URUGUAY – Delegado de ARU ante Plan Agropecuario analizó resultados carpetas verdes  – 

Foto C. Dos Santos

El productor ganadero necesita cada vez más hectáreas de producción para poder mantenerse, considerando la evolución a precios constantes de lo que se produce y el aumento del Índice de Precios al Consumo (IPC) respecto al dólar, señaló el delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en el Instituto Plan Agropecuario (IPA), Jaime Gomes de Freitas, según la serie analizada desde 2002 a 2017.

El dirigente se refirió a este tema en el cierre de presentación de las denominadas Carpetas Verdes, el pasado martes en el IPA. Señaló que arroja resultados muy variables para los ingresos de capital (IC) en toda la serie analizada.

Los productores del centro del país con ingreso de capital de US$ 51 por hectárea tuvieron ganancia de más/menos US$ 70, por las diferentes formas de producir y de aplicar tecnologías. Los productores de mayor ingreso pueden pagar rentas de US$ 70 a US$ 80 por hectárea, afirmó.

El dirigente trasladó un razonamiento para entender la información generada por el IPA. El promedio dio unos 100 kilos de carne equivalente (vacuna, ovina y lana), con US$ 150 de ingresos brutos, US$ 100 de costos y US$ 51 de ingreso de capital.

Gomes de Freitas consideró que los US$ 51 son mejor que los US$ 47 obtenidos en el ejerció pasado, pero que a valores constantes está 3% abajo del año pasado. Y que lo es más grave es que en la serie de 2002 a 2016/2017 es el cuarto valor más bajo de desde que el IPA maneja datos de empresas monitoreadas.

Así lo demostró el precio de ganado gordo de alrededor de US$ 1,57 el kilo en pie. Cuando se pasaba a pesos constantes era el antepenúltimo valor de la serie, sostuvo el dirigente.

La macroeconomía afecta

Para Gomes de Freitas, las cifras demuestran que existe un tema macro que está afectando a todos los productores y que se traduce en que el dólar ayudó muy poco a pesar de la inflación, mientras que la canasta familiar pasó de menos de US$ 1.000 a US$ 2.500 en el período desde 2002.

Todo eso lleva a que cada vez se precisen más hectáreas para cubrir las necesidades de los productores y todo ello escapa a lo que es el resultado propio de la empresas pequeñas y medianas.

El delegado de la ARU enfatizó que en función de que el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha subido mucho más que el dólar desde que se lleva la serie en 2002, el productor necesita más hectáreas para vivir y lo que ha dado cada hectárea en pesos constantes ha tendido a disminuir. No hay que engañarse con los dólares corrientes, dijo.

La ganadería con viento a favor

El delegado de la Asociación Rural en el Instituto Plan Agropecuario (IPA), Jaime Gomes de Freitas, dijo que la ganadería “viene con viento a favor”, como afirmó el técnico de IPA, Marcelo Pereira, al exponer sobre la evolución de las pasturas en el campo natural. Al haber más pasto se produjo más carne, recordó Gomes de Freitas, y así se compensó la caída de precios del ganado, el tipo de cambio y el incremento de los costos.

Hugo Ocampo – El Observador