URUGUAY –

El Centro Tecnológico Ovino (CTO) cumplió una trascendente jornada de difusión en el establecimiento Talitas, en el departamento de Artigas, mostrando una fuerte apuesta a la innovación del sector a través de modernas herramientas de manejo.
La actividad del CTO, de Central Lanera Uruguaya (CLU), fue positivamente evaluada por la concurrencia, destacó a El Observador Agropecuario Martín Riso, del área de Promoción de la CLU.
En una primera etapa desarrollada en un galpón se cumplió la presentación del CTO para aquellos productores que no estaban informados sobre los alcances del proyecto que facilita tecnología e innovadoras herramientas de manejo para las explotaciones ovinas.
El principal del establecimiento Talitas, Federico de Brum, dijo a El Observador Agropecuario la importancia de la jornada cumplida en Talitas, reflexionando que la oveja sigue convocando a una buena cantidad de productores interesados en ver tecnologías aplicadas al manejo del ovino.

Twitear

Opinó además que se está ingresando a una nueva etapa en la que se está tratando de fortalecer más la eficiencia de la mano de obra e incorporando tecnologías que ayudan a ese objetivo.
Durante la descripción de la explotación que realiza Talitas, se explicaron los motivos del apoyo al proyecto del CTO, con el que se acordó que este establecimiento funcione como predio demostrativo.
A su vez, el investigador Raúl Ponzoni hizo una presentación de las líneas de investigación en materiales genéticos resistentes a parásitos, en el que precisamente Talitas cuenta con una cabaña de Merino Australiano que trabaja en esa línea.
También se presentó la empresa de servicios que prestará esa función para la producción ovina en el norte del país, explicó Riso.

Los equipos

Finalmente se pasó a la parte activa de la jornada en los bretes, donde se pudieron ver en funcionamiento a todos los equipos que presenta el proyecto CTO y que son fundamentales como herramientas de trabajo con los ovinos en un establecimiento.
En primer lugar, se presentaron los comederos de autoalimentación, que son diseñados especialmente para ovinos, donde la diferencia que tienen con el resto de los comederos es que regulan la cantidad de granos a suministrar al animal.
La técnica consiste en que el animal para poder comer tiene que introducir su lengua en el dispositivo, gasta mucha saliva y se cansa. Por lo tanto, se va de ese lugar y luego viene otro animal. Esa es la barrera que tiene el comedero para regular el consumo, lo que permite no hacerlo ni con sodio ni con fibra, explicó Riso.
También se presentaron unas parideras, que constituyen una tecnología nueva con reciclados, integrados por 70% de plástico, 10% de aluminio y el resto son telas y cartón, con un precio muy competitivo.
A su vez, se pudieron apreciar instalaciones con bretes portátiles, se mostraron en funcionamiento dos tipos de cepos que trabajan con dos animales a la vez y un cepo mecánico. También se vio la señalada con una tijera que corta cola (cauterizadora). Además se pudieron ver los perros trabajando con la majada.

Eficiencia

La jornada sirvió para difundir la eficiencia que las tecnologías aplicadas permiten alcanzar en un establecimiento que trabaja con ovinos, en especial el uso de la mano de obra.Permite hacer el trabajo en forma más ágil y con menos personal.
Hay que tener en cuenta que solo con una moto y con un perro es posible traer los animales y luego de entrar al circuito de trabajo un solo operario con un perro entrenado trabaja muy cómodo.
Talitas se integró hace dos años al CTO y hace un año se le propuso que se transformara en un predio demostrativo, con la idea de que los productores de la zona de Artigas y otras puedan apreciar toda la tecnología que está en funcionamiento, dijo Riso.

En procura de aumentar la señalada

El establecimiento Talitas está ubicado en ruta 4, kilómetro 127,500, pegado a pueblo Sequeira, en Artigas. Se trata de una explotación netamente ganadera de ciclo completo, que hace ganadería vacuna y ovina, con una dotación ovina en la que maneja un volumen importante de lanares de la raza Merino fino.
Hoy este establecimiento está apuntando a mejorar la señalada, porque esa es su carencia al tener un promedio de 75% y se procura llegar a un 100%. En el sistema se promueve la producción de lana muy fina y de muy buenos carneros.
El CTO proyecta instalar otros predios demostrativos. En ese marco próximamente se lanzará otro predio de este tipo, que estará ubicado en la ruta 26 en el departamento de Paysandú. Y más sobre fin de año, otro en el departamento de Treinta y Tres, con el objetivo de cubrir todo el país de forma estratégica.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR