URUGUAY –

La Asociación Rural del Uruguay (ARU), en días previos a nuevas movilizaciones del movimiento de productores Un Solo Uruguay, dedicó la editorial de la última edición de su revista a criticar al gobierno por no terminar de “comprender” o hacerse el “distraído” ante los reclamos de los autoconvocados, referentes a los altos costos de producción y falta de competitividad en el sector agropecuario.

El 19 de febrero el presidente Tabaré Vázquez, tras una reunión con representantes de las gremiales rurales, anunció la extensión de la devolución del IVA en las compras de gasoil para los productores ganaderos de menos de 1.000 hectáreas, una medida que ya había sido adoptada para los sectores arrocero, lácteo y hortofrutícola. Además, el mandatario había anunciado la reducción del 18% de la contribución inmobiliaria para los pequeños productores de menos de 1.000 hectáreas que no paguen IRAE.

Lea tambiénFederación Rural dijo que mensaje del gobierno en cadena nacional “confunde a la opinión pública”

Pero estas respuestas no atienden, en consideración de la ARU, “los graves problemas de competitividad” que afrontan los productores rurales, lo que se proyecta como un problema que irá “cada vez más lejos en sus consecuencias, de no revertirse pronto sus causas”.

Y puesto que el gobierno ha expresado que las respuestas que brindará no pasarán de medidas concretas, para la ARU “la disposición a continuar el diálogo se ve de pronto comprometida”.

Según la gremial, “los primeros resultados” del acercamiento con el gobierno, que incluye una cadena nacional dirigida a este conflicto que no fue bien recibida por el sector, “no han sido acordes a las expectativas”.
Dice la editorial: “Las seis gremiales rurales (ACA, ANPL, CAF, CNFR, FR y ARU) con su sólida institucionalidad y amplia representación, compartimos con el movimiento Un Solo Uruguay las mismas expectativas y ansiedades al momento de aceptar participar en una Mesa de Trabajo”.

Y concluye: “El Poder Ejecutivo ha sido advertido de que su interlocutor es uno solo, y la continuidad del diálogo está condicionada a la presencia activa y unidad de las gremiales rurales junto al movimiento Un Solo Uruguay”.

Fuente: El Observador