URUGUAY  –

L a Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) planteará este miércoles al presidente de la República, Tabaré Vázquez, las dificultades de viabilidad que tiene el sector, que determinan que este año se estime que la siembra caerá 10%, destacó a El Observador el presidente de la gremial, Alfredo Lago.
El objetivo de la ACA es lograr una sensibilización del Poder Ejecutivo, a través del mandatario, en cuanto a entender la problemática del sector, adversidad “ampliamente analizada y difundida” y que tiene que ver con la falta de competitividad, explicó el dirigente.
Se entiende que la falta de viabilidad que tiene el sector es resultado de la difícil situación que tienen los productores y en la cual los costos de producción tienen una incidencia cada vez más relevante.
A pesar de que se ha logrado una mejora en los precios de exportación, no se ha podido revertir esa situación, afirmó Lago.
Desde la ACA existe una gran expectativa de la entrevista con Vázquez, considerando que en otros momentos de dificultades ha adoptado acciones para que el sector pudiera sortear las dificultades. Por esa razón es que hay optimismo en generar la adecuada sensibilidad en el Poder Ejecutivo para que se pueda actuar sobre algunos factores que inciden negativamente, dijo el dirigente.
Esos aspectos, que restringen la actividad del sector, tienen que ver con la situación financiera y económica del productor.

Relevamiento

Por otra parte, la institución está elaborando un trabajo que pretende cuantificar el perjuicio que está teniendo el país, en la medida que se van achicando las áreas de producción arrocera.
Lago recordó que Uruguay llegó a tener superficie de siembra de más de 200 mil hectáreas, la que ha bajado a 165 mil hectáreas considerando la zafra de 2016/2017.
Esa merma significa una caída de la actividad, pérdida de mano de obra y por lo tanto son temas que corresponde tratar con el Poder Ejecutivo, especialmente con el presidente Vázquez.
Se procura con ello informarle “de primera mano” para que se puedan tomar las acciones necesarias, “por lo menos para detener esa caída que, de no interponerse ninguna acción, seguramente sea en el área sembrada del 10%”, sostuvo Lago.

Endeudamiento mayor

Agregó que, como resultado de este panorama, el endeudamiento de los productores al 30 de junio pasado ha tenido “lamentablemente” un nuevo incremento, “teniendo en cuenta que los egresos han sido superiores a los ingresos en el año agrícola cerrado el mes pasado”.
Lago estimó que el endeudamiento se ha incrementado en US$ 150 por hectárea, lo que se agrega a los casi US$ 1.000 por hectárea que se venían manejando, incluyendo el último fondo arrocero.
Este endeudamiento –actualizado en US$ 1.150 por ha– es el que está condicionando el mantenimiento del área arrocera en el Uruguay, afirmó el dirigente.
Explicó que este volumen de endeudamiento significa una carga muy pesada en cuanto a la capacidad de repago que le exige al sector y por el incremento de costos que ello significa.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR