidente Tabaré Vázquez y sus ministros.
La medida sobre la tarifa eléctica “es un inicio. No es que vaya a hacer la diferencia en lo que es el negocio de la lechería“, pero “tenemos la palabra del presidente Vázquez de volver a reunirnos en una semana para seguir tratando los temas de fondo que son los que realmente van a impactar”, aseguró a El Observador el presidente de la Intergremial de Productores de Leche (IPL), Fernando Valverde.
Por otra parte, el presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF), Horacio Rodríguez, estimó a El Observador que “los anuncios son insuficientes, pero valoramos el compromiso del presidente Vázquez de seguir reuniéndose con los productores buscando una salida”.
Agregó que mientras tanto se espera avanzar en la propuesta sobre aumento de la productividad, de largo plazo, que impulsa el Instituto Nacional de la Leche (Inale).
La rebaja de la tarifa de UTE anunciada ayer “había sido solicitada al ministro de Economía, Danilo Astori, hace tres años y recién ahora se concreta por tres meses. Es bueno que incluya también a la industria láctea, resaltó a El Observador el ex presidente de la SPLF, Alfredo Morales, quien resaltó la alta concurrencia de tamberos de todo al país en Cardal, donde se cumplió ayer el Consejo de Ministros (ver página 4).
Ahora los productores tienen la esperanza de que puedan encaminarse soluciones para el endeudamiento que pesa sobre el sector, de más de US$ 350 millones, especialmente los compromisos de alrededor de US$ 100 millones que deben cumplirse en el plazo de un año, dijo Morales.
Según Valverde, lo más acuciante son deudas principalmente contraídas con contratistas de maquinaria para la implantación de reservas forrajeras.
“No son las deudas más grandes, pero son las más complicadas, porque son pequeños empresarios que necesitan el dinero para seguir funcionando al igual que los productores lecheros”, explicó el dirigente.
Con motivo del Consejo de Ministros en Cardal, los secretarios de Estado que habían sido convocados por las fuerzas vivas se reunieron un día antes con ellos en la ciudad de Florida, “donde recibieron de los productores el planteo de dos medidas de mayor impacto”, dijo Morales.
La primera pide al gobierno que se haga cargo de la deuda de US$ 39 millones que mantiene Venezuela con Conaprole, con el compromiso de la cooperativa que trasladará esos recursos a los productores. Se tuvo en cuenta que fue un negocio promovido entre ambos gobiernos.
Una segunda medida estaría vinculada a la capitalización del sector en base a la obtención de un crédito con el respaldo de la devolución de impuestos a la exportación de lácteos. La tasa de devolución debería ser aumentada en su porcentaje para crear un fondo destinado a respaldar la actividad lechera del país.
Otro tema que incide en la coyuntura y que manejaron los productores en contacto con el gobierno es que habría que reducir el costo del Estado, porque “esto hace que Uruguay quede fuera de competencia, con un dólar que está planchado”, sostuvo Morales.

FUENTE: H. OCAMPO Y P. SILVA – EL OBSERVADOR