URUGUAY  –

La Sociedad Rural de Río Negro (SRRN) aprovechó la reunión del Consejo de Ministros en ese departamento y planteó el domingo pasado en reunión con autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) encabezadas por el subsecretario Enzo Benech diversas preocupaciones, como la demora en la aprobación de nuevos eventos transgénicos y la fumigación de cultivos, entre otros, dijo a El Observador el presidente de la gremial, Rafael Secco.
El dirigente ruralista expresó la preocupación que existe a nivel privado por el atraso en aprobar nuevos eventos transgénicos en el Consejo de Bioseguridad.
Benech respondió que el MGAP está a favor de estos eventos y que hay dos ministerios que no han votado, incluyendo a Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma).
Secco opinó que no hay conciencia de que se está afectando la competitividad porque se está contaminando más el ambiente si no aparecen esos nuevos transgénicos pues hay que usar más insecticidas y herbicidas.
“En algún momento el gobierno y el presidente en particular tendrán que optar por lo que es bueno para Uruguay y habilitar esos eventos transgénicos para lograr más competitividad frente a los países vecinos”, dijo Secco.
El dirigente explicó que en el tema de las distancias que se deben respetar para efectuar las fumigaciones en las plantaciones agrícolas, los datos registrados para elaborar las normativas actuales de control son de hace 17 años.
La SRRN planteó su interés en trabajar en un proyecto junto al Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el MGAP para crear una herramienta que mida científicamente cuál es la deriva de los productos y adónde llegan con y sin viento.
Se procura que no haya ningún riesgo a nivel de salud humana, pero que haya también mucha gente que pueda producir usando herbicidas con tecnologías de hoy hasta donde esté científicamente probado. Para ello hay que generar datos objetivos sobre ese tema, afirmó.
Por otra parte, en diálogo con el director General de los Servicios Agrícolas, Federico Montes, acordaron trabajar para que no recaiga solo en el productor el costo del protocolo fitosanitario para exportar soja a China.
Este año hubo que pagar primas de US$ 15 por tonelada por ese motivo, lo que sumó un costo de US$ 35 millones adicionales. Eso para asegurarse los exportadores la limpieza de las malezas prohibidas por el gigante asiático que pudiera contener la soja.

Costo de la energía

También se planteó el problema del alto costo que tiene la energía eléctrica en los tambos que funcionan en las colonias del Instituto Nacional de Colonización (INC) en Río Negro y que para acceder a tarifas más baratas tienen que ordeñar a la medianoche, explicó Secco.
“No lo pueden hacer en un horario más humano –a la hora 6 o a las 18– porque son tarifas caras. El presidente de Inale respondió que se está trabajando y que hay buena voluntad de UTE, por lo que Secco entendió que además de esa buena voluntad “sería bueno que se concretara”.

El riego para la agricultura

La Sociedad Rural de Río Negro trabaja con tecnología de punta para impulsar hasta donde sea posible una agricultura sostenible y para ello el riego es un herramienta clave, destacó a El Observador el presidente de la gremial, Rafael Secco. Valoró así un proyecto con Fucrea, INIA y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), que les permitirá incluir el riego en una estructura de nivel nacional.

HUGO OCAMPO  –  EL OBSERVADOR