URUGUAY –   

El mercado local de la carne aviar es chico y se necesita mejorar el posicionamiento del rubro de la mano de nuevos y mejores destinos de exportación. La producción, se entiende, está en condiciones de duplicar su capacidad productiva y atender una mayor demanda, destacó a El Observador Agropecuario el productor Juan Salles Echeverri.
El sector, comentó, atraviesa por una situación bastante difícil y la principal limitante es la falta de mercados, desde la caída de Venezuela como destino clave, en 2014.
En ese marco se entiende que, considerando el corto ciclo productivo de este rubro, existe en poco tiempo la capacidad de duplicar la producción, que actualmente es de alrededor de 100 mil toneladas, explicó el productor cuyo establecimiento se ubica en Cañada Grande, próximo a Empalme Olmos, en Canelones.
El avicultor admitió que los pocos mercados a los que se accede actualmente (Yemen del Norte, Qatar, Afganistán, Emiratos Árabes y Omán) tienen pocas exigencias, pero manejan precios muy menores, existiendo mercados a mitad de camino –como China y Rusia– que no tienen las exigencias de Europa y podrían comprar en volúmenes mayores.
Salles recordó que en 2015 la Consultora Avícola SEP de Chile realizó un estudio en Uruguay que involucró al Estado, a la industria y a los productores, que señaló las carencias que tiene el país, con muchos deberes para hacer. Si no encaran las acciones correspondientes el sector está lejos de concretar exportaciones a mercados altamente exigentes., dijo. Citó, también, que los productores “estamos haciendo cosas.
Por ejemplo, en nuestro establecimiento con apoyo de la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) estamos ejecutando dos proyectos, uno sobre registración y el otro de buenas prácticas de producción. Se trata de mejorar la normativa de bioseguridad para mañana poder presentarnos a los mercados con un producto de buena calidad”.
Destacó también que el sector avícola tiene trazabilidad grupal y por ejemplo en un caso de machucamiento de un pollo se puede determinar de qué establecimiento proviene.
Resaltó luego la cooperación que están logrando del MGAP, que está ayudando mucho a los sistemas de producción familiar, elogiando por ejemplo la gestión que hizo ante la industria para recuperar el 10% del precio que se pagaba por pollo terminado.
Consideró que las perspectivas a mediano y largo plazo son buenas, “lo único que tenemos que estar es decididos a hacer las cosas. Cada uno de nosotros tenemos los deberes para hacer. El Estado a través del MGAP está colaborando y queda que la industria encuentre los mercados adecuados”, indicó, reflexionando que “lo más importante es además de una buena sanidad tener producciones uniformes y con continuidad”.

El consumo

En Uruguay se consumen 20 kilos de carne de pollo por persona y por año. En 2016 se produjeron 100 mil toneladas y se exportaron 4.100 toneladas. Se crían alrededor de 31 millones de pollos, de los cuales el 95% son producidos por los “façoneros”. El 90% de los façoneros se ubican en el departamento de Canelones. El sector involucra aproximadamente a 300 productores, quienes trabajan en predios chicos (en promedio tienen cinco hectáreas). En materia de exportaciones y durante los últimos años el principal destino fue Venezuela, comprando en el 2014 un 80% de lo exportado por Uruguay

FUENTE: HUGO OCAMPO – EL OBSERVADOR AGROPECUARIO