MÉXICO –

“Uruguay es el único país del mundo que va a entrar con sus productos lácteos, particularmente con la leche en polvo, a los anaqueles, a las góndolas de los alimentos, créanme que todos los países productores de leche del mundo van a mirar con atención”, aseguró el presidente Tabaré Vázquez como síntesis del capítulo comercial de su gira que realizó por  México.

Lácteos, carne y aluminio fueron los tres productos con perspectivas de crecimiento importantes que destacó el presidente en la conferencia de prensa brindada a los medios nacionales en el Hotel Presidente, de la ciudad de México. Calificó como importante que el gobierno abra y que después los privados sigan actuando atrás y tengan las oportunidades de mejorar, publicó la web de Presidencia.

En primer lugar subrayó que Uruguay es el único país del mundo que ingresará con sus productos a los supermercados mexicanos, un país con 127 millones de habitantes. “Créanme que todos los países productores de leche del mundo van a mirar con atención”, afirmó.

La principal función del Gobierno es abrir puertas para el comercio del país en todo el mundo y, si bien en México se extendió una oportunidad muy importante, la profundización de la negociación le corresponde a los privados. Si Uruguay trae a México buenos productos, marcas y los consumidores lo aceptan, seguramente esa situación permitirá la exportación de leche de Uruguay a México.

Por otra parte, a partir del 1 de enero todas las carnes a México van a ingresar con un arancel del 15 %, pero Uruguay estará exento de eso porque contará con un  cupo de carne  de 250 toneladas sin arancel para su ingreso al mercado. Además, en la gira se confirmó una flexibilización para las normas de origen respecto a los perfiles de aluminio, “una industria interesante en Uruguay”, como la calificó Vázquez.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, recordó que el Gobierno siempre habla de añadirle valor a la producción nacional. “Una forma es venderla con marca, envasarla en origen y ponerla lo más cerca posible del consumidor final porque eso es lo que construye, si el producto es bueno, la fidelización, que es lo que no se logra con negociaciones diplomáticas ni comerciales porque es ganar la confianza de los consumidores”, dijo.

Sintetizó que el hecho de poder acceder directamente a la góndola es un antecedente que Uruguay no lo tenía dentro de sus metas y desde el punto de vista cualitativo es más importante que las toneladas que se venderán.